Aves forestales

Picus viridis

He decidido incluir en este post a las especies más típicas de zonas boscosas, tanto de los bosques caducifolios como de los pinares, encinares y alcornocales extremeños, agrupándolas todas en este bloque de aves forestales.

Agateador común Certhia brachydactyla
Certhia brachydactyla
Agateador común

Ave muy pequeña, con un pico muy fino y curvado que utiliza para capturar pequeños insectos, ácaros y gusanos que habitan bajo la corteza de los árboles. Su plumaje es muy críptico y es difícil de observar si no nos fijamos con mucha atención. Vive todo el año en Extremadura en diferentes tipos de bosques, tanto perennes como caducifolios e incluso en parques urbanos. Su población es estable y relativamente abundante.

Arrendajo Garrulus glandarius
Aves forestales
Arrendajo

Este bonito córvido es una de las aves forestales más inteligentes de los bosques extremeños. Es un oportunista total y es capaz de imitar una gran variedad de sonidos según la necesidad. Se adapta tanto a los bosques cerrados como a zonas de arbolado más disperso como las dehesas. Podemos observarlo con frecuencia en la sierras de Tiros y Villuercas, el entorno de los embalses de Cornalvo y los Canchales, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, comarca de la Vera o los valle del Jerte y el Ambroz.

Becada Scolopax rusticola
Scolopax rustícola
Becada

También conocida como chocha perdiz y del tamaño de una paloma, es uno de las aves forestales más sigilosas. Acude a Extremadura para invernar, regresando al norte de Europa en primavera para reproducirse. Su hábitat es el suelo de bosques, generalmente frondosos, en el cual se alimenta de lombrices y pequeños invertebrados. Habita en una gran variedad de bosques: encina, alcornoque, roble… siempre que sean lo suficientemente húmedos. Es muy mu complicada de observar ya que cuando detecta peligro se aplasta inmóvil en el suelo y su plumaje se confunde con el mismo.

Camachuelo común Pyrrhula pyrrhula
Pyrrhula pyrrhula
Camachuelo común, Manuel Martin

Invernante en Extremadura, es uno de los fringílidos con colores más llamativos y se distingue a distancia por su vientre rojo anaranjado. Su hábitat preferido son los bosques caducifolios, de coníferas y de ribera. También lo encontramos en los mosaicos de campiñas, setos, plantaciones de frutales, huertos etc. Algunos puntos interesantes para su observación son el embalse de Cornalvo, la sierra de las Villuercas, San Pedro o Gata Monfragüe y la zona de Tajo Internacional.

Carbonero común Parus major
Parus major
Carbonero común, Ángel Cañones

De tamaño ligeramente inferior a un gorrión y más estilizado, es uno de los pajarillos más típicos de nuestros bosques. Aunque su plumaje es muy colorido, resulta bastante discreto cuando está en medio de árboles frondosos. Se alimenta de pequeños invertebrados y tiene una gran variedad de cantos diferentes. Habita en todo tipo de bosques, incluidos los parques y jardines urbanos, pues tolera muy bien la presencia humana. Actualmente es bastante abundante en toda la región.

Chochín común Troglodytes troglodytes
Troglodytes troglodytes
Chochín común

Es una de las aves forestales más pequeñas, de color pardo y muy inquieto. Su postura típica es con la cola levantada, formando un ángulo de 90 grados con el suelo y es muy complicado de observar. Sin embargo su canto es muy característico y potente para su tamaño. Habita en la espesura de bosques y setos frondosos de toda la región, alimentándose de pequeños insectos. Construye un nido muy curioso, de forma esférica y formado por hierbas y musgos, y actualmente no tiene grandes problemas de conservación.

Colirrojo real Phoenicurus phoenicurus
Phoenicurus phoenicurus
Colirrojo real hembra

Ave ligeramente más pequeña que un gorrión, de bonito plumaje con el dorso gris, la garganta negra y el pecho naranja. Muy esbelto y de movimientos eléctricos, está presente en Extremadura en la época reproductora en la cual se alimenta de insectos. Habita en bosques maduros de frondosas y coníferas, generalmente en sierras interiores. Podemos observarlo en las Dehesas de Jerez y en los bosques de las Sierras Centrales de Badajoz, aunque no es especialmente frecuente.

Críalo europeo Clamator glandarius
Clamator glandarius
Críalo europeo

Del tamaño de un cuco y costumbres reproductoras similares (pone sus huevos en nidos de otras especies), es una de las aves forestales con mayor valor ecológico ya que suele utilizar los nidos de urracas, ayudando a regular sus poblaciones. Visita Extremadura en primavera, época en la cual podemos presenciar el espectáculo producido por las urracas persiguiéndolos cuando intentar poner los huevos en sus nidos. Especie amenazada a nivel mundial por pérdida de habitat, no presenta grandes amenazas en Extremadura debido a la abundancia de las especies que parasita. Frecuente en las Dehesas de Jerez, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo y las dehesas aledañas al embalse de Almaraz.

Cuco Cuculus canorus
Cuculus canorus
Cuco, Fernando Mostacero

Ave migratoria que nos visita en verano y cuya principal peculiaridad es que pone los huevos en los nidos de otras especies de aves, a veces incluso de pajarillos varias veces más pequeños que ellos. Se alimenta de insectos, por lo tanto parasita nidos de aves insectívoras, y los pollos suelen expulsar del nido a las crías del ave parasitada, al tener un crecimiento más rápido. Su canto inconfundible y su silueta estilizada, que recuerda a la de un gavilán nos permiten identificarlo fácilmente. Habita en zonas forestales en las cuales hace una importante labor ecológica al alimentarse de orugas y otros insectos considerados como plaga. Se distribuye por toda la región pero la sierra de San Pedro y el norte de la provincia de Cáceres albergan densidades especialmente interesantes.

Curruca capirotada Sylvia atricapilla
Sylvia atricapilla
Curruca capirotada, Ángel Cañones

De tamaño similar a un gorrión, se destaca como su propio nombre indica por el capirote, negro en los machos y castaño en las hembras. Típica de bosques frondosos, riberas arboladas, frutales y jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. No obstante también puede alimentarse de frutos cuando están a su alcance. Reproductora en Extremadura, su población aumenta en invierno con la llegada de ejemplares de zonas más norteñas. Abundante y presente en toda la región.

Escribano soteño Emberiza cirlus
Emberiza cirlus
Escribano soteño

Un poco mayor que un gorrión, se caracteriza por tener el vientre amarillento y la cabeza amarilla con rayas negras, en el caso de la hembra con tonos más apagados. Tiene predilección por bosques frondosos y húmedos, siempre con prados y praderas cercanos, en los cuales se alimenta principalmente de semillas. No obstante en la época de cría ceba a sus polluelos con insectos, siendo sedentario en la región. En invierno su población aumenta también con ejemplares procedentes del norte y es relativamente abundante en la comunidad.

Herrerillo capuchino Lophophanes cristatus
Lophophanes cristatus
Herrerillo capuchino, Ángel Cañones

Pequeño pajarillo presente en Extremadura durante todo el año, se diferencia del herrerillo común por su característica cresta de plumas. Habita principalmente en pinares, pero también en encinares y alcornocales con sotobosque, donde se alimenta de pequeños insectos y orugas. Su papel ecológico es fundamental, librándonos de muchas plagas forestales. Su distribución es dispersa por la región, ya que requiere de bosques maduros con árboles «viejos» en cuyas oquedades anida.

Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Aves forestales
Herrerillo común, Ángel Cañones

Junto con el carbonero común, es una de las aves forestales más típicas. Rápidamente se denota su presencia debido a su colorido, sus cantos y su actividad incansable. Frecuente en muchos tipos de bosques: dehesas, pinares, bosques de ribera o jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. Es también un gran aliado de la agricultura ecológica siendo un eficaz combatiente de plagas y está presente durante todo el año por toda la región.

Mito Aegithalos caudatus
Aegithalus caudatus
Mito

Pajarillo de pequeño tamaño caracterizado por tener un pico diminuto y la cola muy larga. Se mueve en grupos de 8 a 14 individuos en bosques con abundante sotobosque y riberas. Presente todo el año en Extremadura, se alimenta principalmente de pequeños insectos, pero también de semillas. Construyen un nido muy elaborado cuyo interior tapizan con plumas y pelos de mamíferos y cuyo exterior camuflan con musgos y líquenes. No es especialmente abundante pero tampoco tiene grandes problemas de conservación, distribuyéndose por toda la región.

Mosquitero común Philloscopus collybita
Phylloscopus collybita
Mosquitero común

Otro pequeño e inquieto pajarillo, se reproduce en bosques de montaña y de ribera en el norte de Cáceres. Durante el invierno se extiende por toda la región, y su población se ve claramente incrementada con ejemplares provenientes del norte de Europa. Se alimenta principalmente de pequeños invertebrados, aunque complementa su dieta con pequeños frutos y polen en primavera. Actualmente no se encuentra amanezado aunque su población tampoco es especialmente abundante.

Oropéndola Oriolus oriolus
Oriolus oriolus
Oropéndola, Imran Shah

Una de las aves forestales con colores más llamativos, rápidamente denota su presencia en los bosques extremeños con su canto estridente. Podemos observarla a partir de Marzo, cuando vuelve de sus cuarteles de invernada en África, en todo tipo de bosques con cierta humedad: robledales, fresnedas, bosques de ribera… Se alimenta tanto de pequeños invertebrados como de frutas, siendo muy común cerca de las plantaciones de cerezos, higos, moras, uvas… El azud del Guadiana, sierra de las Villuercas, La Vera, valles del Jerte y Ambroz y la zona de Granadilla.

Pico menor Dendrocopos minor
Dendrocopos minor
Pico menor

Es el menor de los pájaros carpinteros de la región, poco más grande que un gorrión. Su plumaje es similar el de su pariente y más abundante pico picapinos, aunque en su caso la boina es de color rojo. Presente durante todo el año en la región, se alimenta de insectos que captura en la corteza de los árboles.  Tiene predilección por bosques de ribera, robledales y alcornocales. En Extremadura podemos observarlo en Villuercas, Sierra de San Pedro, alcornocales del suroeste de Badajoz y en los bosques del norte de Cáceres.

Pico picapinos Dendrocopos major
Aves forestales
Pico picapinos, Álvaro de las Heras

Es el más abundante de los «pájaros carpinteros» y su presencia es fácilmente delatada por el sonido característico que produce al perforar con su pico los troncos de los árboles, como si fuera un taladro percutor. Bosques de ribera, pinares y otras masas forestales densas son sus hábitats predilectos. Especialmente abundante en las sierras de Tiros y Villuercas y en las dehesas cercanas a los embalses de Cornalvo y los Canchales.

Picogordo Coccothraustes coccothraustes
Aves forestales
Picogordo, Ángel Cañones

Pájaro de tamaño mediano, destaca por su pico robusto, como su nombre indica. Habita en zonas arboladas con sotobosque, en las cuales se alimenta de semillas y frutos de cáscara dura que rompe con su pico. Está presente todo el año en la comunidad, ampliamente extendido por toda ella, pero no es abundante. Además de los bosques típicos: roble, encina, alcornoque… también puede habitar en bosques de fresnos, olmos o acebuches, incluso en parques con árboles que produzcan frutos y semillas.

Pinzón real Fringilla montifringilla
Fringilla montifringilla
Pinzón real

Este bonito pinzón se alimenta principalmente de semillas y restos vegetales, aunque en verano también puede capturar invertebrados. La población de Extremadura es muy fluctuante ya que algunos inviernos aparecen grandes bandos y otros apenas se les ve. Se reproduce en los bosques boreales del norte de Europa y aparece por Extremadura sólo durante la invernada. Podemos observarlo en todo tipo de hábitats, ya que los bandos suelen desplazarse en busca de comida por diferentes ecosistemas.

Pinzón vulgar Fringilla coelebs
Aves forestales
Pinzón vulgar hembra, Isaac Fdez Galisteo

Del tamaño de un gorríon, se caracteriza por su capucha azulada y su pecho ocre anaranjado. Las hembras presentan un plumaje más apagado y acostumbran a anidar en todo tipo de bosques. Es una de las aves forestales más comunes debido a su gran capacidad de adaptación, pudiendo encontrarla también en parques y jardines urbanos. Se alimenta tanto de insectos como de pequeños frutos, yemas y semillas. Presente durante todo el año en prácticamente todas las masas forestales de la región.

Pito real Picus viridis
Picus viridis
Pito real, Ángel Cañones

Es el mayor de los pájaros carpinteros presentes en la región, también relativamente abundante. Frecuenta bosques de ribera, bosques o dehesas cerradas de encina, alcornoque, roble… siempre que el arbolado sea denso, denota su presencia por su estridente canto, similar al relincho de un caballo. La sierra de las Villuercas es un excelente punto para observarlo.

Ruiseñor bastardo Cettia cetti
Cettia cetti
Ruiseñor bastardo

Esta especie de ruiseñor tiene colores más discretos que su pariente el ruiseñor común. También destaca por su potente canto y habita en bosques y setos de ribera y carrizales. Se alimenta de pequeños insectos, pero en otoño puede ingerir pequeñas bayas y frutos, como el ruiseñor común. Es sedentario aunque puede realizar pequeñas micromigraciones en invierno buscando zonas más cálidas. Se distribuye por toda la región, siendo bastante común.

Ruiseñor común Luscinia megarhynchos
Aves forestales
Ruiseñor común

Del tamaño de un gorrión, su dorso y alas son de color marrón mientras que su vientre es claro. Se caracteriza por su bello y potente canto, que denota rápidamente su presencia pero es complicado de observar. Habita en zonas de vegetacion espesa, alimentándose de insectos, pequeñas bayas y frutos. Se reproduce en la región pero en invierno emigra a África. Le gustan especialmente los bosques muy espesos de riberas y zonas frescas.

Torcecuello Jynx torquilla
Aves forestales
Torcecuello, Jorge Lázaro

Del tamaño de un zorzal y con un plumaje realmente mimético, aparece en sotos, riberas, dehesas tupidas y otras zonas boscosas aunque es muy difícil de detectar. Está presente en la región durante todo el año, aunque un porcentaje sigue emigrando a África para pasar el invierno. Cuando se siente amenazado mueve su cabeza de un lado a otro de un modo similar a como lo haría una serpiente para ahuyentar a posibles depredadores. La mejor manera de localizarlo es por su canto característico, pero es una de las aves forestales más difíciles de avistar, y está presente en las 2 provincias.

Trepador azul Sitta europaea
Aves forestales
Trepador azul, Mariano Cordero

Poco más grande que un gorrión, se identifica fácilmente por su dorso azulado. Acostumbra a subir y bajar por los troncos tanto cabeza arriba como cabeza abajo alimentándose de invertebrados presentes en los mismos. Presente en todo tipo de bosques maduros, las mejores zonas para observarlo son las dehesas cercanas a los Canchales y Cornalvo, Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, sierra de San Pedro, la Vera, valles del Jerte y del Ambroz y la zona de Granadilla.

Verderón común Chloris chloris
Aves forestales
Verderón común, Ángel Cañones

Otro pájaro del tamaño de un gorrión, con el plumaje verde vistoso con manchas amarillas. Se caracteriza por tener un pico robusto con el cual es capaz de romper semillas muy duras. Abundante por toda la región en bosques, dehesas y jardines urbanos. Su población es sedentaria y se alimenta de semillas y frutos, aunque en época de reproducción ceba a sus pollos con invertebrados. Al no tener excesivos requerimientos de hábitat, es uno de los pájaros más abundantes de estos ecosistemas.

Agradecimientos a Álvaro de las Heras, Ángel Cañones, Isaac Fdez Galisteo y Mariano Cordero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *