La pesca en graveras

Topfishinglakes
La pesca en Graveras
Gravera típica

La pesca en graveras es una pesca con muchas peculiaridades, las suficientes como para dedicarles un post entero. Hay graveras por toda la península ibérica, aunque lógicamente en función del tipo de suelo hay determinadas zonas en las que abundan más… Generalmente se encuentran cerca del cauce de grandes ríos como el Guadiana y la extracción de materiales se realiza por debajo del nivel freático. Debido a esto, desde su construcción inicial hasta su posterior abandono, el agujero formado por las máquinas se llena de agua y nunca la llega a perder.

Pero vamos a lo que nos interesa, que es este ecosistema formado artificialmente, sus características y cómo influye tanto en el desarrollo de las poblaciones de peces como en la acción de pesca.

Características físicas

Pese a que pueden tener múltiples formas y tamaños, generalmente una gravera va a tener una superficie pequeña, como mucho de unas pocas hectáreas y una profundidad media de entre 2 y 4 metros. Es raro encontrarnos graveras más grandes o más profundas, pero por supuesto que se puede dar el caso.

gravera en construcción
Gravera en proceso de ampliación

En cuanto a las orillas suelen ser con pendientes muy pronunciadas, originadas por las máquinas utilizadas en la extracción de áridos, por lo cual muchas veces a unos pocos metros de la orilla ya alcanzamos la profundidad máxima. Aun así la profundidad no es homogénea, suele haber zonas con diferentes profundidades, lo cual influirá en acción de pesca. Muchas veces la propia vegetación: juncos, carrizos, espadañas… nos indicarán la pendiente de la orilla y los diferentes niveles de profundidad.

Por último hay que tener en cuenta que habrá zonas en las cuales el fondo esté compuesto por fangos, arenas, limos… Y otras zonas en las cuales habrá gravas de diferentes tamaños, o incluso alguna roca más grande. Es muy importante fijarnos en todos estos detalles porque influirán mucho en acción de pesca.

Vegetación y coberturas. La pesca en graveras.

Una gravera recién construida será un «desierto» de vegetación… pero en tan sólo unos pocos años, es increíble ver como diferentes especies vegetales pueden colonizarla.

Árboles

En ocasiones podemos encontrarnos árboles secos caídos, que se quedaron allí despues de la construcción de la gravera, o que se cayeron en los meses posteriores debido a las modificaciones del terreno. También podemos encontrar árboles justo en la orilla de la gravera cuyas ramas pueden crecer hacia el agua y servir a los peces de refugio.

Incluso árboles que no estén en contacto con el agua pueden influir en la posición de los peces (principalmente vamos a hablar del black bass), por el mero hecho de estar situados en la orilla. A veces debido a la sombra que proyectan, pero otras veces también sin sombra, su mera presencia puede atraer a los peces a sus inmediaciones.

Juncos, carrizos y espadañas
vegetación en graveras
En primer plano juncos, al fondo espadañas

Hay bastantes especies de plantas que pueden crecer en las orillas de estos ecosistemas (también de muchos otros siempre que el agua esté presente). Hay varias especies de cada uno, pero a grandes rasgos se denominan espadañas a las plantas del género Typha, juncos a las del género Juncus y el carrizo es el nombre común de Phragmites australis.

pescar en Graveras
black bass entre carrizos

Tanto las espadañas como los carrizos pueden llegar a alcanzar varios metros de altura, presentando tallos y hojas gruesos que ofrecen una excelente cobertura. Los juncos presentan una hoja cilíndrica y son de pequeño tamaño, superando rara vez el metro de altura.

Generalmente las espadañas son las plantas que mejor cobertura van a ofrecer para la pesca en graveras, pues sus hojas anchas están tanto dentro como fuera del agua. Los black bass las utilizan tanto para descansar como para cazar, ocultándose entre las sombras. Los carrizos ofrecen también una buena sombra debido a las hojas que presentan fuera del agua. Dentro de ella sólo se encuentran sus tallos cilíndricos que ofrecen una cobertura más reducida, aunque también puede ser útil.

Algas

espadañas
Aunque no las veamos, algunas veces hay algas en el fondo…

Las algas no suelen ser una especie especialmente abundante en las graveras, no obstante en algunas de ellas podemos encontrar algas tipo hydrila. Estas algas se extienden muy rápido y en meses pueden llegar a colonizar porcentajes importantes de la gravera. Son un excelente refugio para los peces minitalla de todas las especies.

Especies

Topfishinglakes
Bonito ejemplar de black bass

En una gravera, generalmente el rey va a ser el black bass. Esta especie se adapta increíblemente bien a estos ecosistemas, pudiendo alcanzar tamaños récord si hay comida suficiente. En ocasiones lucios y luciopercas también pueden adaptarse a estos ecosistemas. Bien sea porque están conectadas con el río o bien porque alguien los ha introducido, en general cualquier especie depredadora se adapta bien a estos ecosistemas.

También podemos encontrar barbos, carpas y otros ciprínidos como el carpín y la tenca. En cuanto a comida, por supuesto percasol, gambusia, cangrejo y alburno serán las principales especies.

Acción de pesca

En una gravera, al igual que en la mayoría de los escenarios podemos pescar o bien aguas abiertas o bien la cobertura… A veces también hay escalones intermedios en los cuales también se pueden ubicar los peces.

Aguas abiertas

Si la gravera no tiene algas podremos pescar con crankbait, jerkbait, chatterbait, spinnerbait o shads de vinilo perfectamente. Para este tipo de pesca es muy importante conocer el fondo de la gravera, las rocas, los cambios de profundidad… Los peces casi nunca estarán en medio de la nada, estarán asociados a alguno de estos elementos. Esta pesca puede ser muy efectiva en determinados momentos, aunque a mi no es la que más me divierte.

Coberturas

Si optamos por pescar la orilla, nos tocará pescar las coberturas. Puede que los peces se encuentren justo en el borde, deambulando o simplemente esperando a que alguna presa por delante… En este caso pescarlos será «relativamente» sencillo, pues no requerirá grandes habilidades con el lance y simplemente tendremos que dar con la tecla del señuelo.

La segunda opción y más frecuente es que los peces estén dentro de la cobertura, metidos o muy metidos en ella. Si estamos en este segundo caso, deberemos emplear equipos sobredimensionados para poder tener buenos resultados. Cañas heavy o extraheavy, con fuertes trenzados serán nuestra única opción para sacar los peces de la cobertura una vez que piquen.

espadañas
Algunas veces, el «heavy cover» es nuestra única opción

Las principales técnicas serán flipping o pitching ya sea con jigs, pulgas o texas. Si utilizamos texas o pulgas, es muy recomendable fijar el plomo para que no corra por la línea, pues si no lo hacemos muchas veces el vinilo no penetrará la cobertura. En cuanto al peso, lo mínimo es la media onza, a partir de ahí lo que consideremos necesario para que nuestro señuelo entre donde queremos. También podemos utilizar ranas huecas, pero para ello deberemos tener cierta habilidad en el lance, pues es fundamental que las ranas lleguen lo más al fondo posible.

Si los peces están metidos en la cobertura pero no demasiado, la empresa se facilita. No tendremos que utilizar equipos tan robustos y podremos utilizar pesos más moderados. En este segundo caso también podremos utilizar ranas de vinilo si vemos que con las huecas fallamos muchas picadas.

Últimos consejos para la pesca en graveras

Lo más recomendable para poder pescar estos escenarios es hacerlo desde pato. Es realmente complicado pescar desde la orilla ya que generalmente debido a lo empinado de esta o a la capa de vegetación nos resultará imposible. Eso si, tened en cuenta las restricciones de vuestra comunidad al respecto.

4 pounder
Precioso pez que salió en medio de un pico de actividad

Otro detalle muy importante para la pesca en graveras es la hora. Habrá días que picarán mejor al atardecer, otros al amanecer, otros a mediodía, otros cuando se levante el aire… Los peces están ahí (no se pueden ir a ningún sitio) y un porcentaje importante de nuestros lances va a conseguir que el señuelo pase por delante de los peces. Muchas veces nos desesperaremos cambiando de señuelo y de repente se «enciende un botón» y los peces empiezan a picar, pongamos lo que pongamos.

Como siempre echar muchas horas en el agua y si podemos visitarlas frecuentemente, lograremos entenderlas mucho mejor. Por último y si me aceptáis el consejo, intentad no «quemarlas». Son escenarios pequeños y si les damos demasiada caña varios días seguidos, lo único que conseguiremos será resabiar a los peces y que no piquen. Tengo la suerte de vivir en una zona con un buen número de graveras a una distancia razonable, y casi nunca voy 2 días seguidos a la misma por esta razón.