Rapaces nocturnas

Bubo bubo
Búho real Bubo bubo
Bubo bubo
Búho real, Ángel Cañones

Dentro de las rapaces nocturnas, esta es la de mayor tamaño. Tiene unas garras terríblemente fuertes y puede acabar en segundos con la vida de presas del tamaño de un conejo o una liebre. Habita en laderas de bosque mediterráneo con presencia de cortados de piedra donde acostumbra a anidar. Realiza largos desplazamientos en sus noches de caza, en las cuales captura todo tipo de animales. Es un superdepredador que puede llegar a capturar otras rapaces, carnívoros e incluso pequeños zorros. Como todo superdepredador, sus densidades no son elevadas, pero Extremadura presenta unas poblaciones muy interesantes. Las mejores zonas para observarlo son la sierra de Tiros, sierras centrales de Badajoz, San Pedro, Orellana, Villuercas, llanos de Cáceres, Monfragüe, Canchos de Ramiro y Tajo Internacional.

El canal de las dehesas que bordea el embalse de Orellana es un excelente lugar para avistarlo.

Búho chico Asio otus
Asio otus
Búho chico, Ángel Cañones

Esta rapaz nocturna de mediano tamaño, se caracteriza por sus grandes penachos a modo de orejas. Anida en los troncos de árboles grandes y posee hábitos exclusivamente nocturnos. Se alimenta principalmente de ratones y topillos aunque ocasionalmente también de pequeñas aves. Es un ave forestal, y está presente en bosques de todas las especies: encinas, alcornoques, robles, coníferas, bosques de ribera… En invierno muchos individuos centroeuropeos emigran a Extremadura agrupándose en dormideros. El resto del año no se agrupa y solemos encontrarnos individuos solitarios. Presente en toda la comunidad, podríamos destacar su presencia en las dehesas de la Campiña Sur y la Albuera y los bosques de la sierra de Gata.

Búho campestre Asio flammeus
Rapaces nocturnas
Búho campestre, Isaac Fdez Galisteo

También de tamaño mediano, destaca por el intenso color amarillo de sus ojos. De costumbres muy diferentes a los anteriores, habita principalmente  campos de cereal y zonas de vegetación palustre. Anida  en el suelo y se alimenta principalmente de pequeños roedores. Suele comenzar a cazar al atardecer, por lo cual es el mejor momento para observarlo. Algunos individuos se reproducen en la región aunque el grueso de la población es invernante. Sus poblaciones son muy fluctuantes ya que se desplazan bastante en función de las explosiones demográficas de topillos.

Lechuza común Tyto alba
Tyto alba
Lechuza común, Ángel Cañones

Rapaz muy cosmopolita, probablemente la más abundante de las rapaces nocturnas en la región. Suele anidar en iglesias, cortijos y otros edificios con oquedades. Normalmente se alimenta de pequeños roedores, aunque también puede cazar pequeños pajarillos mientras duermen. Presente en toda Extremadura, sus poblaciones están en clara regresión desde hace décadas. Esto se debe principalmente a las modernas prácticas agrarias (monocultivos, uso de pesticidas, etc). Activa a partir del crepúsculo, los mejores lugares para avistarla son las propias poblaciones. Entre ellas podríamos destacar las que presentan grandes edificios de piedra y se encuentren cerca de zonas de cultivo.

Cárabo común Strix Aluco
Rapaces nocturnas
Cárabo, Ángel Cañones

De un tamaño similar a la lechuza, pero con unos colores mucho más miméticos con los bosques en los que habita. Todo tipo de bosques, riberas arboladas incluso parques urbanos constituyen su hábitat. No obstante está  menos ligado a la presencia humana que la lechuza. Se alimenta sobre todo de roedores pero también de pequeños pajarillos o invertebrados. Es muy característico de la especie el ulular inconfundible a partir del anochecer. Abundante en las dehesas de Jerez, la zona de la Albuera, Villuercas, San Pedro, Gata, la Vera y Valle del Jerte.

Mochuelo europeo Athene noctua
Athene noctua
Mochuelo europeo, Mariano Cordero

Rapaz de pequeño tamaño, de hábitos principalmente nocturnos pero también crepusculares. Podemos observarla en encinares, olivares y zonas de cultivo en las cuales se alimenta principalmente de invertebrados. Es frecuente verlo en árboles secos, edificios semiderruidos desde los cuales inicia sus excursiones nocturnas. Relativamente abundante, también podemos localizarlo por su canto característico al anochecer. Está presente en toda la región durante todo el año.

Autillo Otus scops
Rapaces nocturnas
Autillo, Ángel Cañones

El autillo es la más pequeña de las rapaces nocturnas extremeñas. Su plumaje se confunde a la perfección con los troncos de los árboles en los que habita. Muy forestal, aunque también podemos encontrarlo en grandes parques urbanos. Se alimenta de pequeños invertebrados como saltamontes, grillos, polillas… y podemos detectar su presencia por su canto. Presente en Extremadura en primavera y verano, emigra a África en los meses más fríos. Aunque lo podemos encontrar por toda la región, la zona del valle del Jerte destaca por sus poblaciones.

Agradecimientos a Ángel P. Cañones, Isaac Fernández Galisteo y Mariano Cordero por las fotografías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *