Expedición Caperlan en Extremadura

En Octubre de 2022 tuve la suerte de poder dedicar 3 jornadas laborales a grabar un reportaje de pesca que llamaré «Expedición Caperlan». Las jornadas fueron tan intensas que he decidido escribir esta pequeña crónica para compartir con [email protected] [email protected]

Prefishing

La semana previa a la grabación del reportaje, tanto el señor Del Bosque (a partir de ahora Señor de la Pecina) y un servidor teníamos varios dias libres. Decidimos invertirlos en pescar los escenarios en los que íbamos a grabar la semana siguiente, así podríamos ir más «a tiro fijo».

big bass Sierra Brava
Precioso ejemplar capturado con un crankbait

La verdad que los resultados fueron más que satisfactorios, y pudimos disfrutar de muy buenas jornadas de pesca. En ellas Del Bosque incluso pudo capturar su récord de black bass. Decidimos elegir los embalses de Orellana y Sierra Brava. El objetivo del reportaje era mostrar la nueva gama de cañas, carretes y señuelos en acción de pesca. Las especies objetivo: todos los depredadores presentes en nuestras aguas. Black bass, lucios y luciopercas fueron pues nuestro target e intentamos localizar zonas con una buena relación entre calidad y cantidad, pues capturar peces récord no era el objetivo.

Expedición Caperlan
Bonita lucioperca que salió con un jerkbait duro

Aun así, capturamos un bastantes de peces de calidad, sobre todo muchos lucios pero también algún buen black bass y varias luciopercas. Los peces estaban bastante agresivos pero apenas picaban en superficie. Sin embargo haciendo power fishing con señuelos duros se podían hacer un buen puñado de peces al día, de todas estas especies.

1, 2, 3… Acción

comienza la jornada en Orellana
Madrugando para hacer los primeros lances al amanecer…

Empezamos la jornada en el spot donde más peces habíamos controlado y las capturas no se hicieron esperar: luciopercas, algún bass pequeño y sobre todo lucios, muchos lucios  amenizaron la mañana. Tuvimos incluso un buen pico de actividad en el cual Millán pudo hacerse con varios lucios en supeficie en el mismo punto. Por la tarde decidimos cambiar de zona buscando algún pez de calidad pero no hubo demasiada suerte… Finalmente acabamos el día con casi 50 peces, con lo cual ya había materia prima más que suficiente para el reportaje, por el momento, ¡Objetivo conseguido!

Una buena cena, unas cervecitas comentando los lances y prontito al apartamento, que había que cambiar los equipos y los señuelos, pues al día siguiente cambiábamos de escenario. Decidimos ir a Sierra Brava, buscando peces de mayor porte, pues sabíamos que en este embalse tendríamos más posibilidades de capturar algún ejemplar bonito tanto de lucio, como de bass como de lucioperca.

Día 2 de la expedición Caperlan

Amanece el día 2 y arrancamos para el embalse temprano, esperando lograr alguna captura al amanecer… Nuestro gozo en un pozo ya que, aunque pudimos pescar los spot que queríamos, apenas tuvimos picadas. Únicamente pudimos capturar alguna lucioperca y un bass de pequeño tamaño.

behind the scenes
Del Bosque inmortalizando el primer bass de calidad

Nos cruzamos con el bueno de Dany Pozo, que había logrado capturar varios black bass de calidad con sus amigos en una zona cercana, pero en posturas muy diferentes a donde habíamos tenido resultados la semana anterior. Aun así, al no tener demasiada confianza, decidimos volver a Orellana por la tarde. Allí intentaríamos dar con alguna tecla que nos ayudara a dar con peces grandes, sobre todo pensando en el tercer día. Y despues de un buen puñado de peces pequeños, logramos sacar un bonito bass, casi todo en superficie, por fín teníamos algo para el tercer y último día… Es increíble ver como cambian los peces de una semana para otra.

Traca final

Para el último día decidimos cambiar completamente de zona, buscando esas vistosas picadas en superficie pero de peces de mayor tamaño, para poder generar más y mejores imágenes.

Expedición Caperlan
Entre lucio y lucio se dejó ver esta bonita lucioperca

La mañana no pudo empezar mejor, ya que al poco de empezar dimos con una zona en la cual los lucios estaban literalmente «on fire». Allí pudimos sacar un unos cuantos, la mayoría de ellos en superficie con unas picadas espectaculares. Es una pesca realmente divertida, y además, qué mejor para un reportaje que poder grabar picadas bestiales en las cuales los peces salían completamente del agua para embocar el señuelo…

Ya teníamos unos cuantos lucios bonitos, solo faltaba algún bass bueno de verdad. Aunque teníamos el pez del día anterior, no pudimos grabar la picada ni la pelea… Es realmente complicado poder grabar un reportaje de orilla, pescando 12 horas al día y me gustaría recalcar que Miguel de Rapabass hizo un trabajo realmente excepcional.

Expedición Caperlan. La guinda del pastel

El caso es que empezamos a movernos con el coche tocando diferentes puntos en los que creíamos que podría haber actividad pero sin suerte… Nos quedaban 2 horas de pesca, así que decidimos jugárnoslo todo a una última carta y salió, vaya si salió.

Expedición Caperlan
Aquí el pez de la excursión

Al poco de llegar, en uno de los primeros lances en los cuales observábamos con miedo al horizonte las nubes amenazantes de lluvia, una picada en «casa Cristo» al paseante hizo saltar las alertas. Una lucha increíble, metiéndose el pez en varios algueros durante la pelea, que hicieron poner los equipos y al pescador al límite. Finalmente la suerte estuvo de cara y pudimos hacernos con un precioso ejemplar, de los que no salen todos los días. Seguimos pescando un rato más, animados por la captura y pudimos hacernos con otros 2 buenos black bass. Uno de ellos de muy buen tamaño también y por último cogimos varios lucios más, para poder rematar la jornada a lo grande.

Un verdadero placer, haber compartido estas jornadas de la expedición Caperlan en el agua con vosotros, espero veros muy pronto amigos.

La pesca en graveras

La pesca en Graveras
Gravera típica

La pesca en graveras es una pesca con muchas peculiaridades, las suficientes como para dedicarles un post entero. Hay graveras por toda la península ibérica, aunque lógicamente en función del tipo de suelo hay determinadas zonas en las que abundan más… Generalmente se encuentran cerca del cauce de grandes ríos como el Guadiana y la extracción de materiales se realiza por debajo del nivel freático. Debido a esto, desde su construcción inicial hasta su posterior abandono, el agujero formado por las máquinas se llena de agua y nunca la llega a perder.

Pero vamos a lo que nos interesa, que es este ecosistema formado artificialmente, sus características y cómo influye tanto en el desarrollo de las poblaciones de peces como en la acción de pesca.

Características físicas

Pese a que pueden tener múltiples formas y tamaños, generalmente una gravera va a tener una superficie pequeña, como mucho de unas pocas hectáreas y una profundidad media de entre 2 y 4 metros. Es raro encontrarnos graveras más grandes o más profundas, pero por supuesto que se puede dar el caso.

gravera en construcción
Gravera en proceso de ampliación

En cuanto a las orillas suelen ser con pendientes muy pronunciadas, originadas por las máquinas utilizadas en la extracción de áridos, por lo cual muchas veces a unos pocos metros de la orilla ya alcanzamos la profundidad máxima. Aun así la profundidad no es homogénea, suele haber zonas con diferentes profundidades, lo cual influirá en acción de pesca. Muchas veces la propia vegetación: juncos, carrizos, espadañas… nos indicarán la pendiente de la orilla y los diferentes niveles de profundidad.

Por último hay que tener en cuenta que habrá zonas en las cuales el fondo esté compuesto por fangos, arenas, limos… Y otras zonas en las cuales habrá gravas de diferentes tamaños, o incluso alguna roca más grande. Es muy importante fijarnos en todos estos detalles porque influirán mucho en acción de pesca.

Vegetación y coberturas. La pesca en graveras.

Una gravera recién construida será un «desierto» de vegetación… pero en tan solo unos pocos años, es increíble ver como diferentes especies vegetales pueden colonizarla.

Árboles

En ocasiones podemos encontrarnos árboles secos caídos, que se quedaron allí despues de la construcción de la gravera, o que se cayeron en los meses posteriores debido a las modificaciones del terreno. También podemos encontrar árboles justo en la orilla de la gravera cuyas ramas pueden crecer hacia el agua y servir a los peces de refugio.

Incluso árboles que no estén en contacto con el agua pueden influir en la posición de los peces (principalmente vamos a hablar del black bass), por el mero hecho de estar situados en la orilla. A veces debido a la sombra que proyectan, pero otras veces también sin sombra, su mera presencia puede atraer a los peces a sus inmediaciones.

Juncos, carrizos y espadañas
vegetación en graveras
En primer plano juncos, al fondo espadañas

Hay bastantes especies de plantas que pueden crecer en las orillas de estos ecosistemas (también de muchos otros siempre que el agua esté presente). Hay varias especies de cada uno, pero a grandes rasgos se denominan espadañas a las plantas del género Typha, juncos a las del género Juncus y el carrizo es el nombre común de Phragmites australis.

pescar en Graveras
black bass entre carrizos

Tanto las espadañas como los carrizos pueden llegar a alcanzar varios metros de altura, presentando tallos y hojas gruesos que ofrecen una excelente cobertura. Los juncos presentan una hoja cilíndrica y son de pequeño tamaño, superando rara vez el metro de altura.

Generalmente las espadañas son las plantas que mejor cobertura van a ofrecer para la pesca en graveras, pues sus hojas anchas están tanto dentro como fuera del agua. Los black bass las utilizan tanto para descansar como para cazar, ocultándose entre las sombras. Los carrizos ofrecen también una buena sombra debido a las hojas que presentan fuera del agua. Dentro de ella solo se encuentran sus tallos cilíndricos que ofrecen una cobertura más reducida, aunque también puede ser útil.

Algas

espadañas
Aunque no las veamos, algunas veces hay algas en el fondo…

Las algas no suelen ser una especie especialmente abundante en las graveras, no obstante en algunas de ellas podemos encontrar algas tipo hydrila. Estas algas se extienden muy rápido y en meses pueden llegar a colonizar porcentajes importantes de la gravera. Son un excelente refugio para los peces minitalla de todas las especies.

Especies

Topfishinglakes
Bonito ejemplar de black bass

En una gravera, generalmente el rey va a ser el black bass. Esta especie se adapta increíblemente bien a estos ecosistemas, pudiendo alcanzar tamaños récord si hay comida suficiente. En ocasiones lucios y luciopercas también pueden adaptarse a estos ecosistemas. Bien sea porque están conectadas con el río o bien porque alguien los ha introducido, en general cualquier especie depredadora se adapta bien a estos ecosistemas.

También podemos encontrar barbos, carpas y otros ciprínidos como el carpín y la tenca. En cuanto a comida, por supuesto percasol, gambusia, cangrejo y alburno serán las principales especies.

Acción de pesca

En una gravera, al igual que en la mayoría de los escenarios podemos pescar o bien aguas abiertas o bien la cobertura… A veces también hay escalones intermedios en los cuales también se pueden ubicar los peces.

Aguas abiertas

Si la gravera no tiene algas podremos pescar con crankbait, jerkbait, chatterbait, spinnerbait o shads de vinilo perfectamente. Para este tipo de pesca es muy importante conocer el fondo de la gravera, las rocas, los cambios de profundidad… Los peces casi nunca estarán en medio de la nada, estarán asociados a alguno de estos elementos. Esta pesca puede ser muy efectiva en determinados momentos, aunque a mi no es la que más me divierte.

Coberturas

Si optamos por pescar la orilla, nos tocará pescar las coberturas. Puede que los peces se encuentren justo en el borde, deambulando o simplemente esperando a que alguna presa por delante… En este caso pescarlos será «relativamente» sencillo, pues no requerirá grandes habilidades con el lance y simplemente tendremos que dar con la tecla del señuelo.

La segunda opción y más frecuente es que los peces estén dentro de la cobertura, metidos o muy metidos en ella. Si estamos en este segundo caso, deberemos emplear equipos sobredimensionados para poder tener buenos resultados. Cañas heavy o extraheavy, con fuertes trenzados serán nuestra única opción para sacar los peces de la cobertura una vez que piquen.

espadañas
Algunas veces, el «heavy cover» es nuestra única opción

Las principales técnicas serán flipping o pitching ya sea con jigs, pulgas o texas. Si utilizamos texas o pulgas, es muy recomendable fijar el plomo para que no corra por la línea, pues si no lo hacemos muchas veces el vinilo no penetrará la cobertura. En cuanto al peso, lo mínimo es la media onza, a partir de ahí lo que consideremos necesario para que nuestro señuelo entre donde queremos. También podemos utilizar ranas huecas, pero para ello deberemos tener cierta habilidad en el lance, pues es fundamental que las ranas lleguen lo más al fondo posible.

Si los peces están metidos en la cobertura pero no demasiado, la empresa se facilita. No tendremos que utilizar equipos tan robustos y podremos utilizar pesos más moderados. En este segundo caso también podremos utilizar ranas de vinilo si vemos que con las huecas fallamos muchas picadas.

Últimos consejos para la pesca en graveras

Lo más recomendable para poder pescar estos escenarios es hacerlo desde pato. Es realmente complicado pescar desde la orilla ya que generalmente debido a lo empinado de esta o a la capa de vegetación nos resultará imposible. Eso si, tened en cuenta las restricciones de vuestra comunidad al respecto.

4 pounder
Precioso pez que salió en medio de un pico de actividad

Otro detalle muy importante para la pesca en graveras es la hora. Habrá días que picarán mejor al atardecer, otros al amanecer, otros a mediodía, otros cuando se levante el aire… Los peces están ahí (no se pueden ir a ningún sitio) y un porcentaje importante de nuestros lances va a conseguir que el señuelo pase por delante de los peces. Muchas veces nos desesperaremos cambiando de señuelo y de repente se «enciende un botón» y los peces empiezan a picar, pongamos lo que pongamos.

Como siempre echar muchas horas en el agua y si podemos visitarlas frecuentemente, lograremos entenderlas mucho mejor. Por último y si me aceptáis el consejo, intentad no «quemarlas». Son escenarios pequeños y si les damos demasiada caña varios días seguidos, lo único que conseguiremos será resabiar a los peces y que no piquen. Tengo la suerte de vivir en una zona con un buen número de graveras a una distancia razonable, y casi nunca voy 2 días seguidos a la misma por esta razón.

Pescando en Navallana

Como la mayoría sabéis, actualmente trabajo para Decathlon y soy colaborador de la marca de pesca Caperlan. Gracias a esto tuve la oportunidad de visitar el embalse de San Rafael de Navallana a finales de abril, grabando un reportaje para Iberalia TV sobre la pesca del black bass. 2 días de pesca en los que pudimos disfrutar de las bondades andaluzas para la pesca de nuestros queridos black bass. Asimismo pudimos testar y grabar numerosos lances con las diferentes novedades para este 2021 en cuanto a señuelos duros.

Kilómetro 0 en el embalse de Navallana

pescar en Córdoba
Preparando los barcos

La víspera de la primera jornada partimos desde nuestras diferentes localizaciones los 4 integrantes de la excursión y el cámara. Millán, Dani, Gustavo y un servidor pescaríamos desde las 2 Stratos de nuestros amigos andaluces durante las 2 jornadas… Al caer la noche fuimos llegando y como no podía ser de otra manera ultimamos los detalles. Organización de los barcos, cambiar algunos hilos, reparto de material y señuelos… Para que al día siguiente pudiéramos centrarnos exclusivamente en pescar.

Dani había organizado todo a conciencia: alojamientos, cenas, picnics, un placer poder pescar «a mesa puesta». Los peces en teoría estaban complicados: postfreza pura pero la elevada densidad del embalse invitaba al optimismo… Despues de una buena cena, últimos detalles en los barcos y a la cama ¿Qué nos depararía el día siguiente?

Primera jornada pasada por agua

bass boat
Finalmente el día escampó y pudimos pescar

Nos levantamos y lo que según la predicción meteorológica parecían 4 gotas se convirtió en un buen golpe de agua… Desayunamos, preparamos todo y seguía lloviendo con bastante intensidad así que cuando llegó Chema Cerro (nuestro cámara) decidimos tomar otro café. Todo parecía indicar que la lluvia acabaría cesando más pronto que tarde… Además grabar con lluvia sería incómodo a la par que complicado.

embalse de Navallana
Sondeando en busca de bancos de alburnos

Efectivamente así fue, así que nos fuimos para el embalse de Navallana, una pasada lo cerca que está de la ciudad de Córdoba, para bien y para mal. Por la mañana Chema grabaría a Dani y a Millán, mientras que Gustavo y yo tocaríamos otra zona diferente del embalse para intentar localizar peces en diferentes posturas. La mañana fue bastante complicada para los 2 barcos, sacando Dani y Millán más peces mientras que Gustavo y yo hicimos menos pero todos ellos bonitos. Fue un placer compartir el barco con Gustavo. Nos conocíamos de alguna Pinguibass pero no es lo mismo charlar un rato en una convivencia con otras 100 personas, que pasar una jornada en el barco con él. Siempre atento para que yo estuviera agusto en el barco, indicándome las mejores zonas que conocía… ¡Repetiremos pronto seguro!

black bass Navallana
Gustavo y Pirri con un bonito doblete

Por la tarde los peces se calentaron (o supimos dar con la tecla) y aprovechando que Chema estaba en el barco pudimos grabar innumerables lances.  Squarebill, jerk, paseante… Prácticamente pudimos pescar con todos los señuelos que pusimos y eso no habría sido posible sin la importante densidad de peces de buen tamaño que pueblan el embalse. Para mi, que últimamente estoy acostumbrado a pescar en los embalses extremeños, con una gran calidad de peces pero ciertamente complicados… Me pareció por momentos sencillo pescar en esas aguas. No obstante seguro que no nos enteramos del todo porque no logramos hacernos con peces grandes de verdad, estábamos en postfreza y la pesca no estaba fácil… No quiero ni imaginar como será pescar allí cuando los peces esten buenos, una auténtica gozada.

Segunda jornada en el embalse de Navallana

black bass con jerk
Bonito black bass que capturó Dani con un pequeño jerk

Tal fue la cantidad de material que conseguimos en el primer día, que el crack de Chema ya tenía todo lo necesario para su reportaje. Por tanto el segundo día pescamos por libre, intercambiando las parejas y aprovechando para hacer fotos y vídeos del material Caperlan que llevábamos. Yo pesqué con Dani, que pese a conocerle desde hace muchos años ya, nunca habíamos pasado una jornada entera los 2 solos en el barco. Desde el primer momento nos compenetramos muy bien y empezamos a levantar peces desde primera hora.

La información obtenida el primer día nos sirvió para que el segundo nos resultara aún más fácil conectar con los peces con cierta frecuencia. No fuimos a hacer números sino más bien a intentar hacer peces de calidad, bien cambiando las zonas, las profundidades o las presentaciones… Tuvimos que adaptarnos a los cambios de los peces a medida que avanzaba el día, y otra vez pudimos sacar peces prácticamente con todo nuestro arsenal de señuelos. Logramos conectar con unos cuantos peces muy bonitos, que sin llegar a ser enormes nos alegraron la jornada…

bass navallana
Aquí uno de los peces más bonitos de la excursión

Tuvimos además varios momentos en los cuales los peces se calentaron en superficie. Tanto Dani con el poper como un servidor con el paseante pudimos disfrutar de lo lindo. Pudimos hacernos incluso con un puñado de peces a pez visto en superficie, cosa que no ocurre muy a menudo! Por la tarde Gustavo se tenía que ir y decidimos echar el último rato pescando Millán Dani y yo en el barco de Dani. Todavía pudimos sacar un buen puñado de peces antes de que la noche y el inminente toque de queda nos obligaran a irnos antes de lo que nos hubiera gustado.

Balance final

embalse de Navallana
Atardecer en Navallana

Último día cenando en el Hotel Asador los Manjares, que por cierto tanto Carlos como el resto de los empleados nos dieron una atención de 5 estrellas, y llegó el momento de hacer balance. Bueno, llegó el momento de hacer balance para mi, Dani y Millán se pudieron quedar un día más pescando…

No se cuantos peces saldrían entre los 2 días y los 2 barcos, probablemente más de 100 y prácticamente todos oscilando entre 1 y 2 kg. Increíble la densidad de peces de este embalse, y eso que debido a su cercanía con la ciudad de Córdoba tiene una presión importante, pues además es un embalse pequeño. Un embalse para disfrutar, al igual que otros cuantos embalses andaluces, ojalá os duren mucho esas buenas poblaciones de bass. Repetiremos pronto, un placer compartir esas jornadas con todos vosotros y… ¡Nos vemos en el agua!

Pescando avec la France

bass anglers
foto de equipo

A finales de enero tuve la oportunidad de compartir unas jornadas de pesca con unos buenos amigos y grandes pescadores: Bastien Nicolay, Sebastién Merieau y Romain le Guerneve. Actualmente trabajan como guías para Pesca Extremadura  y están especializados en todo tipo de depredadores de agua dulce: black bass, lucio, lucioperca y barbo. Trabajan en los principales embalses extremeños: Orellana, García Sola, La Serena…

Debido a la situación de la pandemia, y las restricciones de movilidad, todos estábamos de vacaciones «forzosas»… Así que decidimos aprovecharlas invirtiéndolas en pescar durante unos días y… bendita decisión.

1, 2, 3… ¡Comenzamos en los embalses extremeños!

bass Sierra Brava
Bonito bass que picó con un swimbait duro

El primer día empecé en solitario la jornada, pescando en uno de los mejores embalses extremeños: Sierra Brava. Recuerdo que me dijo Bastién la noche antes: no hace falta madrugar, que es invierno y hace frío… nosotros llegaremos a las 11:30 o las 12. Pero a veces soy de ideas fijas, así que a las 8:30 ya estaba en el charco y sacando el primer pez, un +2,500 que hacía presagiar una excelente jornada. Las picadas se sucedieron, aunque no pude materializar muchas de ellas. Para cuando llegaron los franceses ya llevaba 2 buenos basses y un 1 bonito lucio.

lucio Sierra Brava
lucio que picó despues de lanzar un ataque a los alburnos

Despues de los saludos pertinentes desde la orilla de enfrente seguimos pescando hasta la hora de comer, logrando hacernos con otros 2 verdes. Comimos y decidimos dividirnos en grupos de 2 para una tarde que también fue productiva, logrando al final del día 8 basses y unos 10 lucios entre todos. Para ser el primer día de pesca en enero, los resultados eran más que satisfactorios y encima todos pudimos conectar con algún verde. Despues de la pesca tocaron las cervecitas de rigor y una buena cena para coger fuerzas de cara al día siguiente.

Segundo asalto, embalses extremeños

bass Orellana
Precioso black bass que picó con una spinnerbait

Para el segundo día, decidimos cambiar de embalse confiando en que el patrón encontrado el día anterior nos funcionara allí también, y vaya si nos funcionó… Esta vez empezamos pescando todos a la vez y al poco de llegar a la zona Sebas sacó el primer pez. Poco después clavó otro, un pez bastante serio que volvió a iluminar el camino y al momento veo doblada la caña de Bastien: «Este es gordo» decía. Arrojó en la báscula 3130 gramos, un pez extraordinario que subió aún más la moral del grupo, que ya de por sí estaba alta.

lucio Orellana
Este lucio superó holgado la barrera del metro

Agua turbia, día nublado, viento, alburnos en la zona… Un caldo de cultivo ideal para que los depredadores salieran de caza, e incluso vimos algún ataque. Las luciopercas entraron en acción pero de vez en cuando seguía asomando algún bass, y nos presentamos a la hora de comer con 14 peces, varios de ellos de mucha calidad. Además Sebas pudo hacerse con un buen lucio que superó la barrera del metro y le hizo una ilusión tremenda, pues el lucio es su pez preferido.

Embalses extremeños
El chatterbait con aguas turbias y viento resultó ser mortal

La comida nos supo a gloria y despues de una breve incursión en zonas colindantes, decidimos volver para acabar el día donde lo habíamos empezado. Otra vez alburnos en la zona, otra vez viento y agua turbia pero esta vez una horda de luciopercas la había invadido. Daba igual el señuelo que pusieras, que una lucioperca acababa atacando.

Romain y el barroFinalmente acabó la jornada con 15 verdes, 4 lucios y unas 50 luciopercas. La anécdota de la jornada la puso Romain, que acabó hasta la cintura hundido en el barro y le tuvimos que rescatar, menudas risas nos echamos…

Había mucho que celebrar y los franceses decidieron obsequiarme con una «tartiflette» cena típica de Francia, que regamos abundantemente con cervezas, vino y otras bebidas espirituosas…

Round 3

Embalses extremeños
Sebas volvió a abrir la lata…

El tercer día empezó tarde, había que recuperar los cuerpos de las celebraciones, no obstante nos levantamos a una hora razonable y pudimos pasar una parte de la jornada en el agua. Me desperté con un «presentimiento» y decidí cambiar los planes que teníamos para ese día en el último momento. Me costó poco convencerles para cambiar de zona nuevamente y volvió a salir bien la jugada. Despues de estar cerca de quedarnos atascados con el coche en el barro, decidimos dejarlo más lejos de lo previsto. Nos tocó dar un buen paseito que tampoco nos vino mal para «orearnos».

black bass Orellana
Esta pelota no dudó en atacar a un shad de vinilo

Llegamos a la zona y al primer lance Sebas volvió a abrir la lata con otro pez precioso, que superaba los 2,500. No tardamos en tener más picadas y finalmente logramos poner en tierra 4 peces de mucha calidad. Al menos hubo 5 o 6 picadas fallidas, pero esta vez algunos peces no quisieron clavarse en los anzuelos. Sacar 4 peces en Orellana en enero, en unas pocas horas de pesca y de orilla es algo muy meritorio así que no podíamos quejarnos ni mucho menos. Tercer día en el agua y tercer día mojando todos los integrantes de la expedición, con peces todos ellos de calidad.

Embalses Extremeños
Así nos encontramos la furgoneta del bueno de Mario cuando volvíamos al coche…

Aquel día la jornada acabó con otra anécdota, pues cuando volvíamos al coche nos encontramos al bueno de Mario Asensio con su furgoneta hundida hasta las trancas en el barro por el cual estuvimos a punto de pasar… ¡Menos mal que decidimos dar la vuelta en el último momento! Despues de varias intentonas sin éxito, tuvimos que llamar a los refuerzos ya que ni siquiera un grand jeep cherokee y varios brazos empujando pudimos hacernos con el empeño.

La guinda del pastel

Último día y en vista de mi «inspiración divina», volví a tomar la iniciativa, esta vez sin tanto éxito inicial. 4º día pescando y 4º zona diferente, no se puede decir que no nos guste el riesgo… Llegamos al pescadero y la temperatura del agua no era la esperada, hoy nos iba a tocar sufrir pensé… Y nos tocó, pudiendo sacar sólo un par de lucios antes de comer.

Embalses extremeños
No todos los peces fueron enormes, aunque el tamaño medio fue realmente bueno

La diferencia de temperatura era tan grande que decidimos volver a la zona del primer día, para acabar donde empezamos y volvimos a acertar. Nuevamente el «piedra, papel y tijera» para decidir las parejas, hay que ver que entretenidos son estos franceses… y me volvió a tocar  con Bastien (Bastianelli para los amigos), justo igual que el primer día. Mientras cambiábamos los señuelos y despues de comprobar que la temperatura era la deseada le dije: voy a sacarte el primer lucio en lo que atas tu señuelo y al primer lance me picó un luciete ¡Extraordinaria señal!

Tuvimos una tarde la mar de entretenida con los lucios, sacando varios de ellos de buen tamaño en superficie y, aunque los verdes no dieron la cara demasiado, nos fuimos más que satisfechos. La otra pareja tuvo mejor suerte con los verdes, destacando Romain con un bonito cupo, la mayoría de ellos con swimbait. Apenas he hablado de señuelos a lo largo de esta crónica porque no fueron determinantes: spinnerbait, chatterbait, swimbait duro y blando, jerk, texas, paseante, rana… Sacamos peces con todas y cada una de estas técnicas pero  creo que en esta ocasión la clave estuvo mucho más en dar con ellos que en las presentaciones.

Balance final

Embalses extremeños
Qué mejor manera de rematar la excursión que con lucios de calidad en superficie…

Llegó el momento de hacer balance de estas jornadas por los embalses extremeños. Disfrutando de la última cerveza de la excursión, prácticamente de noche y al pie del pantano… Nos invadía una sensación de paz sobrecogedora en medio de un silencio sólo interrumpido por las últimas grullas rezagadas que volaban hacia sus dormideros. ¿Qué es la felicidad? Realmente no lo sé pero momentos como este desde luego que se acercan mucho…

Finalmente más de 30 basses, todos ellos de calidad y para más inri, en todas las jornadas salieron al menos 2 peces de + 2,500. Más de 30 lucios, con varios ejemplares por encima de 80, y el lucio de 106 de Sebas. Y más de 50 luciopercas, que aunque no fueran el objetivo principal, amenizaron, principalmente en la segunda jornada.

Pero al final los números son eso, números… Lo realmente importante fue disfrutar de una excelente compañía, grandes detalles y momentos en el agua de mucha calidad, que nos supieron a gloria despues de varias semanas sin poder salir de nuestros municipios… Y si encima los peces ponen de su parte como así hicieron, el resultado final es difícil de mejorar. Amigos franceses, me temo que nos veremos en el agua muy a menudo este año, Santé! et à bientôt !

Pescando con «la élite»

La élite en Cogolludo
Mítica foto de recuerdo en Cogolludo

No se si serán la élite o no, pero a finales de Octubre tuve la suerte de pescar con algunas de las mejores cañas del país… Y como estuvimos con la coña de la élite toda la semana, he decidido titular: «pescando con la élite» este artículo. El viaje comenzó a finales de verano con un: «Oye Fabra, me voy a coger la última semana de Octubre de vacas a ver si sale alguna burra por Extremadura, ¿te quieres venir?» y Alex Fabra dijo: «Habrá que ir a por los tresmiles», y ahí empezó todo…

Organizando la excursión

No volvimos a hablar del tema en semanas y cuando se acercó la fecha el grupo creció: Jonathan Villén (el Joma) y Javi Zarza (el niño de los tresmiles) se apuntaron a la expedición, y yo encantado de la vida de compartir unas jornadas con ellos. También tuvimos la suerte de compartir algún día con Manute, Castilla, Adri y Mario Asensio. Me siento un privilegiado por poder pescar en estos escenarios y en tan buena compañía.

La cosa empezó como no podía ser de otra manera, con cervezas, raciones, historias de pesca… y un buen madrugón al día siguiente, para empezar la excursión «descansaditos», como mandan los cánones.

1ª jornada

blackbass Sierra Brava
Primer y único 6 pounder del viaje…

El primer día empezamos en Sierra Brava, embalse en el que Zarza y un servidor habíamos tenido muy buenas jornadas las semanas anteriores… Empezó la mañana y las picadas se sucedían sin cesar, la pena es que la mayoría eran de lucio y picaban muy poco decididos así que apenas pudimos clavar un par de ellos. Siguió avanzando la jornada y los verdes apenas hacían acto de presencia, y cuando lo hacían o no picaban o lo hacían muy tímidamente… Finalmente a mediodía, en una punta Fabra pudo hacerse con un muy buen pez, el que a la postre sería el más grande del viaje. Una pena que estuviera tan delgado, porque en condiciones normales ese pez habría pasado seguramente la barrera de los 3 kg.

Seguimos pescando y, salvo lucios y luciopercas que de vez en cuando nos daban algún susto, los verdes siguieron poniéndonoslo difícil. Un poco antes de comer pudimos hacernos con un bassete bonito que picó a un paseante después de una larga parada. Llegó el momento de comer con los cacereños y echar la tarde juntos, más centrados en charlar y pasar un buen rato que en intentar pescar al 100%, pues los peces lo estaban poniendo realmente difícil.

La expedición continua…

Black bass de élite
Black bass de Joma en superficie

El segundo día decidimos ir a Orellana, donde tuvimos escasos resultados igual que el día anterior, pero aprendiendo mucho también. Me estoy iniciando en la pesca con swimbaits y poder pescar al lado de grandes expertos en la materia fue muy enriquecedor, aunque los peces no acompañaran. Pudo salir un 3000, si hubiera sonado la flauta incluso 2, pero no se dejaron hacer o se soltaron. Jueves y viernes volvimos a Sierra Brava con resultados un poco mejores, aunque tampoco para tirar cohetes… y el sábado tuvimos la suerte de poder echar una jornada en barco con el gran Mario Asensio.

black bass Javi Zarza
Black bass de Zarza con un swimbait, el descubrimiento del viaje

Otra jornada más de aprendizaje en la que pudimos sufrir en nuestras carnes una jornada dura típica de Orellana. Tocamos varios de los mejores puntos del pantano, atacandolos con diferentes técnicas y presentaciones pero los peces se mostraron muy reacios y esquivos. Apenas vimos actividad y la mayoría de las picadas una vez más fueron de lucios y luciopercas.

La verdad que las condiciones apenas acompañaron durante toda la semana: frente frío, muy poco viento, días por lo general bastante despejados… Excelentes días de campo que por desgracia en estas fechas suelen ser malos para la pesca.

Últimos cartuchos, pescando con la élite

la élite en Sierra Brava
Aprovechando los escasos momentos de aire de la semana…

Llegó el domingo y el último día de pesca con Fabra y Joma. Volvimos a Sierra para acabar donde empezamos. La tónica siguió siendo la habitual, escasas picadas, la mayoría de ellas más provocadas por nuestras presentaciones que porque los peces estuvieran comiendo… A última hora cuando Zarza y Joma estaban casi llegando al coche Fabra y yo decidimos quedarnos en una pequeña recula en la cual tuvimos un buen pero breve pico de actividad. Quizás el único de la semana en el cual pudimos ver incluso varios ataques a alburnos. Aun así los peces no estaban muy por la labor y sólo pudimos hacernos con un buen bass y unos cuantos lucios.

Probablemente nos equivocamos de zona en alguna jornada, pues decidimos tocar zonas en las que sabíamos había peces de calidad pero que estaban muy muy presionadas y quizás deberíamos haber probado otras… Nunca lo sabremos a ciencia cierta, pero aquí está lo bonito de la pesca. Acumular experiencias, aprendizajes, compartir con grandes pescadores y sobre todo excelentes personas. No concibo la pesca sin ese buen ambiente de buen rollo y camaradería que nos rodeó todo el viaje. Personalmente prefiero pescar sólo a pescar con un «pro» con el cual no tenga feeling y pueda disfrutar plenamente…

Y la traca final

Y llegó el lunes, Fabra y Joma cargaron la furgoneta y se pusieron en marcha rumbo a sus respectivos hogares. Zarza y yo, como no teníamos nada mejor que hacer, nos fuimos a echar la tarde a Sierra con nuestros amigos cacereños. Despues de unas buenas viandas (pescar no pescaremos pero comer…) decidimos dividir el grupo y tocar 2 zonas diferentes para incrementar las posibilidades de éxito.

Black bass Sierra
Último black bass del viaje

Pero cuando no están, no están (o no supimos encontrarlos) y tan sólo pudimos hacernos con un black bass para acabar el viaje. Ahora toca reflexión, intentar aprender de los errores cometidos y poner en práctica todo lo aprendido para intentar enfocar mejor las futuras salidas. Nunca dejaremos de aprender, y cuando te juntas con pescadores con la experiencia, la habilidad técnica y la capacidad de leer el agua como los que tuve la suerte de acompañar… Te das cuenta de que te queda mucho más de lo que pensabas.

Espero que nos volvamos a ver pronto en el agua amigos, fue un verdadero placer compartir estos días con vosotros. ¡Salud y buena pesca!

Pescando a spinning en el Cantábrico

Este verano tuve la suerte de disfrutar de un puñado de horas de pesca a spinning por el mar cantábrico, tanto desde costa como desde embarcación. Me gustaría compartir con vosotros la experiencia, por si algún pescador de agua dulce como yo tiene la suerte de poder intentarlo.

Comienza el viaje
pescando en el cantábrico
Preciosa lisa capturada con un pequeño jerkbait

Despues de una situación personal complicada, decidí hacer un viaje en solitario, invirtiendo varios días por el norte haciendo turismo de todo tipo: Naturaleza, reencuentro con viejos amigos y por supuesto la pesca no podía faltar. Los dos primeros días los invertí en el Parque Natural de Somiedo, una auténtica pasada que recomiendo a cualquiera que visite Asturias. El tercer día teníamos planificada la primera jornada de pesca con unos amigos.

pescando en el Cantábrico
Precioso atardecer en la ría de Avilés

Es una verdadera gozada ir al norte y disfrutar de la amabilidad de sus gentes, lo cual sumado a la fortuna que me suele caracterizar desembocó en que me organizaron una jornada de pesca desde barco sin yo saberlo… Con la alegría en el cuerpo por la buena noticia para el día siguiente, decidí aprovechar las 2 últimas horas de luz del día para echar unos lances al atardecer en la ría de Avilés. No conocía el sitio y el bolo era más que probable pero el destino quiso que una lisa se encontrara con mi pequeño jerk ¿O quizás fue al revés? El caso es que pude disfrutar de una preciosa pelea con un equipo ligero y rematar la jornada con unos lances preciosos al atardecer…

Jornada en barco improvisada
Dentex dentex
Precioso dentón capturado por Hugo

Para un marinero de agua dulce como yo, el hecho de poder pescar en el mar Cantábrico me hacía una ilusión tremenda. A la vez me generaba respeto ya que no sabía qué tal me desenvolvería con las olas… Despues de un buen desayuno y la pastillita para el mareo arrancamos hacia la zona de Cabo Peñas, un auténtico paraíso de la naturaleza…

pescando en el cantábrico
Pinto que salío con un vinilo pegado al fondo

Llegamos al primer spot y gracias a los buenos consejos de Juanjo no llevábamos ni 5 minutos pescando y Hugo capturó un precioso dentón con un vinilo. Probablemente los animales más potentes que podemos capturar a spinning en el Cantábrico. Seguimos tocando la zona y empezamos a tener picadas al vinilo que no acabábamos de materializar ¿Qué peces serían? pensaba yo… Y al poco descubrimos que eran los preciosos pintos, una especie totalmente nueva para mi que me hizo mucha ilusión capturar.

Scomber scombrus
Cuando das con un banco de caballas es realmente divertido

Seguimos tocando diferentes zonas en busca de algún otro dentón o alguna lubina pero eran los pintos los que seguían picando de vez en cuando, bien pegaditos al fondo y manteniendo la emoción de la jornada. Llegamos a una zona de rompiente preciosa en la cual esperábamos hacernos con alguna lubina pero con lo que dimos fue con un buen banco de caballas. Pudimos hacernos con unas cuantas y finalmente Hugo sacó otra lubina… ¡Cómo se nota quien está acostumbrado a pescar a spinning en el espumero!

Ya de vuelta al puerto el compañero Pablo logró hacerse con su primer pez del día, también muy meritorio. No es nada fácil para un pescador de surfcasting acostumbrado a pescar con los pies en la tierra aguantar los «brincos» del barco. Una vez acabada la jornada Juanjo nos confesó que la mar había estado bastante más complicada de lo que se preveía… Pero afortunadamente pudimos disfrutar de una excelente jornada sin contratiempo alguno.

Spinning en el Cantábrico. La bahía de Santander
Dicentrarchus labrax
Chus se pudo hacer con una bonita lubina

Ya sólo me quedaba una pequeña espinita en el viaje… el pescar una lubina, la que es para mi la reina del spinning en el Cantábrico. Despues de despedirme de Asturias decidí cruzar a Cantabria para visitar a un puñado de viejos y buenos amigos que tengo por allí… Y llevábamos tiempo hablando de echar un rato juntos en el agua así que decidimos ir a la bahía de Santander, a una zona en la que saqué mis primeras lubinas allá por 2008. El objetivo principal era que mi buen amigo Chus sacara una lubina, aunque por supuesto yo también pensaba que tendría mis opciones…

Nos acompañó Pedro que probablemente era  una de las primeras veces que pescaba con señuelos en su vida, pero que también estuvo a punto de librar el bolo. Por fin amanece, llegamos a la zona de pesca y cual fue mi sorpresa al ver que estaba literalmente llena de algas. No se podía pescar ni si quiera con paseante y yo ya veía venir el bolo… Decidí sacar unos vinilos para black bass y meter la punta del anzuelo en el propio vinilo, pues creía que era la única manera de intentar pescar en aquella maraña de algas y… Voilá! Al primer lance Chus se hizo con una lubina bien bonita para la zona en la que estábamos.

pescando en el cantábrico
Finalmente pude hacerme yo también con mi lubina

Seguimos pescando por la zona y tuvimos un buen puñado de picadas que no pudimos materializar, ya que las lubinas o bien eran muy pequeñas o bien escupían el engaño antes de que pudiéramos clavar.  Finalmente yo también pude hacerme con mi pequeña lubina que me hizo una tremenda ilusión. Se levantó el sol, bajó la marea y Chus tenía que trabajar así que dimos por concluida la jornada. Me fui con muy buen sabor de boca y muchas ganas de volver pronto a ver si sale alguna más grande. Fue un placer compartir estas jornadas por el norte rodeado de grandes personas y diferentes especies de peces… ¡Nos vemos pronto amigos!

Embalse de Almendra

Características del embalse de Almendra

Almendra lake
Embalse de Almendra

Prácticamente igual de grande que desconocido, el embalse de Almendra es el tercer embalse más grande del país, sólo superado en capacidad por los embalses de Alcántara y la Serena. Posee 2649 hm3 y una superficie inundable de 8650 hectáeras y se encuentra ubicado en el río Tormes en la provincia de Salamanca.

Su principal uso es el hidroeléctrico, aunque una buena parte de los municipios del oeste salmantino son abastecidos por sus aguas. Por supuesto el baño y la pesca en los meses de verano son actividades que también tienen lugar aquí. Se encuentra en un entorno muy despoblado, en el cual la presencia humana prácticamente es imperceptible… La mayoría de los pueblos que bañan sus aguas apenas tienen unos centenares de habitantes.

Composición del fondo y estructuras

Granites
Vista de Almendra un día que me tuve que refugiar de la tormenta…

Si hablamos del embalse de Almendra tenemos que hablar del granito. Kilómetros y kilómetros de granitos, con sus típicos «bolos» más o menos grandes e interminables playas de arena, procedente de la degradación de estos granitos. En pocos embalses el granito es una roca tan típica como en Almendra, donde prácticamente el 100% del fondo del embalse está formado por él.

Por supuesto hay diferencias entre las distintas zonas, tanto a nivel de pendientes como a nivel de tamaño o estado de degradación de las rocas. En general es un embalse con pendientes medias, en el cual podemos encontrar profundidades realmente grandes, superiores a los 50 metros en el cauce del río. No obstante también hay muchas zonas con escasas pendientes en las cuales podremos alejarnos decenas de metros de la orilla sin alcanzar apenas profundidad. Hay también una serie de grandes reculas tanto en la vertiente zamorana (la norte) como en la salmantina (la sur).

El mayor handicap de este embalse, desde el punto de vista de la pesca de depredadores, es que el suelo es muy arenoso y apenas contiene materia orgánica. Esta ausencia de materia orgánica hace que la densidad de especies «presa» sea escasa y por tanto también la población de depredadores.

Vegetación y coberturas

Submerged vegetation
Cuando el embalse está alto encontramos muchas más coberturas vegetales

Normalmente es un embalse que se encuentra entre el 50 y el 75% de capacidad, lo cual hace complicado la proliferación de vegetación en los arroyos que en él desembocan. Algunos años lluviosos, en los cuales el nivel se mantiene alto y estable durante los meses de primavera aparece bastante vegetación subacuática, sobre todo en las principales reculas. No obstante la mayoría de los años apenas encontramos vegetación, salvo estacionalmente en dichos puntos y en poca cantidad.

Por otro lado, hubo una parte de la superficie inundable que en su día no se taló y encontramos zonas con bastantes troncos secos, principalmente encinas. También aparecen algunos fresnos en fondos de récula cuando el embalse está muy bajo, pero la encina es el árbol dominante. En este caso, los años en los cuales el nivel está bajo son los mejores, pues hay un mayor porcentaje de árboles sumergidos a cierta profundidad, y afloran sobre todo cuando el nivel baja. Al ser un embalse con pocas coberturas de cualquier tipo, estas zonas de encinas suelen ser puntos muy a tener en cuenta.

Principales especies deportivas

Pike Almendra
Bonita hembra de lucio en prefreza

El embalse de Almendra nunca ha destacado por tener grandes densidades de depredadores. Debido a su gran tamaño y a lo hablado anteriormente sobre los fondos, muchas veces encontraremos kilómetros y kilómetros de orilla poco productivos… Aun así, si tenemos la oportunidad de frecuentarlo acabaremos dando con peces.

A día de hoy la lucioperca es la «reina» del embalse, aunque todavía podemos encontrar algunos lucios y black bass de buen porte.

  • Lucio. En tiempos pasados almendra fue famoso por sus grandes lucios. Prácticamente todos los años salían varios ejemplares por encima de las 2 cifras, algunos de ellos superándolas holgadamente. Hoy en día es muy difícil dar con ellos aunque alguno sigue quedando. Su principal handicap es la falta de alimento ya que el alburno lleva varios años escaseando bastante.
    Black bass Almendra
    Precioso black bass del embalse de Almendra
  • Black bass. El embalse de Almendra nunca destacó por su densidad de black bass y tampoco por su tamaño, pero ha tenido épocas en las cuales arrancar un buen puñado de ejemplares de tamaño medio no era complicado. La parte positiva es que tiene una presión de pesca muy escasa, y cuando das con ellos suelen comer bastante bien.
  • Lucioperca. En los últimos años su población ha crecido exponencialmente, estando hoy ya estabilizada o incluso bajando ligeramente… Se adaptó realmente bien al embalse y hoy podemos capturar ejemplares muy interesantes por encima de los 4 incluso los 5 kg de peso. En determinadas épocas podemos encontrar concentraciones interesantes en las cuales podremos capturar bastantes ejemplares de tamaño medio. Su presencia ha influido muy negativamente en la población de alburno.
    Zander Almendra
    Macho de lucioperca en prefreza
  • Barbo. El barbo en este embalse tiene comportamientos depredadores, especialmente los años en los que el nivel está bajo y no hay mucha comida por las orillas. En estos casos los pececillos constituyen parte de su dieta y se vuelven más agresivos respecto a los señuelos. El tamaño medio es muy interesante (entre 2 y 3 kg), pudiendo capturarse ejemplares por encima de los 4 kg.

Especies presa en el embalse de Almendra

barbo Almendra
Barbo común capturado con un crankbait

Uno de los principales factores limitantes en el desarrollo de las poblaciones de depredadores en Almendra siempre ha sido la escasez de alimento. El alburno lleva en el embalse decenas de años, aunque su población nunca llegó a explotar. Con la llegada de la lucioperca de hecho su población se ha reducido muchísimo, siendo realmente complicado encontrar alguna bola de alburno en el embalse.

Además del alburno, el cangrejo y el percasol siempre han estado presentes, eso si en densidades más bien escasas. Y por último tendríamos a los alevines de carpa, carpín y barbo que, sobre todo en primavera, constituyen una fuente de alimento suplementaria.

Accesos y navegación

El embalse de almendra es navegable pero se necesita sacar un permiso en la Confederación Hidrográfica del Duero, incluso para pescarlo desde pato o catamarán. Al ser un embalse con grandes cambios de nivel y no tener una rampa, si queremos echar allí nuestra embarcación deberemos conocer muy bien los accesos ya que no es sencillo encontrar zonas idóneas.

Es un embalse muy extenso y si bien las orillas no son excesivamente escarpadas, tampoco hay demasiados caminos que terminen en la orilla, así que nos tocará andar bastante si queremos pescarlo de orilla.

Por último, si quieres hacerte una idea de qué señuelos utilizar, te recomiendo que leas este excelente post del blog Pescade. ¡Buena pesca!

Pescando con BO Fishing

Hace unas semanas tuve la suerte de acompañar a Marcos de BO Fishing durante 2 jornadas de pesca. Decidimos ir al embalse de Ricobayo con la mente abierta en cuanto a las especies objetivo. Allí podemos encontrar tanto bass como lucio, barbos comunes muy agresivos y luciopercas.

Comienza la acción

barbo Ricobayo
Barbo capturado con un shad de vinilo

Comenzamos la primera jornada con calma, sin madrugar en exceso ya que teníamos que hacer más de 100 km hasta llegar al embalse de Ricobayo. Habíamos decidido apurar el atardecer el primer día y el amanecer al segundo. Empezamos haciendo orilla pescando con jerks, cranks y en superficie y pronto vimos que los peces no se subían por las paredes… Despues de hacer un buen tramo de orilla sin apenas movimiento cambiamos la estrategia y empezamos a pescar más profundo y ahí comenzaron las picadas. Es una pasada volver a sentir la potencia de los barbos comunes al otro lado de la línea… ¡Para el que no lo haya vivido nunca es una experiencia altamente recomendable!

barbo ricobayo
Barbo común que ofreció una gran pelea

Gracias al buen hacer de Marcos y a su conocimiento del embalse pudimos ir tocando diferentes zonas y disfrutando de numerosas picadas a lo largo del día. La mayor parte de los peces fueron barbos comunes y luciopercas, aunque de vez en cuando salía también algún lucio. Es increíble ver cómo ha cambiado el embalse con la llegada de la lucioperca… Apenas vimos alburnos pero había bancos enormes de pequeñas luciopercas y los diferentes depredadores se estaban alimentando de ellas.

Intentando el bass

lucioperca pescada por Marcos
Lucioperca pescada por Marcos

Como Marcos sabe que tengo debilidad por el bass, y Ricobayo fue uno de los embalses en los cuales pesqué mis primeros basses de calidad, invertimos también algún rato en buscarlos… Tuve mis oportunidades con un bass kilero por la mañana que no logré engañar y otro muy grande que se me soltó al atardecer, ya prácticamente en el barco. Tenía el freno flojo para evitar que los barbos me abrieran los triples y se desclavó en el último momento… Una pena porque habría sido un remate espectacular a esa primera jornada.

lucioperca Ricobayo
Bonita lucioperca capturada con un shad

Hacía años que no teníamos juntos una buena jornada de pesca con decenas de picadas y un buen puñado de peces subidos al barco… Y lo disfruté como hacía tiempo que no disfrutaba. Aparte de ser uno de mis mejores amigos, Marcos ha evolucionado mucho como pescador y como guía. Aprendí detalles muy interesantes de cómo interpretar la sonda pescando en cortados… Lo cual es mucho más difícil de lo que pueda parecer. Además pescar a grandes profundidades no es sencillo, menos aún barbos comunes que muchas veces no les cabe el señuelo en la boca… Decidir el momento de la clavada es fundamental. Marcos me ayudaba  con sus correcciones e incluso detectando fallos de los que yo no era consciente así que además del hecho de disfrutar un par de dias en excelente compañía, me llevé muy buenos aprendizajes.

Segunda jornada en el embalse de Ricobayo

lucio capturado por Marcos
lucio pescado por Marcos

El segundo día decidimos empezar desde el primer momento con el patrón de peces profundos que habíamos conseguido el día anterior. Despues de una excelente cena y dormir estupendamente en El Vedal en Muelas del Pan, teníamos las pilas cargadas para afrontar la segunda jornada en la que pescaríamos hasta media tarde.

Las picadas no tardaron en comenzar y en seguida empezaron a cantar los carretes con las carreras de los barbos… Cuando das con un banco de peces activos la diversión está asegurada, y eso que tampoco tuvimos un día de esos en los que están «locos». Seguimos tocando diferentes zonas y rascando alguna captura en casi todas ellas, obteniendo algunas muy meritorias. Las luciopercas y los barbos están realmente sanos y gordos, y ya empiezan a salir capturas de mucha calidad. Los lucios se mostraron menos activos (como ya me había adelantado Marcos), pero aun así sacamos varios peces de buen tamaño…

Fin de la fiesta

lucio Ricobayo
Uno de los lucios más bonitos de la excursión

Llegó la hora de comer y apareció nuestro amigo Daniel. Nos pegamos una buena comilona y volvimos a la carga en una tarde en la que las condiciones se complicaron y los peces no lo pusieron nada fácil… A media tarde, despues de haber intentado hacer cosas diferentes y probado otras zonas, decidimos dar por finalizada la excursión. Fueron 2 días apasionantes en los cuales pudimos recordar viejos tiempos y pegarnos una buena pescata… Quizás como broche faltó algún lucio realmente bueno (aunque lo cierto es que tampoco lo intentamos ni ese era el objetivo), o haber subido al barco ese buen bass del primer día, pero así hay un motivo más para volver pronto.

Si te apetece pescar por la zona de Castilla y León, ya sea en el embalse de Ricobayo u otros embalses y quieres contratar los servicios de un guía, no dudes en llamar a Marcos de BO Fishing. Con él no sólo disfrutarás, también podrás aprender mucho… Para mi fue un verdadero placer compartir estos días de pesca a su lado.

Embalse de Pedrezuela

Características del embalse de Pedrezuela

embalse del vellón
Tramos vedados y libres del Vellón

El embalse de Pedrezuela, también conocido como embalse del Vellón o de Guadalix tiene una capacidad de 41 hm3 y una superficie inundada de 393 hectáreas. Pese a ser un embalse de pequeño tamaño, la gran densidad de lucios y carpas que lo pueblan lo convierten en una de las referencias de la Comunidad de Madrid. Está situado a 780 metros de altitud, y sus aguas no son tan claras como en otros embalses de la sierra. De hecho en verano las aguas se ponen realmente turbias lo cual en determinados momentos facilita la pesca de depredadores.

Actualmente es un coto de pesca, gestionado por la sociedad de pescadores del Vellón. Podemos sacar permisos en su propia web, en el bar Sol en Guadalix o el bar Luna en el Molar. También podemos sacar los permisos telemáticamente en la web de la comunidad de Madrid.

El embalse se encuentra en una zona medianamente encajonada, no obstante los accesos son sencillos y hay bastantes senderos por la orilla. Estos senderos están muy «seguidos» debido al gran número de pescadores que lo frecuentan. Es importante destacar que un buen porcentaje de las orillas se encuentra vedado (zonas rojas en el mapa). Debemos asegurarnos bien de qué zonas vamos a pescar antes de ir para evitar sorpresas desagradables. Muy importante también estacionar el vehículo en las zonas acondicionadas para ello para evitar posibles sanciones.

Composición del fondo y estructuras

lucio Vellón
Suelta de un lucio en el Vellón

En este embalse vamos a encontrar tanto zonas cortadas con fuertes pendientes y abundantes rocas, como grandes playones. Las zonas cortadas nos van a permitir alcanzar buenas profundidades a pocos metros de la orilla. Eso si, debemos tener presente que por el tipo de roca que hay (principalmente esquistos), los enganches serán frecuentes.

La zona de Guadalix de la sierra es una zona en general con bajas pendientes y escasa profundidad. Esta zona es especialmente interesante en primavera, pues los lucios y carpas utilizan estas grandes playas para frezar, pero también en otoño. La zona más cercana a la presa presenta mayores pendientes, con alternancia de puntas, cortados, zonas de rocas sueltas… También hay varias reculas en las cuales desembocan pequeños arroyos, que en determinados momentos pueden ser interesantes.

Vegetación y coberturas

Embalse del Vellón
Árboles semisumergidos

Tanto en la desembocadura del arroyo de Albalá como en la del propio río Guadalix encontraremos vegetación subacuática. Los años lluviosos en los cuales el nivel del embalse está alto, la abundancia de esta vegetación será mucho mayor. Además de esta vegetación subacuática, también hay vegetación de ribera, principalmente juncos y pequeños árboles o arbustos, que también quedan semisumergidos en los años lluviosos.

Además de esta vegetación hay una buena cantidad de árboles caídos que se encuentran en las cotas más altas del embalse. Nuevamente los años lluviosos como ha sido este 2020 permitirán que el nivel del embalse suba lo suficiente como para que un gran porcentaje de estos árboles queden bajo el agua.  Los años secos la cobertura vegetal es escasa pero los años de lluvia tendremos múltiples posturas con coberturas en las que se apostarán los numerosos lucios que pueblan el embalse.

Principales especies deportivas

A diferencia del Atazar, en Pedrezuela el lucio es el único depredador. Probablemente sea el embalse de Madrid con una mayor densidad, lo cual lo convierte en uno de los mejores destinos para la pesca del lucio dentro de la Comunidad. También podemos destacar el tamaño de sus carpas.

Pese a su elevada presión de pesca, Pedrezuela destaca por la gran densidad de lucios que lo pueblan.

Exos lucius
Lucio de buen tamaño en el Vellón
  • Lucio. Si bien la densidad es elevada, si buscamos un lucio realmente grande entonces no es nuestro embalse. Raramente capturaremos ejemplares por encima de los 5 kg de pesco y muy excepcionalmente salen ejemplares por encima de 90 cm. No obstante los ejemplares de pequeño y mediano tamaño abundan, siendo muy frecuentes las capturas entre 1 y 3 kg.
  • Carpa. Este embalse también es una referencia para los pescadores de carpfishing. No es un embalse de carpas récord, pero para el tamaño medio de esta especie presente en la comunidad, es un embalse muy interesante, en el cual podemos hacernos con carpas por encima de los 15 kg.

Especies presa en el embalse de Pedrezuela

Probablemente sea el percasol la especie de pez pasto más abundante en el embalse. El percasol encuentra en este embalse un excelente entorno en el cual sacar adelante sus puestas y practicamente no hay tramo de orilla en el que no los veamos. Además del percasol hay alevines de carpa, carpines, alguna tenca y escardinos. El escardino es un pez poco frecuente en la Comunidad, pero en este embalse podemos observarlo desplazándose en pequeños grupos, ofreciendo un bocado muy apetitoso para los lucios.

Por último destacar también la presencia de ranas y una buena densidad de cangrejo rojo, que sirve de alimento tanto a los lucios como a las grandes carpas.

Accesos y navegación

Es un embalse en el cual la navegación para ejercer la actividad de la pesca está prohibida, estando también prohibida para el cebado. Por tanto los pescadores de carpfishing necesitarán del uso de barcos cebadores si quieren cebar lejos de la orilla.

Exos lucius
Bonita hembra de lucio capturada en prefreza

Como indiqué arriba, es muy importante tener en cuenta las zonas que están vedadas, pues el guarda visita el embalse todos los días para pedir los permisos correspondientes.

Las orillas del embalse de Pedrezuela son bastante accesibles y tenemos varios puntos en los cuales podremos estacionar nuestro vehículo, de modo que nunca nos va a tocar andar más de 2 o 3 kilómetros para acceder a la zona que queramos pescar. No obstante es importante ir con calzado adecuado, especialmente en la zona cercana a la presa para evitar caídas.

Las tablas del Guadiana

Características de las tablas del Guadiana

Guadiana y afluentes
Mapa Guadiana

En este post me voy a referir a todas las tablas del Guadiana (también denominadas charcas). Además me voy a referir a las formadas en sus diferentes afluentes en la provincia de Badajoz. Los principales afluentes que tienen tablas interesante son: Zújar, Gargáligas, Ruecas, Guadámez, Matachel, Guerrero, Gévora y Zapatón. Desde la altura de los muros del embalse de Orellana y del Zújar, hasta la desembocadura del embalse de Alqueva, hay cientos de tablas, unas mejores, otras peores pero en todas encontraremos diversidad de depredadores.

El río Guadiana, debido a su régimen de caudal y a los abundantes azudes que lo regulan, presenta numerosas tablas en las cuales apenas hay corriente. La escasa corriente presente la solemos encontrar a la entrada y a la salida de estas charcas alargadas.

Hace poco más de una década estos escenarios eran unos verdaderos paraísos en los cuales podíamos obtener decenas de capturas en una sóla jornada prácticamente sólo con echar un señuelo al agua.

tabla del Guadiana
Black bass Guadiana

La excesiva presión de pesca (la llegada de google maps las hizo mucho más accesibles), y la presencia del camalote y el nenúfar mejicano son sus principales amenazas en la actualidad. No obstante si conocemos bien el río e invertimos el tiempo necesario aún podemos disfrutar de jornadas entretenidas, no sólo en cuanto a cantidad sino también en calidad de las capturas.

Composición del fondo y estructuras

Big bass
Black Bass Guadiana

Debido a que la zona de la que estamos hablando tiene más de 100 kilómetros, la diversidad geológica que hay es importante. No obstante como en todos los ecosistemas fluviales, encontraremos fondos con gravas, sedimentos, etc.

En algunas zonas, las menos, encontraremos en el fondo la roca madre formando algunas estructuras, generalmente redondeadas por la erosión. Hay zonas de granitos, zonas de pizarras, zonas de esquistos… pero en la mayor parte de las tablas en el fondo sólo encontraremos arenas, limos y arcillas entre las cuales se salpican algunas gravas. Ocasionalmente encontraremos también puentes, molinos y otras estructuras antrópicas interesantes, además de los propios azudes construidos.

Vegetación y coberturas

Si por algo destacan estos ecosistemas es por la abundancia de coberturas. Una gran parte de estos ríos albergan en sus orillas eucaliptos, chopos, fresnos y demás árboles típicos de ribera. En un buen número de casos estos árboles se encuentran «tirados» en medio del cauce debido a diversas causas. Estos árboles semisumergidos ofrecen unas coberturas excelentes tanto a black bass como a lucios y barbos comizos…

Float tube
Pescando entre vegetación

Por otro lado la propia vegetación de ribera que se encuentra justo a la orilla ofrece también una cobertura extraordinaria. Los niveles de estas tablas suelen ser bastante estables (salvo durante las riadas de invierno), así que los árboles, arbustos, zarzas etc ofrecerán sombras que son unos excelentes apostaderos.

Por último me gustaría destacar las tablas en las cuales abundan los juncos, carrizos, espadañas… pero también las zonas de nenúfares y otras plantas acuáticas. Toda esta vegetación que se encuentra parcialmente sumergida sirve asimismo de refugio a los depredadores y les permite tanto descansar como cazar. Estas tablas también nos permitirán hacer una pesca «heavy cover», muy técnica y entretenida y que no tendremos oportunidad de practicar en la mayoría de los embalses.

Principales especies deportivas

Estos ecosistemas fluviales ofrecen una interesante biodiversidad de ictiofauna, entre la cual voy a destacar los siguientes depredadores.

Black bass
Black bass en una gravera
  • Black Bass. Se podría decir que el black bass es » el rey del río». Todos estos ríos le ofrecen un ecosistema excelente en el cual poder completar todas sus etapas biológicas en un entorno favorable. La densidad es muy alta y el tamaño medio más bien pequeño, pero en determinadas tablas con la suficiente comida y profundidad podremos encontrar grandes ejemplares, algunos incluso por encima de los 3 kg.
  • Lucio. Podemos encontrar lucios también en prácticamente todos estos ecosistemas. No obstante sus poblaciones proliferarán más en aquellas charcas con aguas más frías y oxigenadas, en las más grandes y en las que más corriente tengan.
    barbo comizo
    Barbo del Guadiana
  • Barbo comizo. El barbo comizo es el gran depredador autóctono de estas aguas. Pese a que no todos los ejemplares presentan un comportamiento depredador y que hay épocas del año en las cuales toman mejor los señuelos que otras, es una especie muy a tener en cuenta. Desde que las poblaciones de alburnos son estables en la mayoría de los tramos de río, un mayor porcentaje de barbos tienen costumbres depredadoras. Podemos encontrar muy buenos ejemplares, no siendo infrecuentes las capturas por encima de los 5 kg.
  • Carpa. La carpa es muy abundante en el río ya que el ecosistema que le ofrece también es ideal para ella. Son muy abundantes las carpas de tamaño medio pero en determinadas charcas podemos capturar grandes ejemplares, superando incluso los 15 kg de peso.

Especies presa en las tablas del Guadiana

Ictalurus punctatus
Los peces gato pueden alcanzar grandes tamaños

El alburno y el cangrejo son las principales presas de los depredadores que habitan estas aguas. Ambas especies son realmente abundantes, ofreciendo una fuente de comida prácticamente ilimitada en la mayoría de los casos.

En algunas tablas tenemos también abundancia de carpines, alevines de barbo y carpa, y cada vez más pez gato. El pez gato en algunas zonas alcanza tamaños realmente grandes y podemos incluso capturarlos con señuelos. En algunas subcuencas encontramos también algunas especies autóctonas que lógicamente se encuentran amenazadas entre tal biodiversidad de depredadores. El cacho, la pardilla, el pejerrey, la colmilleja, el calandino o el fraile son algunas de ellas…

Accesos y navegación

Black bass Guadiana
Black bass desde pato

En la cuenca del río Guadiana el pato se considera como elemento complementario al baño. Podremos utilizar tanto pato como kayak o catamarán para navegar por los diferentes tramos.Todo esto según la legislación actual. En la mayor parte de las tablas el disponer de un medio de flotación es esencial, ya que sin él apenas podremos acceder a la mayoría de las zonas de pesca. La vegetación de ribera suele formar una maraña inaccesible así que deberemos localizar los puntos por los cuales podamos introducir nuestro medio de flotación en el agua.

En algunos puntos podremos pescar de orilla, algunas graveras aledañas al río o algunos charcos cercanos a las ciudades de Mérida o Badajoz tienen mejores accesos. No obstante yo recomiendo el uso del pato en el 95% de los casos ya que podremos tener mucho mejores resultados.