Rapaces diurnas

Abejero europeo Pernis apivorus
Rapaces diurnas
Abejero, Álvaro de las Heras

De tamaño similar a un ratonero, es fácilmente confundible con él debido a la amplia variedad de colores que presentan ambas especies. Su iris amarillo es muy característico de la especie y anida en árboles de bosques espesos. Curiosamente es la única de las rapaces diurnas que se alimenta únicamente de invertebrados, principalmente avispas y abejas. Visitante estival, sus poblaciones son más bien escasas y podemos localizarlo en Villuercas, la Vera, valles del Jerte y del Ambroz y en Tierras de Granadilla.

Aguila calzada Hieraaetus pennatus
Rapaces diurnas
Águila calzada, Álvaro de las Heras

La más pequeña de las águilas presentes en Extremadura, y también la más abundante. De un tamaño ligeramente inferior a un milano, es inconfundible por sus colores blancos y negros  cuando nos sobrevuela. Algunos ejemplares no obstante presentan un morfo oscuro, lo cual la hace más difícil de identificar, especialmente cuando está a largas distancias. Excelente depredadora, se alimenta de pequeños vertebrados de todo tipo. Visitante estival, podemos localizarla por todas las dehesas, bosques poco espesos y espacios abiertos de la región.

Aguila culebrera Circaetus gallicus
Circaetus gallicus
Águila culebrera, Álvaro de las Heras

Águila de gran tamaño aunque un poco más pequeña que la real o la imperial. Se distingue perfectamente en vuelo por sus tonos blanquecinos tanto en las regiones ventrales como en el interior de sus alas, con pequeñas barras o motas pardas. Nos visita en primavera y regresa a África a finales del verano ya que se alimenta mayoritariamente de reptiles. Anida en árboles grandes, cercanos a sus territorios de caza. Podemos verla sobrevolando los espacios abiertos en busca de culebras, lagartos y demás reptiles. Sin alcanzar grandes densidades es relativamente frecuente.

Aguila imperial Aquila adalberti

Este águila endémica de la península ibérica es la más amenazada de nuestra península y encuentra en Extremadura uno de sus principales núcleos de población.

Aquila adalberti
Águila imperial, Ángel Cañones

Anida en grandes árboles en la espesura del monte mediterráneo. Allí caza todo tipo de animales de pequeño y mediano tamaño. Algunos de los mejores puntos para su avistamiento son Monfragüe, los Llanos de Trujillo, embalse de Alcántara, sierras de Coria, Tierra de Barros y la sierra de San Pedro. El entorno de la cola del embalse de la Peña del Águila es uno de los mejores puntos para verla, junto a la mayoría de las rapaces diurnas amenazadas de la comunidad.

Aguila perdicera Aquila fasciata
Aquila fasciata
Águila perdicera Imran Shah

Junto con la imperial probablemente sean las 2 águilas emblema de la comunidad. Extremadura acoge a los principales núcleos poblacionales de la especie en la península ibérica. Habita en zonas de roquedos y sierras de escasa altitud, siendo relativamente frecuente en cantiles y orillas escarpadas de algunos embalses.

Se alimenta de pequeños vertebrados, la alarmante regresión del conejo de campo ha sido una de sus mayores amenazas. Actualmente palomas y perdices son sus principales presas, aunque es una de las rapaces diurnas más agresiva y puede cazar presas del tamaño de una garza. Las mejores zonas para avistar a esta rapaz desconfiada son la sierra de Tiros, las sierras centrales de Badajoz, sierra de Pela, Villuercas, cortados del Tajo y Almonte en el embalse de Alcántara, canchos de Ramiro, Tajo internacional, Monfragüe y sierra de Gata.

Aguila pescadora Pandion haliaetus
Pandion haliaetus
Águila pescadora, Álvaro de las Heras

Águila de mediano tamaño que como su nombre indica está especializada en la captura de peces. Habita en ecosistemas fluviales: grandes humedales, ríos, lagos y embalses, siendo muy escasa tanto en el país como en la región. Es una especie invernante en la península. Fácilmente identificable en vuelo por su silueta arqueada y sus colores blancos en vientre y zonas interiores de las alas. Podemos observarla en Sierra Brava, Cornalvo, los Canchales, el azud de Badajoz, peña del Águila, Arrocampo y Gabriel y Galán.

Aguila real Aquila chrysaetos
Aquila chrysaetos
Águila real, Ángel Cañones

Es la mayor de las águilas europeas, muy robusta y fuerte. Caza todo tipo de vertebrados, incluso es capaz de cazar presas del tamaño de un zorro o crías de cérvidos. Ánida en grandes árboles o en cortados rocosos y su población es relativamente estable. Podemos observarla prácticamente en cualquier sierra de la comunidad, teniendo zonas de campeo de decenas de kilómetros cuadrados.

Aguilucho cenizo Cyrcus pigargus
Cyrcus pigargus
Aguilucho cenizo, Isaac Fdez Galisteo

Un poco más pequeño que el pálido, son 2 aves realmente parecidas. Los machos presentan una lista negra en las alas, ausente en el pálido. Las hembras son más estilizadas y presentan una banda clara más ancha en el extremo de sus alas. Anida en los campos de cereal por lo cual es necesaria la colaboración de los agricultores para garantizar su reproducción. Sus poblaciones están bastante amenazadas y podemos observarlos durante los meses de primavera y verano. Las mejores zonas son la Campiña Sur, la Albuera, la Serena, los llanos de Cáceres, el enorno de Orellana y Sierra Brava, la zona de Cornalvo y los Canchales.

Aguilucho lagunero Circus aeruginosus
Rapaces diurnas
Aguilucho lagunero, Álvaro de las Heras

Es el aguilucho de mayor tamaño en la región, frecuenta humedales, arrozales y otros cultivos que tengan cerca vegetación palustre. Anida en el suelo y es un gran cazador, pudiendo capturar presas hasta del tamaño de un pato. Población estable y en crecimiento en Extremadura, donde está presente durante todo el año. Los mejores puntos para su avistamiento son Almaraz, la Albuera, Sierra Brava y la Serena.

Aguilucho pálido Cyrcus cyaneus
Cyrcus cyaneus
Ejemplar juvenil, Álvaro de las Heras

Un poco más pequeño que el lagunero, el macho es gris pálido y la hembra marrón oscura con el vientre ocre manchado. Los ejemplares jóvenes también son de colores pardos. Fácilmente confundible con el aguilucho cenizo, es un habitante habitual de campos abiertos desprovistos de arbolado. Presente en Extremadura mayoritariamente en invierno, algunos ejemplares se quedan ya todo el año. Se alimenta principalmente de pequeños roedores e invertebrados. Las mejores zonas para su avistamiento son los llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, la Campiña Sur, la Serena, la Albuera, la Moheda Alta y las inmediaciones de Arrocampo.

Aguilucho papialbo Circus macrourus
Rapaces diurnas
Aguilucho papialbo

Muy similar a los aguiluchos pálido y cenizo, aunque los machos son fácilmente diferenciables por sus tonalidades más lisas. Habitante de espacios abiertos, dehesas, pastizales, cultivos… en los cuales se alimenta de roedores, pajarillos e invertebrados. No vive habitualmente en la región, aunque hay decenas de citas en ambas provincias.

Alcotán Falco subbuteo
Falco subbuteo
Alcotán

Del tamaño de un cernícalo pero con una apariencia más similar a la del halcón peregrino, destaca por su vuelo acrobático, cazando aves muy ágiles como golondrinas o vencejos. Visita Extremadura en primavera para reproducirse y es más frecuente en Badajoz que en Cáceres, aunque más bien escaso en la región. Anida en pequeñas manchas forestales cercanas a dehesas, campiñas y cultivos donde caza. El este de Badajoz y el sureste de Cáceres son las zonas con mayores densidades poblacionales.

Alimoche Neophron percnopterus
Rapaces diurnas
Alimoche, Álvaro de las Heras

Es la rapaz carroñera de menor tamaño presente en Extremadura. Inconfundible por sus tonos blancos y negros, anida en cortados rocosos pero se desplaza decenas de kilómetros en busca de comida. Es muy inteligente ya que es capaz de valerse de instrumentos (piedras) para romper huevos de avestruz. Está presente en la península en primavera y verano para reproducirse. Podemos localizarlo en las cercanías de sierras y roquedos: Tiros, Villuercas, Pela, San Pedro, sierras centrales de Badajoz, Tajo internacional, canchos de Ramiro, Monfragüe, llanos de Cáceres…

Azor Accipiter gentilis
Rapaces diurnas
Azor, Ángel Cañones

La más esquiva de las rapaces diurnas, claramente forestal y de extraordinaria belleza. Además es una de las rapaces más hábiles para la caza gracias a su increíble agilidad. Habitante habitual de bosques maduros de todo tipo de árboles, su rango de presas es tremendamente variado. Puede capturar desde pequeños pajarillos hasta grandes presas del tamaño de una liebre. Muy difícil de observar debido a que es un ave extremadamente desconfiada, podemos avistarla si somos muy afortunados en los bosques del entorno de Sierra Brava, Villuercas, Monfragüe, Gata, Tajo internacional, valle del Ambroz y en la zona de Granadilla.

Buitre leonado Gyps fulvus
Gyps fulvus
Buitre leonado, Ángel Cañones

De tamaño ligeramente inferior al buitre negro y mucho más abundante que este, podemos verlo prácticamente por toda la comunidad.  Podemos encontrar concentraciones en todas las sierras de la comunidad, especialmente en las que presenten grandes roquedos, en los que anida. Monfragüe o los canchos de Ramiro en el embalse de Alcántara son 2 ejemplos excelentes en los cuales podemos ver decenas de parejas.

Buitre negro Aegypius monachus
Buitre negro en vuelo
Buitre negro, Álvaro de las Heras

Dentro de las rapaces diurnas, es la más grande de Extremadura, de España y de Europa. Extremadura cuenta con el 40% de la población del país y es relativamente sencillo de localizar si estamos en las zonas apropiadas. Se diferencia del buitre leonado por el color negro, su mayor tamaño, su cola más larga y que en vuelo mantiene sus alas planas (el leonado suele llevarlas en V). Monfragüe, Sierra de San Pedro, Sierra de Gata, las Hurdes y Granadilla (cerca del embalse de Gabriel y Galán) albergan los principales núcleos reproductores.

Cernícalo primilla Falco naumanni
Falco naumanni
Cernícalo primilla macho, Álvaro de las Heras

Muy similar al cernícalo vulgar, su diferencia más evidente son las uñas, blancas en el caso del primilla. Anida muy frecuentemente en huecos o grietas de iglesias y otros edificios, desplazándose desde allí para cazar. De tamaño ligeramente inferior al común, su alimentación es más insectívora aunque también caza pequeños roedores. Su población está más amenazada que la del vulgar, pero en los últimos años parece haberse estabilizado. Podemos observarlo en los meses de primavera y verano por toda la región.

Cernícalo vulgar Falco tinnunculus
Rapaces diurnas
Cernícalo vulgar, Jorge Lázaro

Rapaz muy abundante que, pese a verse perjudicada por las prácticas agrarias modernas, mantiene una buena población. Se adapta muy bien al medio rural y es especialmente llamativa la capacidad que tiene de «cernirse», mateniendose incluso varios minutos clavado en el aire para poder localizar mejor a sus presas. Se alimenta de pequeños roedores e invertebrados en dehesas y pastizales con árboles dispersos de toda la región.

Elanio común Elanus caeruleus
Elanus caeruleus
Elanio común, Isaac Fdez Galisteo

Pequeña rapaz de vistosos colores, es habitual de zonas de cultivo y dehesas con arbolado disperso. La población extremeña es muy importante. Acoge en invierno un gran número de individuos procedentes de micromigraciones nacionales, que acuden a Extremadura en busca de un hábitat menos hostil. Se alimenta principalmente de pequeños roedores y su población está en ligero aumento en las últimas décadas. La Albuera, la Campiña Sur, las dehesas de Jerez, la zona de Orellana, la Moheda alta, Cornalvo, los Canchales, Arrocampo y Monfragüe son los mejores sitios para observarlo.

Esmerejón Falco columbarius
Falco columbarius
Esmerejón

Es la más pequeña de las rapaces diurnas, invernante en la península ibérica, de tamaño poco más grande que una tórtola. Se alimenta de pajarillos que caza en campo abierto. Los pastizales, cultivos y dehesas con poco arbolado constituyen sus principales hábitats. Es una rapaz más bien escasa y podemos destacar para su avistamiento la Campiña Sur, la Albuera o Arrocampo.

Gavilán común Accipiter nisus
Accipiter nisus
Gavilán, Álvaro de las Heras

Rapaz forestal de apariencia muy similar al azor pero bastante más pequeño. Especialmente activo al amanecer y al atardecer, si tenemos suerte podemos verlo sobrevolar los linderos cazando pequeños pajarillos con su increíble agilidad. Vive también en todo tipo de bosques maduros aunque es capaz de alejarse un poco para cazar en ecosistemas cercanos. Relativamente abundante en Extremadura, podemos avistarla durante todo el año. Aunque algunos individuos emigran a África para pasar el invierno, otros ejemplares centroeuropeos vienen a pasar el invierno a Extremadura.

Halcón peregrino Falco peregrinus
Rapaces diurnas
Halcón peregrino, Álvaro de las Heras

Es la más veloz de las rapaces diurnas, pero también de todas las aves del mundo, capaz de sobrepasar los 300 km/h en sus vuelos en picado. De tamaño medio, habita en zonas de riscos, roquedos y cantiles donde anida. Es realmente agresivo y puede ahuyentar a rapaces de tamaño muy superior. No es muy abundante y normalmente captura aves de tamaño mediano como palomas o tórtolas. También es capaz de capturar aves que le doblan el tamaño como sisones o ánades. Suele cazar en campos abiertos y podemos observarlo en las sierras de Tiros, Villuercas, Pela, San Pedro, Monfragüe, canchos de Ramiro, la Vera, valle del Jerte y Granadilla.

Milano negro Milvus migrans
Milvus migrans
Milano negro, Álvaro de las Heras

Parecido al milano real, se diferencia del mismo por ser ligeramente más pequeño, poseer un menor contraste en su colorido y la V de la cola menos acusada. Habitante típico también de las dehesas extremeñas y el monte mediterráneo en verano, emigra en invierno a África. Al igual que el milano real, anida en árboles grandes espesos.

Milano real Milvus milvus
Milvus milvus
Milano real, Fernando Mostacero

Pese a ser una de las rapaces diurnas más abundantes en la península ibérica, su población se ha reducido drásticamente en los últimos años y hoy día está seriamente amenazado. Habita todo el año en Extremadura, su población permanente se ve reforzada en invierno con la llegada de ejemplares centroeuropeos. Ave típica de las dehesas, se distribuye por toda la región y podemos observarla fácilmente sobrevolando las carreteras en busca de pequeños animales atropellados.

Quebrantahuesos Gypaetus barbatus
Gypaetus barbatus
Quebrantahuesos, Isaac Fdez Galisteo

Aunque no es una rapaz residente en la comunidad, hay citas de ejemplares jóvenes frecuentemente, y se espera que se asiente alguna pareja pronto. Esta gran rapaz está especializada en el consumo de huesos y tendones, contribuyendo a un aprovechamiento integral de los cadáveres. Su silueta es inconfundible, con la cola en forma de triángulo y la zona ventral de color amarillenta (en los adultos). Los ejemplares jóvenes son más oscuros y a medida que crecen, el plumaje de su parte inferior se va aclarando. En Extremadura hay varias citas en Monfragüe, Canchos de Ramiro y también se deja ver ocasionalmente por las Villuercas.

Ratonero Buteo buteo
Rapaces diurnas
Ratonero, Ángel Cañones

De tamaño similar al milano, es una de las rapaces diurnas más abundantes en Extremadura, aunque también se ve amenazada por prácticas agrícolas actuales como el extendido uso de venenos para combatir las plagas. Habitante de las dehesas, bordes de arroyos y cultivos, es frecuente verle subido en los postes de la luz esperando su momento para abalanzarse sobre algún pequeño roedor.

Agradecimientos a Álvaro de las Heras, Ángel Cañones, Jorge Lázaro, Isaac Fdez Galisteo por las fotografías.

Rapaces

He decidido incluir en esta categoría a todas las rapaces de Extremadura, debido a su relevancia y a que son mi grupo de aves preferido. Independientemente de los ecosistemas en los que habiten, las he clasificado en diurnas y nocturnas.

El poder observar una sóla rapaz amenazada, bien merece la pena una salida de campo y en Extremadura, por suerte, esto ocurre muy a menudo.

Rapaces de Extremadura
Las aves rapaces de Extremadura probablemente sean el grupo de aves más conocido, y el que más amantes de la avifauna atrae. Hay diferentes grupos, todos ellos depredadores o carroñeros y se alimentan desde pequeños invertebrados hasta grandes mamíferos.

Tipos de rapaces

Por un lado tenemos a los carroñeros que son los buitres, el quebrantahuesos y el alimoche. Por otro las águilas, 6 especies de águilas que van desde la gran águila real hasta la pequeña águila calzada. También tenemos 2 especies de milanos, 4 especies de aguilucho, un ratonero, el azor, el gavilán y varios falcónidos.

Otus scops
Autillo, Ángel Cañones

Menos conocido pero no menos apasionante es el mundo de las rapaces nocturnas, todas ellas depredadoras. En Extremadura tenemos 7 especies que van desde el gran búho real hasta el diminuto autillo.

En mayor o menor medida, todas las aves rapaces de Extremadura se encuentran amenazadas. Pérdida de hábitat, escasez de presas, envenenamiento de las mismas por el uso de pesticidas, molestias ocasionadas por el ser humano y un largo etc.

Milvus milvus
Milano real, Jorge Lázaro

El uso de rodenticidas es una de las principales amenazas, pues no somos conscientes de que el mejor rodenticida son las propias rapaces. El 80% de las aves rapaces se alimenta en mayor o menor medida de roedores. Sin embargo el veneno empleado en las modernas prácticas agrarias se va acumulando a lo largo de la cadena trófica. Y las rapaces al ser el último eslabón son las que van acumulando cada vez mayores cantidades hasta que resulta letal.

No obstante hay motivos para la esperanza, pues hay varias especies cuyas poblaciones se encuentran al alza en los últimos años y actualmente ninguna se encuentra en peligro crítico.

Aves forestales

He decidido incluir en este post a las especies más típicas de zonas boscosas, tanto de los bosques caducifolios como de los pinares, encinares y alcornocales extremeños, agrupándolas todas en este bloque de aves forestales.

Agateador común Certhia brachydactyla
Certhia brachydactyla
Agateador común

Ave muy pequeña, con un pico muy fino y curvado que utiliza para capturar pequeños insectos, ácaros y gusanos que habitan bajo la corteza de los árboles. Su plumaje es muy críptico y es difícil de observar si no nos fijamos con mucha atención. Vive todo el año en Extremadura en diferentes tipos de bosques, tanto perennes como caducifolios e incluso en parques urbanos. Su población es estable y relativamente abundante.

Arrendajo Garrulus glandarius
Aves forestales
Arrendajo

Este bonito córvido es una de las aves forestales más inteligentes de los bosques extremeños. Es un oportunista total y es capaz de imitar una gran variedad de sonidos según la necesidad. Se adapta tanto a los bosques cerrados como a zonas de arbolado más disperso como las dehesas. Podemos observarlo con frecuencia en la sierras de Tiros y Villuercas, el entorno de los embalses de Cornalvo y los Canchales, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, comarca de la Vera o los valle del Jerte y el Ambroz.

Becada Scolopax rusticola
Scolopax rustícola
Becada

También conocida como chocha perdiz y del tamaño de una paloma, es uno de las aves forestales más sigilosas. Acude a Extremadura para invernar, regresando al norte de Europa en primavera para reproducirse. Su hábitat es el suelo de bosques, generalmente frondosos, en el cual se alimenta de lombrices y pequeños invertebrados. Habita en una gran variedad de bosques: encina, alcornoque, roble… siempre que sean lo suficientemente húmedos. Es muy mu complicada de observar ya que cuando detecta peligro se aplasta inmóvil en el suelo y su plumaje se confunde con el mismo.

Camachuelo común Pyrrhula pyrrhula
Pyrrhula pyrrhula
Camachuelo común, Manuel Martin

Invernante en Extremadura, es uno de los fringílidos con colores más llamativos y se distingue a distancia por su vientre rojo anaranjado. Su hábitat preferido son los bosques caducifolios, de coníferas y de ribera. También lo encontramos en los mosaicos de campiñas, setos, plantaciones de frutales, huertos etc. Algunos puntos interesantes para su observación son el embalse de Cornalvo, la sierra de las Villuercas, San Pedro o Gata Monfragüe y la zona de Tajo Internacional.

Carbonero común Parus major
Parus major
Carbonero común, Ángel Cañones

De tamaño ligeramente inferior a un gorrión y más estilizado, es uno de los pajarillos más típicos de nuestros bosques. Aunque su plumaje es muy colorido, resulta bastante discreto cuando está en medio de árboles frondosos. Se alimenta de pequeños invertebrados y tiene una gran variedad de cantos diferentes. Habita en todo tipo de bosques, incluidos los parques y jardines urbanos, pues tolera muy bien la presencia humana. Actualmente es bastante abundante en toda la región.

Chochín común Troglodytes troglodytes
Troglodytes troglodytes
Chochín común

Es una de las aves forestales más pequeñas, de color pardo y muy inquieto. Su postura típica es con la cola levantada, formando un ángulo de 90 grados con el suelo y es muy complicado de observar. Sin embargo su canto es muy característico y potente para su tamaño. Habita en la espesura de bosques y setos frondosos de toda la región, alimentándose de pequeños insectos. Construye un nido muy curioso, de forma esférica y formado por hierbas y musgos, y actualmente no tiene grandes problemas de conservación.

Colirrojo real Phoenicurus phoenicurus
Phoenicurus phoenicurus
Colirrojo real hembra

Ave ligeramente más pequeña que un gorrión, de bonito plumaje con el dorso gris, la garganta negra y el pecho naranja. Muy esbelto y de movimientos eléctricos, está presente en Extremadura en la época reproductora en la cual se alimenta de insectos. Habita en bosques maduros de frondosas y coníferas, generalmente en sierras interiores. Podemos observarlo en las Dehesas de Jerez y en los bosques de las Sierras Centrales de Badajoz, aunque no es especialmente frecuente.

Críalo europeo Clamator glandarius
Clamator glandarius
Críalo europeo

Del tamaño de un cuco y costumbres reproductoras similares (pone sus huevos en nidos de otras especies), es una de las aves forestales con mayor valor ecológico ya que suele utilizar los nidos de urracas, ayudando a regular sus poblaciones. Visita Extremadura en primavera, época en la cual podemos presenciar el espectáculo producido por las urracas persiguiéndolos cuando intentar poner los huevos en sus nidos. Especie amenazada a nivel mundial por pérdida de habitat, no presenta grandes amenazas en Extremadura debido a la abundancia de las especies que parasita. Frecuente en las Dehesas de Jerez, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo y las dehesas aledañas al embalse de Almaraz.

Cuco Cuculus canorus
Cuculus canorus
Cuco, Fernando Mostacero

Ave migratoria que nos visita en verano y cuya principal peculiaridad es que pone los huevos en los nidos de otras especies de aves, a veces incluso de pajarillos varias veces más pequeños que ellos. Se alimenta de insectos, por lo tanto parasita nidos de aves insectívoras, y los pollos suelen expulsar del nido a las crías del ave parasitada, al tener un crecimiento más rápido. Su canto inconfundible y su silueta estilizada, que recuerda a la de un gavilán nos permiten identificarlo fácilmente. Habita en zonas forestales en las cuales hace una importante labor ecológica al alimentarse de orugas y otros insectos considerados como plaga. Se distribuye por toda la región pero la sierra de San Pedro y el norte de la provincia de Cáceres albergan densidades especialmente interesantes.

Curruca capirotada Sylvia atricapilla
Sylvia atricapilla
Curruca capirotada, Ángel Cañones

De tamaño similar a un gorrión, se destaca como su propio nombre indica por el capirote, negro en los machos y castaño en las hembras. Típica de bosques frondosos, riberas arboladas, frutales y jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. No obstante también puede alimentarse de frutos cuando están a su alcance. Reproductora en Extremadura, su población aumenta en invierno con la llegada de ejemplares de zonas más norteñas. Abundante y presente en toda la región.

Escribano soteño Emberiza cirlus
Emberiza cirlus
Escribano soteño

Un poco mayor que un gorrión, se caracteriza por tener el vientre amarillento y la cabeza amarilla con rayas negras, en el caso de la hembra con tonos más apagados. Tiene predilección por bosques frondosos y húmedos, siempre con prados y praderas cercanos, en los cuales se alimenta principalmente de semillas. No obstante en la época de cría ceba a sus polluelos con insectos, siendo sedentario en la región. En invierno su población aumenta también con ejemplares procedentes del norte y es relativamente abundante en la comunidad.

Herrerillo capuchino Lophophanes cristatus
Lophophanes cristatus
Herrerillo capuchino, Ángel Cañones

Pequeño pajarillo presente en Extremadura durante todo el año, se diferencia del herrerillo común por su característica cresta de plumas. Habita principalmente en pinares, pero también en encinares y alcornocales con sotobosque, donde se alimenta de pequeños insectos y orugas. Su papel ecológico es fundamental, librándonos de muchas plagas forestales. Su distribución es dispersa por la región, ya que requiere de bosques maduros con árboles «viejos» en cuyas oquedades anida.

Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Aves forestales
Herrerillo común, Ángel Cañones

Junto con el carbonero común, es una de las aves forestales más típicas. Rápidamente se denota su presencia debido a su colorido, sus cantos y su actividad incansable. Frecuente en muchos tipos de bosques: dehesas, pinares, bosques de ribera o jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. Es también un gran aliado de la agricultura ecológica siendo un eficaz combatiente de plagas y está presente durante todo el año por toda la región.

Mito Aegithalos caudatus
Aegithalus caudatus
Mito

Pajarillo de pequeño tamaño caracterizado por tener un pico diminuto y la cola muy larga. Se mueve en grupos de 8 a 14 individuos en bosques con abundante sotobosque y riberas. Presente todo el año en Extremadura, se alimenta principalmente de pequeños insectos, pero también de semillas. Construyen un nido muy elaborado cuyo interior tapizan con plumas y pelos de mamíferos y cuyo exterior camuflan con musgos y líquenes. No es especialmente abundante pero tampoco tiene grandes problemas de conservación, distribuyéndose por toda la región.

Mosquitero común Philloscopus collybita
Phylloscopus collybita
Mosquitero común

Otro pequeño e inquieto pajarillo, se reproduce en bosques de montaña y de ribera en el norte de Cáceres. Durante el invierno se extiende por toda la región, y su población se ve claramente incrementada con ejemplares provenientes del norte de Europa. Se alimenta principalmente de pequeños invertebrados, aunque complementa su dieta con pequeños frutos y polen en primavera. Actualmente no se encuentra amanezado aunque su población tampoco es especialmente abundante.

Oropéndola Oriolus oriolus
Oriolus oriolus
Oropéndola, Imran Shah

Una de las aves forestales con colores más llamativos, rápidamente denota su presencia en los bosques extremeños con su canto estridente. Podemos observarla a partir de Marzo, cuando vuelve de sus cuarteles de invernada en África, en todo tipo de bosques con cierta humedad: robledales, fresnedas, bosques de ribera… Se alimenta tanto de pequeños invertebrados como de frutas, siendo muy común cerca de las plantaciones de cerezos, higos, moras, uvas… El azud del Guadiana, sierra de las Villuercas, La Vera, valles del Jerte y Ambroz y la zona de Granadilla.

Pico menor Dendrocopos minor
Dendrocopos minor
Pico menor

Es el menor de los pájaros carpinteros de la región, poco más grande que un gorrión. Su plumaje es similar el de su pariente y más abundante pico picapinos, aunque en su caso la boina es de color rojo. Presente durante todo el año en la región, se alimenta de insectos que captura en la corteza de los árboles.  Tiene predilección por bosques de ribera, robledales y alcornocales. En Extremadura podemos observarlo en Villuercas, Sierra de San Pedro, alcornocales del suroeste de Badajoz y en los bosques del norte de Cáceres.

Pico picapinos Dendrocopos major
Aves forestales
Pico picapinos, Álvaro de las Heras

Es el más abundante de los «pájaros carpinteros» y su presencia es fácilmente delatada por el sonido característico que produce al perforar con su pico los troncos de los árboles, como si fuera un taladro percutor. Bosques de ribera, pinares y otras masas forestales densas son sus hábitats predilectos. Especialmente abundante en las sierras de Tiros y Villuercas y en las dehesas cercanas a los embalses de Cornalvo y los Canchales.

Picogordo Coccothraustes coccothraustes
Aves forestales
Picogordo, Ángel Cañones

Pájaro de tamaño mediano, destaca por su pico robusto, como su nombre indica. Habita en zonas arboladas con sotobosque, en las cuales se alimenta de semillas y frutos de cáscara dura que rompe con su pico. Está presente todo el año en la comunidad, ampliamente extendido por toda ella, pero no es abundante. Además de los bosques típicos: roble, encina, alcornoque… también puede habitar en bosques de fresnos, olmos o acebuches, incluso en parques con árboles que produzcan frutos y semillas.

Pinzón real Fringilla montifringilla
Fringilla montifringilla
Pinzón real

Este bonito pinzón se alimenta principalmente de semillas y restos vegetales, aunque en verano también puede capturar invertebrados. La población de Extremadura es muy fluctuante ya que algunos inviernos aparecen grandes bandos y otros apenas se les ve. Se reproduce en los bosques boreales del norte de Europa y aparece por Extremadura sólo durante la invernada. Podemos observarlo en todo tipo de hábitats, ya que los bandos suelen desplazarse en busca de comida por diferentes ecosistemas.

Pinzón vulgar Fringilla coelebs
Aves forestales
Pinzón vulgar hembra, Isaac Fdez Galisteo

Del tamaño de un gorríon, se caracteriza por su capucha azulada y su pecho ocre anaranjado. Las hembras presentan un plumaje más apagado y acostumbran a anidar en todo tipo de bosques. Es una de las aves forestales más comunes debido a su gran capacidad de adaptación, pudiendo encontrarla también en parques y jardines urbanos. Se alimenta tanto de insectos como de pequeños frutos, yemas y semillas. Presente durante todo el año en prácticamente todas las masas forestales de la región.

Pito real Picus viridis
Picus viridis
Pito real, Ángel Cañones

Es el mayor de los pájaros carpinteros presentes en la región, también relativamente abundante. Frecuenta bosques de ribera, bosques o dehesas cerradas de encina, alcornoque, roble… siempre que el arbolado sea denso, denota su presencia por su estridente canto, similar al relincho de un caballo. La sierra de las Villuercas es un excelente punto para observarlo.

Ruiseñor bastardo Cettia cetti
Cettia cetti
Ruiseñor bastardo

Esta especie de ruiseñor tiene colores más discretos que su pariente el ruiseñor común. También destaca por su potente canto y habita en bosques y setos de ribera y carrizales. Se alimenta de pequeños insectos, pero en otoño puede ingerir pequeñas bayas y frutos, como el ruiseñor común. Es sedentario aunque puede realizar pequeñas micromigraciones en invierno buscando zonas más cálidas. Se distribuye por toda la región, siendo bastante común.

Ruiseñor común Luscinia megarhynchos
Aves forestales
Ruiseñor común

Del tamaño de un gorrión, su dorso y alas son de color marrón mientras que su vientre es claro. Se caracteriza por su bello y potente canto, que denota rápidamente su presencia pero es complicado de observar. Habita en zonas de vegetacion espesa, alimentándose de insectos, pequeñas bayas y frutos. Se reproduce en la región pero en invierno emigra a África. Le gustan especialmente los bosques muy espesos de riberas y zonas frescas.

Torcecuello Jynx torquilla
Aves forestales
Torcecuello, Jorge Lázaro

Del tamaño de un zorzal y con un plumaje realmente mimético, aparece en sotos, riberas, dehesas tupidas y otras zonas boscosas aunque es muy difícil de detectar. Está presente en la región durante todo el año, aunque un porcentaje sigue emigrando a África para pasar el invierno. Cuando se siente amenazado mueve su cabeza de un lado a otro de un modo similar a como lo haría una serpiente para ahuyentar a posibles depredadores. La mejor manera de localizarlo es por su canto característico, pero es una de las aves forestales más difíciles de avistar, y está presente en las 2 provincias.

Trepador azul Sitta europaea
Aves forestales
Trepador azul, Mariano Cordero

Poco más grande que un gorrión, se identifica fácilmente por su dorso azulado. Acostumbra a subir y bajar por los troncos tanto cabeza arriba como cabeza abajo alimentándose de invertebrados presentes en los mismos. Presente en todo tipo de bosques maduros, las mejores zonas para observarlo son las dehesas cercanas a los Canchales y Cornalvo, Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, sierra de San Pedro, la Vera, valles del Jerte y del Ambroz y la zona de Granadilla.

Verderón común Chloris chloris
Aves forestales
Verderón común, Ángel Cañones

Otro pájaro del tamaño de un gorrión, con el plumaje verde vistoso con manchas amarillas. Se caracteriza por tener un pico robusto con el cual es capaz de romper semillas muy duras. Abundante por toda la región en bosques, dehesas y jardines urbanos. Su población es sedentaria y se alimenta de semillas y frutos, aunque en época de reproducción ceba a sus pollos con invertebrados. Al no tener excesivos requerimientos de hábitat, es uno de los pájaros más abundantes de estos ecosistemas.

Agradecimientos a Álvaro de las Heras, Ángel Cañones, Isaac Fdez Galisteo y Mariano Cordero.

Aves esteparias

También son múltiples las aves esteparias que habitan en las grandes llanuras, pastizales, zonas de cultivo… a continuación las más destacadas.

Alcaraván Burhinus oedicnemus
Burhinus oedicnemus
Alcaraván, Jorge Lázaro

Esta curiosa ave, de hábitos crepusculares y nocturnos, se alimenta principalmente de pequeños invertebrados en llanuras, pastizales y áreas de cultivo de secano. Durante los meses de invierno se agrupan en dormideros y debido a sus costumbres los mejores momentos para obsevarlos son el amanecer y el atardecer. Los Llanos de Cáceres y Trujillo, Vegas Altas del Guadiana, Campiña Sur, la Serena y la Albuera, así como los entornos de Orellana y Sierra Brava son las mejores zonas para observarlo, junto con otras aves esteparias.

Alondra común Alauda arvensis
Alauda arvensis
Alondra común

De un tamaño similar a un gorrión, es una de las aves más típicas de los campos abiertos de Extremadura. Presenta un pequeño moño que puede mostrar o no dependiendo de su estado de ánimo. Se alimenta principalmente de semillas, restos vegetales e insectos. Muy común en cualquier zona desarbolada: cultivos, pastizales, páramos… incluso en zonas de matorral bajo. Su población es abundante en toda la región.

Avefría europea Vanellus vanellus
Vanellus vanellus
Avefría, Álvaro de las Heras

Otra de las aves esteparias más comunes en la región, aunque también podría incluirse dentro de las acuáticas por su predilección por las zonas húmedas. Acude en grandes bandos durante la época invernal inundando prados, dehesas y pastizales con hierba baja.  Se alimenta de lombrices y pequeños invertebrados. Algunas parejas se quedan durante todo el año y se reproducen en la comunidad. Podemos observarla por toda la región, aunque la Campiña Sur, la Serena, la ZEPA de Alange, la Albuera, entorno de Orellana y Sierra Brava, llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo son las mejores áreas.

Avutarda Otis tarda
Otis tarda
Avutarda, Jose Antonio Lagier

La avutarda es el ave más grande de la península ibérica, y también en Extremadura encontramos sus principales poblaciones. Habita en grandes llanuras desarboladas y cultivos extensivos tanto de secano como de regadío. Es muy desconfiada y la mejor manera de observarla es desde un vehículo. Sus principales núcleos poblacionales están en la Albuera, los llanos de Cáceres, la Serena y las dehesas situadas al oeste del embalse de Arroyo Conejos, en Llerena.

Calandria Melanocorypha calandra
Melanocorypha calandra
Calandria

Es la mayor de los aláudidos extremeños, de tamaño un poco mayor a una cogujada. Se caracteriza por las manchas negras que tiene a ambos lados del cuello y se alimenta de insectos, gusanos, lombrices y semillas. Tiene predilección por los cultivos de secano, pastizales, barbechos y campos desarbolados. Se distribuye por toda la región y no se encuentra amenazada, aunque las prácticas agrícolas modernas están influyendo negativamente en sus poblaciones.

Carraca europea Coracias garrulus
Coracias garrulus
Carraca europea, Jorge Lázaro

La carraca es un ave muy desconocida, que habita en las grandes llanuras Extremeñas con escaso o nulo arbolado. Del tamaño de una grajilla, y de alimentación insectívora, nos visita en primavera y verano para reproducirse. Es inconfundible gracias a sus vistosos colores verdes y azules y su población es cada vez más escasa. La zona de los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo es una muy buena zona para verla, ya que aprovechan las cajas nidos que hay instaladas en los postes de la luz cercanos.

Chotacabras cuellirrojo Caprimulgus ruficollis
Aves esteparias
Chotacabras cuellirojo

Mucho más común que su pariente, se diferencia principalmente por sus tonos más rojizos y su tamaño un poco mayor. Se distribuye prácticamente por toda la comunidad y tiene costumbres muy similares, frecuentando campos abiertos con vegetación arbustiva dispersa. También podemos observarlo en los linderos de los bosques. Al igual que el europeo, la mejor manera de avistarlo es buscarlo por los caminos al anochecer o al amanecer.

Chotacabras europeo Caprimulgus europaeus
Aves esteparias
Chotacabras europeo

Este extraño animal, del tamaño de una tórtola, tiene las alas y la cola tan largas que parece mucho más grande. Se encuentra en Extremadura durante la época de reproducción. Se alimenta de insectos desde que cae la tarde hasta que amanece, durante el día permanece inmóvil en el suelo y su plumaje realmente mimético le convierte en un ave muy difícil de observar. La mejor manera de avistarlo es buscarlo por los caminos de tierra durante el crepúsculo. El extremo norte de Cáceres junto con Monfragüe y Villuercas son los mejores puntos para observarlo.

Codorniz Coturnix coturnix
Coturnix coturnix
Codorniz

Es la más pequeña de las galliformes de la península, de tamaño poco mayor que un mirlo. Es migratoria y nos visita en primavera y verano para criar, aunque hay un porcentaje de individuos sedentarios que cada vez es mayor. Se alimenta principalmente de semillas e insectos y se distribuye por toda la región. Sus poblaciones se han reducido mucho en las últimas décadas debido a los cambios en las prácticas agrícolas y a la caza. Frecuenta cultivos de regadío aunque también podemos encontrarla en pastizales o cultivos de secano siempre que haya agua cerca.

Cogujada común Galérida cristata
Galerida cristata
Cogujada común, Álvaro de las Heras

Es uno de los habitantes más típicos y característicos de las áreas abiertas de la región. Muy habitual en zonas de cultivo, barbechos, páramos y demás llanuras con poca cobertura vegetal. Es muy típico verla por los caminos rurales en busca de pequeñas semillas o invertebrados. Es uno de los pájaros más abundantes en estos ecosistemas, aunque también se ha visto afectado negativamente por los cambios de las prácticas agrícolas.

Collalba rubia Oenante hispánica
Aves esteparias
Collalba rubia, Álvaro de las Heras

Este pajarillo del tamaño de un gorrión frecuenta los espacios abiertos de toda la comunidad. Se alimenta de todo tipo de pequeños invertebrados. Nos visita durante los meses de verano, pasando los inviernos en el norte de África y es relativamente confiada así que permitirá que nos aproximemos bastante.

Ganga ibérica Pterocles alchata
Pterocles alchata
Ganga ibérica, Mariano Cordero

Esta bella ave, del tamaño de una paloma, es típica de zonas semiáridas, estepas y cultivos de secano y su alimentación es casi exclusivamente granívora.. Al anidar en el suelo, la modificación de las prácticas agrícolas es una de sus principales amenazas y sus poblaciones están en clara recesión. Menos frecuente que su pariente la Ortega, las mejores zonas para observarla son los llanos de Cáceres y Trujillo, la Moheda Alta, la Campiña y la Serena.

Ganga ortega Pterocles orientalis
Pterocles orientalis
Ganga ortega

Al igual que su compañera, también se encuentra en franco declive. Se diferencia de la ganga ibérica por tener colores menos llamativos, ser un poco más grande, tener las plumas de la cola más cortas y tener el vientre negro. Comparten hábitats y podemos observarla prácticamente en las mismas zonas y además en los llanos de Cáceres, la Albuera y la Campiña sur.

Grulla común Grus grus
Aves esteparias
Grullas, Álvaro de las Heras

Una de las aves más grandes de Extremadura, en invierno visitan la comunidad decenas de miles de ejemplares (es su principal cuartel de invernada), llenando de vida las dehesas, lagunas y arrozales. Se alimenta de bellotas, semillas, invetebrados… y es muy común verla en sus desplazamientos diarios desde sus dormideros hacia sus zonas de almientación. Podemos verla por toda la comunidad, en los ecosisemas citados arriba.

Sisón común Tetrax tetrax
Tetrax tetrax
Sisón común, Jorge Lázaro

Catalogado como en peligro de extinción en Extremadura desde 2016, su declive poblacional en las 2 últimas décadas ha sido impresionante. Las modernas prácticas agrícolas le perjudican mucho y cada vez son más raros los avistamientos. Su principal hábitat son las llanuras cerealistas y las estepas desarboladas, y las mayores concentraciones las encontramos en la Campiña Sur, la Serena, la Albuera, la zona de Orellana y los llanos de Cáceres.

Tarabilla común Saxícola rubicola
Aves esteparias
Tarabilla común, Manuel Martin

Pequeño pajarillo de tamaño algo menor que un gorrión, es típico de dehesas abiertas, linderos y tierras de labor. Es muy frecuente verla en los caminos, subida encima de las paredes, alambradas o cables del tendido electrico. Presente durante todo el año en toda la región, se alimenta de pequeños insectos que localiza desde sus apostaderos. Actualmente es bastante frecuente y su población no se encuentra amenazada.

Totovía Lullula arborea
Aves esteparias
Totovía, Ángel Cañones

Del tamaño de un gorrión, aunque la he incluido en las aves esteparias, le gusta frecuentar los linderos de bosques y dehesas. Anida en el suelo y se alimenta tanto de insectos como de pequeñas semillas. Es muy común verla en lo alto de pequeños árboles emitiendo su canto característico. Ampliamente distribuida por toda la región, en la actualidad tampoco presenta problemas de conservación.

Triguero Miliaria calandra
Miliaria calandra
Triguero, Isaac Fdez Galisteo

Un poco mayor que un gorrión, es otra de las aves esteparias típicas. Ave de pico robusto, especializada en comer semillas aunque durante la reproducción también consume pequeños insectos. Es muy común observar su silueta en lo alto de postes o árboles secos cantando. Muy abundante en zonas de cultivo, pastizales, dehesas abiertas… también está presente por toda la región.

Agracedimientos nuevamente por estas fotos de aves esteparias a Alvaro de las Heras de Olive ecobirding, Jorge Lázaro, Isaac Fdez Galisteo, Manuel Martín y Mariano Cordero por las fotografías.

Aves del monte mediterráneo

Hay decenas de especies de aves del monte mediterráneo diferentes, pero para no extenderme demasiado, aquí os muestro las más significativas.

Abejaruco Merops apiaster
Aves del monte mediterráneo
Abejarucos, Ángel Cañones

Poco más grande que un estornino, es una de las aves del monte mediterráneo con un colorido más espectacular. Inunda de sonido el campo con su típico canto durante los meses de primavera y verano. Su alimentacion es insectívora y sobrevuela todo tipo de ecosistemas en busca de insectos voladores que atrapa con sus acrobáticos vuelos. Anida en galerías excavadas en taludes de tierra, generalmente cerca de ríos. Está pesente en toda la comunidad y pese a que el uso de insecticidas está repercutiendo negativamente en sus poblaciones, todavía sigue siendo abundante.

Abubilla Upupa epops
Upupa epops
Abubilla, Ángel Cañones

Otro ave insectívora con vistosos colores, que anida en oquedades de paredes o árboles secos. En Extremadura está presente todo el año (en la mitad norte de España es migratoria). Se caracteriza por una larga cresta a lo largo de toda su cabeza y sus alas blancas y negras. Frecuenta dehesas, cultivos y áreas con escaso arbolado. Se distribuye por toda la región en los ecosistemas citados anteriormente.

Alcaudón común Lanius senator
Aves del monte mediterráneo
Alcaudón común, Álvaro de las Heras

Este pequeño depredador se caracteriza por su «boina» de color rojo y por clavar sus presas en alambradas o púas de matorrales espinosos. Se alimenta tanto de invertebrados como de pequeños vertebrados, y es frecuente en dehesas y diversos tipos de bosques.  Es un ave estival en la península ibérica. Sus poblaciones están en ligero declive debido a las transformaciones del medio rural de las últimas décadas. Aun así sigue siendo una especie abundante y se distribuye por toda la comunidad.

Alcaudón meridional Lanius excubitor 
Lanus meridionalis
Alcaudón meridional, Álvaro de las Heras

El más grande de los alcaudones presentes en la península ibérica. Se diferencia del común en que todo su dorso es gris y su tamaño es mucho mayor. Tiene el mismo comportamiento depredador que el común, aunque es capaz de capturar presas bastante mayores. Acostumbra a posarse en postes de la luz y plataformas con cierta altura desde las cuales divisa a sus posibles presas. Es una especie sedentaria cuyas poblaciones también han sufrido un notable declive, pese a lo cual sigue estando presente en toda la región.

Alzacola Cercotrichas galactotes
Cercotrichas galactotes
Alzacola

Del tamaño de un gorrión y de color pardo rojizo con la cola anaranjada, suele levantarla muy a menudo, de ahí su nombre. Es un ave muy típica de olivares, viñedos, cultivos de almendros o higueras y los matorrales aledaños. Se alimenta de pequeños invertebrados: insectos, lombrices, gusanos… y visita la región para reproducirse. El abuso de pesticidas y las prácticas agrícolas modernas están repercutiendo negativamente en sus poblaciones.

Avión común Delichon urbicum
Delichon urbica
Avión común

De todos los aviones, es el más urbano y se reproduce principalmente en cornisas de edificios, aunque también puede reproducirse en grandes puentes. Es un ave insectívora que nos visita en la época calurosa para reproducirse y se alimenta de insectos que captura en vuelo. Se identifica fácilmente por su obispillo de color blanco. Su población es numerosa, estable y no sufre grandes amenazas.

Bisbita pratense Anthus pratensis
Anthus pratensis
Bisbita pratense

Del tamaño de un gorrión, está presente en cultivos de regadío, praderas y demás espacios abiertos con escaso arbolado. Su plumaje críptico hace que se camufle muy bien con el suelo y sea complicado de diferenciar. Presente en Extremadura durante la invernada, se alimenta de pequeños invertebrados y algunas semillas. A nivel global su población está en declive pero en Extremadura no se encuentra amenazada.

Colirrojo tizón Phoenicrurus ochruros
Phoenicurus ochruros
Colirrojo tizón

Del tamaño de un gorrión, se caracteriza por su color gris oscuro y la cola rojiza. Anida en zonas con rocas, cantiles, roquedos… pero también en construcciones humanas, ya que tolera bastante la presencia del hombre. Presente durante todo el año en la región, su población aumenta en invierno debido a micromigraciones de regiones más norteñas. Habita en cultivos, zonas ganaderas, dehesas… y se alimenta de insectos principalmente.

Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala
Sylvia melanocephala
Curruca cabecinegra, Ángel Cañones

Presente todo el año en Extremadura, es un habitante típico del matorral mediterráneo, además de dehesas, setos, zarzales, jardines… El macho es inconfundible por tener el dorso gris, la cabeza negra y un anillo ocular rojo. La hembra tiene colores más apagados con cabeza gris y dorso marrón. Este pequeño pajarillo se alimenta principalmente de insectos, aunque también puede comer bayas y frutos silvestres. Se distribuye por toda la región con una población en buen estado y en aumento.

Curruca mirlona Sylvia hortensis
Sylvia hortensis
Curruca mirlona

Es la curruca extremeña de mayor tamaño y se caracteriza por su antifaz de color negro, capirote oscuro y su destacado ojo pálido. Tiene predilección por las dehesas de encinas y bosques abiertos cálidos, denotando su presencia con su canto. Se encuentra más cómoda entre las copas de los árboles que otras currucas, más acostumbradas a moverse entre el matorral. Se alimenta de insectos y pequeños frutos silvestres durante los meses cálidos y en invierno emigra a África. Su población no se encuentra amenazada y está presente por toda la región, siempre que existan los hábitat citados arriba.

Curruca rabilarga Sylvia undata
Aves del monte mediterráneo
Curruca rabilarga

Es una curruca de pequeño tamaño, inconfundible por sus colores: azul apagado el dorso y color vino pecho y vientre. También tiene la cola muy larga, generalmente erguida y está muy ligada al matorral mediterráneo denso. Presente todo el año en Extremadura, se alimenta de insectos en primavera y verano, cambiando a frutos y semillas en otoño e invierno. Su hábitat está en expansión (principalmente matorrales de jara y brezo), por lo cual sus poblaciones no están amenazadas.

Escribano montesino Emberiza cia
Aves del monte mediterráneo
Escribano montesino, Ángel Cañones

De tamaño similar a un gorrión, se caracteriza por su dorso pardo y sus 3 franjas negras en su cabeza, de color gris. Habita en laderas con matorral bajo y espinoso, con algún árbol disperso. Se distribuye por toda Extremadura, siempre que encontremos estos hábitat. Se alimenta principalmente de semillas y brotes, aunque también puede comer insectos. Presente todo el año y frecuente en los ecosistemas en los que habita, actualmente no tiene problemas de conservación.

Golondrina común Hirundo rustica
Aves del monte mediterráneo
Golondrina común, Mariano Cordero

Ave típica de nuestros pueblos, presente prácticamente en todos ellos, acostumbra a anidar en todo tipo de edificios del mundo rural. Su alimentación está compuesta principalmente por insectos. A finales del verano regresa a África para pasar el invierno. Es muy abundante aunque el  uso generalizado de insecticidas también está repercutiendo negativamente en sus poblaciones.

Golondrina dáurica Cecropis daurica
Cecropis daurica
Golondrina dáurica, Imran Shah

Similar a la golondrina común, se diferencia de esta por sus manchas ocres en  nuca y obispillo, que es blanquecino al igual que en el avión común. Mucho menos abundante que la común, también menos asociada a medios rurales, construye sus nidos en puentes y edificios. Es insectívora y especialmente abundante en los puentes del Tajo y Almonte en el embalse de Alcántara.

Gorrión común Passer domesticus
Passer domesticus
Gorrión común, Isaac Fdez Galisteo

Probablemente el pájaro más frecuente en la península Ibérica, ha evolucionado de modo que su existencia está totalmente ligada al hombre. Esta dependencia es tal que cuando un pueblo queda despoblado, los gorriones no tardan en desaparecer. Es el ave urbana y rural por excelencia, reproduciéndose en las propias zonas urbanas y alimentándose en los alrededores. Es un ave principalmente granívora, aunque no desdeña frutos, desperdicios de comida, insectos… y la encontramos por toda la región.

Jilguero Carduelis carduelis
Carduelis carduelis
Jilguero

Otra de las aves del monte mediterráneo más comunes, es claramente inconfundible por su cara roja y bandas blanca y negra en la cabeza. Su canto es muy agradable por lo cual algunos ejemplares son capturados y enjaulados. Presente todo el año en la región, su alimentación típica son las semillas de cardo aunque la complementa con yemas de flores y otras semillas. Se adapta a una gran cantidad de hábitats siempre que haya algo de arbolado. A veces forma grupos mixtos con otras especies: pardillos, verdecillos o verderones.

Mirlo común Turdus merula
Aves del monte mediterráneo
Mirlo común, Manuel Martín

Uno de los habitantes más típicos de nuestros pueblos y ciudades, a diferencia del gorrión puede sobrevivir perfectamente alejado de la presencia humana. Se diferencia del también abundante estornino por su pico amarillo y su cola mucho más larga. Sus hábitat naturales son las riberas, dehesas, matorrales… Además puede habitar en cultivos frutales, huertas, parques y jardines. Se alimenta tanto de gusanos, lombrices e insectos como de todo tipo de frutos y bayas. Muy abundante en Extremadura, se distribuye por toda la región.

Paloma torcaz Columba palumbus
Columba palumbus
Paloma torcaz

Otra de las típicas aves del monte mediterráneo, muy abundante en los encinares y alcornocales extremeños. Hay una importante población residente y reproductora, que se ve reforzada por decenas de miles de individuos que vienen en invierno desde los países del noreuropeos. En ocasiones podemos presenciar bandos de cientos o incluso miles de individuos en la época migratoria.

Perdiz roja Alectoris rufa
Aves del monte mediterráneo
Perdiz roja Álvaro de las Heras

Pieza clave en los ecosistemas extremeños, debido a la escasez de conejos, se ha convertido en una de las principales presas para algunos depredadores amenazados. Aunque adapta a todo tipo de entornos, tiene predilección por los ecotonos entre el monte mediterráneo, dehesas pastizales y los cultivos de secano, donde muchas veces se alimenta. Habitualmente se encuentra en grupos que van desde 3 o 4 hasta 20 individuos. Es especialmente abundante allí donde no sufre una gran presión cinegética y se distribuye por toda la región.

Petirrojo Erithacus rubecula
Erithacus rubecula
Petirrojo, Ángel Cañones

Pajarillo un poco más pequeño que un gorrión, se caracteriza por su pecho rojo anaranjado y sus melodiosos cantos. En invierno está presente en toda la región pero sólo se reproduce en el tercio norte. En invierno podemos encontrarlo en todo tipo de medios mediterráneos, llegando a instalarse incluso en parques y jardines. De hábitos principalmente insectívoros, también puede alimentarse de pequeños frutos y semillas.

Rabilargo Cyanopica cyana
Aves del monte mediterráneo
Rabilargo

Córvido de pequeño tamaño pero muy vistosos colores, destaca por su larga cola de color azul, al igual que el extremo de sus alas. Se desplaza en grandes grupos en busca de comida, alimentándose de todo tipo de frutos e invertebrados, aunque tampoco le hace ascos a pequeños vertebrados. Pocas aves del monte mediterráneo tienen mejor capacidad de adaptación. Es muy abundante en prácticamente todas las dehesas, cultivos de frutales, olivares, viñas, riberas y pinares de la comunidad.

Tórtola común Streptopelia turtur
Streptopelia turtur
Tórtola común, Álvaro de las Heras

Esta pequeña «paloma» es una de las especies cuyas poblaciones se han visto reducidas más drásticamente en las últimas décadas. La pérdida de hábitats, prácticas agrícolas que no la benefician en absoluto han incidido negativamente en sus poblaciones. La excesiva presión cinegética no ha hecho más que agravar  este declive. Es un habitante típico de dehesas, cultivos y bosques de ribera. A finales del verano se alimenta casi exclusivamente de grano en los rastrojos, para acopiar grasas de cara a su migración hacia África. Está presente en toda la comunidad.

Urraca Pica pica
Aves del monte mediterráneo
Urraca

Es una de las aves del monte mediterráneo más inteligentes, si no la que más y se caracteriza por una increíble capacidad de adaptación. Ha conquistado todo tipo de hábitats, incluidos pueblos y ciudades en los cuales su población se ha disparado. Sus colores blancos y negros la hacen inconfundible y es especialmente abundante en dehesas, bosques de ribera y parques urbanos. Se alimenta principalmente de pequeños vertebrados, huevos, fruta, carroña… pudiendo asociarse para cazar en grupo presas más grandes como los gazapos. Presente todo el año en la región, con una población claramente al alza.

Vencejo común Apus apus
Apus apus
Vencejo común

De color marrón grisáceo, solo destaca en él su garganta ligeramente blanquecina. Grandes voladores, capturan todos los insectos de los que se alimentan en el aire, pudiendo llegar a dormir volando. En la época de cría utilizan huecos de todo tipo de edificios o incluso palmeras para anidar. Presentes en primavera y verano en la región, sus estridentes chillidos inundan de sonido los pueblos al atardecer. Su gran capacidad de vuelo les permite distribuirse por todo tipo de hábitats, siendo el único condicionante la disponibilidad de lugares de anidamiento en la época reproductiva.

Zorzal charlo Turdus viscivorus
Turdus viscivorus
Zorzal charlo, Ángel Cañones

De mayor tamaño que el zorzal común (más del doble), y con el dorso un poco más apagado es fácilmente indentificable. Lo encontramos en bosques no demasiado densos de robles, encinas, alcornoques, pinos y castaños. Se alimenta tanto de invertebrados como de pequeños frutos y pese a ser una especie cinegética sus poblaciones no están amenazadas. Se distribuye por toda la región, siendo un poco más escaso en la mitad sur de la provincia de Badajoz.

Zorzal común Turdus philomelos
Aves del monte mediterráneo
Zorzal común, Ángel Cañones

Una de las aves del monte Mediterráneo más comun, acude a invernar en gran número a Extremadura. Su población todavía es abundante, aunque se ha reducido mucho por la sobreexplotación cinegética. Se alimenta tanto de pequeños invertebrados como de frutos, bayas y semillas. Es muy frecuente en dehesas, matorrales, olivares, viñedos… También abunda en bosques y se adapta prácticamente a cualquier tipo de ambiente, siempre que haya árboles cerca.

Agradecimientos por las fotos a Mariano Cordero, Álvaro de las Heras y a Ángel Cañones

Aves de montaña

En este post he decidido incluir las aves de montaña, pero también las rupícolas, que no necesariamente tienen por qué estar asociadas a cadenas montañosas.

Acentor alpino Prunella collaris
Aves de montaña
Acentor alpino, Álvaro de las Heras

Presente principalmente en las faldas de Gredos, se reproduce en matorrales y es una de las aves de montaña que habita en zonas de mayor altitud. Es bastante confiado, por lo que nos dejará acercarnos bastante. Se alimenta de invertebrados y se diferencia del acentor común por su característico collar blanco, especialmente presente con el plumaje recién mudado. También podemos localizarlo en las Villuercas, sierra de Tiros y las sierras centrales de Badajoz en invierno.

Acentor común Prunella modularis
Prunella modularis
Acentor común

De tamaño similar al acentor alpino, su distribución es mucho más amplia, ocupando altitudes más bajas que este en las sierras extremeñas. Frecuente en zonas de matorral y sotobosque presentes en las laderas de dichas sierras, la mayor parte de las poblaciones extremeñas son sólo invernantes. Hay dos núcleos reproductores interesantes en la zona norte de la provincia de Cáceres y en las Villuercas, pudiendo encontrarlo por todo el territorio durante los meses de invierno.

Avión roquero Ptyonoprogne rupestris
Ptyonoprogne rupestris
Avión roquero, Álvaro de las Heras

De color más pardo que el avión común, anida en cortados rocosos y acantilados y es la única especie de su categoría que no emigra a África en invierno. Lo incluyo dentro de las aves de montaña debido a su predilección por ecosistemas rocosos. Su hábitat lógicamente estará ligado a estas estructuras y los mejores puntos para observarlos son la sierra de Tiros, la zona de Puerto Peña, Monfragüe, la Vera y el vallde del Jerte. También es abundante en la zona de los Llanos de Cáceres, en la que suele hacer sus nidos en los puentes.

Avión zapador Riparia riparia
Riparia riparia
Avión zapador

Es el más pequeño de los aviones y acostumbra a anidar en grandes colonias en taludes arenosos de los ríos. De colores más apagados que el avión común, se identifica fácilmente por la banda que tiene en el pecho. También se alimenta de insectos que captura exclusivamente en vuelo y en invierno emigra a África. Su presencia es dispersa en la región y su población sufre grandes fluctuaciones. No obstante durante la época migratoria se pueden observar bandos de cientos de ejemplares de paso provenientes de países europeos.

Chova piquirroja Phyrrocorax phyrrocorax
Aves de montaña
Chova piquirroja

Especie de córvido únicamente presente en zonas de roquedos, riscos y sierras escarpadas. Un poco mayor una grajilla, se caracteriza por su pico y patas de color rojo. A diferencia de otros córvidos, su dieta se basa principalmente en invertebrados. En Extremadura es más bien escasa, pero podemos localizarla en Monfragüe, las Villuercas, sierras de Pela y Tiros y en la Campiña Sur.

Collalba gris Oenanthe oenanthe
Oenanthe oenanthe
Collalba gris, Mariano Cordero

A diferencia de la collalba rubia, las collalbas gris y negra las englobamos dentro de las aves de montaña. En Extremadura sólo la encontramos al norte de la provincia de Cáceres, siendo mucho más común en Castilla y León. De costumbres también insectívoras, se adapta a todo tipo de ambientes y se encuentra especialmente cómoda con la altitud, de ahí que podamos encontrarla en Gata, las Hurdes o Gredos.

Collalba negra Oenanthe Leucura
Oenanthe Leucura
Collalba negra, Álvaro de las Heras

La tercera y última especie de collalba presente en la península y en la región. Típica de zonas áridas, con escarpes rocosos o muros, su alimentación también es insectívora. Ligeramente mayor a sus parientes, su color negro la hace inconfundible. Se encuentra presente todo al año en la región y podemos observarla prácticamente por toda la comunidad.

Cuervo grande Corvus corax
Corvus corax
Cuervo grande, Ángel Cañones

Es el mayor córvido presente en la región y la península. Como todos ellos destaca por su gran capacidad de adaptación, tanto a nivel de hábitat como de alimentación. Es más abundante en las zonas en las que hay cortados de roca en los que anida, no obstante se adapta a cualquier ecosistema. También puede llegar a criar en grandes árboles o torres de construcción eléctrica. Su dieta es omnívora, se alimenta de todo lo que encuentra: pequeños animales, huevos, placentas, grano, frutos… Se distribuye por toda la comunidad, siempre que encuentre zonas propicias para anidar cerca.

Curruca zarcera Sylvia communis
Sylvia communis
Curruca zarcera

Pájaro muy pequeño cuyo macho se caracteriza por tener un «capirote» gris azulado. Tanto el macho como la hembra tienen la garganta blanca. Muy típico de los matorrales de montaña, se reproduce únicamente en las sierras del norte de Cáceres. Despues de la reproducción se distribuye por toda la región para acabar emigrando a África en invierno. Le gustan las zonas con mosaico de bosquecillos, matorrales, setos y prados en las cuales se alimenta de pequeños insectos.

Grajilla Corvus monedula
Corvus monedula
Grajilla, Álvaro de las Heras

Córvido del tamaño de una paloma, muy social acostumbra a desplazarse en grupos numerosos en su día a día. Muy oportunista, se aprovecha de cualquier tipo de comida que pueda encontrar: insectos, pequeños reptiles, roedores, frutos… Acostumbra a anidar en iglesias, cortijos y edificios antiguos con oquedades. Pese a haberla incluido dentro de las aves de montaña, su enorme capacidad de adaptación le permite estar presente en casi toda la región, siendo especialmente abundante en la sierra de Tiros, las sierras centrales de Badajoz, la sierra de Pela y la zona del azud de Badajoz.

Papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca
Aves de montaña
Papamoscas cerrojillo

Pequeño pajarillo con el pico muy fino cuyo macho es característico por sus colores blancos y negros. Cría en las zonas forestales de los macizos montañosos, por encima de los 1000 metros. En Extremadura por tanto sólo cría en Gredos, aunque luego se distribuye por toda la región. Se alimenta de pequeños insectos que acecha desde árboles o arbustos que le sirven de atalaya. Su población está en pequeño declive por diversos factores entre los que se encuentran un hábitat fragmentado y una gestión forestal que no le favorece.

Pechiazul Luscinia svecica
Luscinia svecica
Pechiazul

Inconfundible por el color azul de su garganta, este bello pajarillo se reproduce únicamente en Gredos, por encima de los 1800 m. Selecciona ambientes alpinos en los que haya mosaico de matorrales, bosquecillos y prados. En Extremadura tenemos 2 poblaciones, la invernante que viene del Norte de Europa y la sedentaria. Es una especie bastante escasa, no obstante además de en Gredos, podemos observarla en Vegas Altas del Guadiana o Almaraz en invierno. Se alimenta principalmente de insectos aunque complementa su dieta con semillas y algunos vegetales.

Roquero rojo Monticola saxatilis
Aves de montaña
Roquero rojo, Imran Shah

Una de las 2 especies de roquero presentes en Extremadura, cuyos colores son inconfundibles, especialmente en los machos adultos. Muy escaso tanto en la península como en Extremadura, su hábitat ideal son los matorrales de alta montaña (siempre por encima de los 1000m) con escaso arbolado. Es un ave estival en la península, y se alimenta de insectos. La zona del Sistema Central, Villuercas y Monfragüe son los mejores puntos para observarlo.

Roquero solitario Monticola solitarius
Aves de montaña
Roquero solitario, Mariano Cordero

Este ave del tamaño de un zorzal destaca por sus colores azules. Habitante típico de zonas de sierra, gusta mucho de frecuentar los roquedos, ruinas, murallas, castillos y demás edificios localizados a cierta altitud. Se alimenta de pequeños invertebrados llegando a cazar también pequeñas lagartijas. Las sierras de Tiros, Pela, sierras centrales de Badajoz, Villuercas, cortados del embalse de Alcántara, Monfragüe y la Vera son zonas en las que es habitual.

Vencejo real Apus melba
Aves de montaña
Vencejo real, Álvaro de las Heras

El más grande de los vencejos, se caracteriza por su vientre blanco lo cual le hace inconfundible en la distancia. Suele anidar cerca del agua, en huecos de puentes, grietas y cortados rocosos de ríos y embalses. En invierno emigra a África. En el muro del embalse de Alange se encuentra la mayor colonia reproductora de Extremadura. También podemos ver núcleos interesantes en la sierra de Pela, la ciudad de Badajoz, la sierra de las Villuercas o Monfragüe.

Agradecimientos a Ángel Cañones, Mariano Cordero y Álvaro de las Heras por las fotos

Rapaces nocturnas

Búho real Bubo bubo
Bubo bubo
Búho real, Ángel Cañones

Dentro de las rapaces nocturnas, esta es la de mayor tamaño. Tiene unas garras terríblemente fuertes y puede acabar en segundos con la vida de presas del tamaño de un conejo o una liebre. Habita en laderas de bosque mediterráneo con presencia de cortados de piedra donde acostumbra a anidar. Realiza largos desplazamientos en sus noches de caza, en las cuales captura todo tipo de animales. Es un superdepredador que puede llegar a capturar otras rapaces, carnívoros e incluso pequeños zorros. Como todo superdepredador, sus densidades no son elevadas, pero Extremadura presenta unas poblaciones muy interesantes. Las mejores zonas para observarlo son la sierra de Tiros, sierras centrales de Badajoz, San Pedro, Orellana, Villuercas, llanos de Cáceres, Monfragüe, Canchos de Ramiro y Tajo Internacional.

El canal de las dehesas que bordea el embalse de Orellana es un excelente lugar para avistarlo.

Búho chico Asio otus
Asio otus
Búho chico, Ángel Cañones

Esta rapaz nocturna de mediano tamaño, se caracteriza por sus grandes penachos a modo de orejas. Anida en los troncos de árboles grandes y posee hábitos exclusivamente nocturnos. Se alimenta principalmente de ratones y topillos aunque ocasionalmente también de pequeñas aves. Es un ave forestal, y está presente en bosques de todas las especies: encinas, alcornoques, robles, coníferas, bosques de ribera… En invierno muchos individuos centroeuropeos emigran a Extremadura agrupándose en dormideros. El resto del año no se agrupa y solemos encontrarnos individuos solitarios. Presente en toda la comunidad, podríamos destacar su presencia en las dehesas de la Campiña Sur y la Albuera y los bosques de la sierra de Gata.

Búho campestre Asio flammeus
Rapaces nocturnas
Búho campestre, Isaac Fdez Galisteo

También de tamaño mediano, destaca por el intenso color amarillo de sus ojos. De costumbres muy diferentes a los anteriores, habita principalmente  campos de cereal y zonas de vegetación palustre. Anida  en el suelo y se alimenta principalmente de pequeños roedores. Suele comenzar a cazar al atardecer, por lo cual es el mejor momento para observarlo. Algunos individuos se reproducen en la región aunque el grueso de la población es invernante. Sus poblaciones son muy fluctuantes ya que se desplazan bastante en función de las explosiones demográficas de topillos.

Lechuza común Tyto alba
Tyto alba
Lechuza común, Ángel Cañones

Rapaz muy cosmopolita, probablemente la más abundante de las rapaces nocturnas en la región. Suele anidar en iglesias, cortijos y otros edificios con oquedades. Normalmente se alimenta de pequeños roedores, aunque también puede cazar pequeños pajarillos mientras duermen. Presente en toda Extremadura, sus poblaciones están en clara regresión desde hace décadas. Esto se debe principalmente a las modernas prácticas agrarias (monocultivos, uso de pesticidas, etc). Activa a partir del crepúsculo, los mejores lugares para avistarla son las propias poblaciones. Entre ellas podríamos destacar las que presentan grandes edificios de piedra y se encuentren cerca de zonas de cultivo.

Cárabo común Strix Aluco
Rapaces nocturnas
Cárabo, Ángel Cañones

De un tamaño similar a la lechuza, pero con unos colores mucho más miméticos con los bosques en los que habita. Todo tipo de bosques, riberas arboladas incluso parques urbanos constituyen su hábitat. No obstante está  menos ligado a la presencia humana que la lechuza. Se alimenta sobre todo de roedores pero también de pequeños pajarillos o invertebrados. Es muy característico de la especie el ulular inconfundible a partir del anochecer. Abundante en las dehesas de Jerez, la zona de la Albuera, Villuercas, San Pedro, Gata, la Vera y Valle del Jerte.

Mochuelo europeo Athene noctua
Athene noctua
Mochuelo europeo, Mariano Cordero

Rapaz de pequeño tamaño, de hábitos principalmente nocturnos pero también crepusculares. Podemos observarla en encinares, olivares y zonas de cultivo en las cuales se alimenta principalmente de invertebrados. Es frecuente verlo en árboles secos, edificios semiderruidos desde los cuales inicia sus excursiones nocturnas. Relativamente abundante, también podemos localizarlo por su canto característico al anochecer. Está presente en toda la región durante todo el año.

Autillo Otus scops
Rapaces nocturnas
Autillo, Ángel Cañones

El autillo es la más pequeña de las rapaces nocturnas extremeñas. Su plumaje se confunde a la perfección con los troncos de los árboles en los que habita. Muy forestal, aunque también podemos encontrarlo en grandes parques urbanos. Se alimenta de pequeños invertebrados como saltamontes, grillos, polillas… y podemos detectar su presencia por su canto. Presente en Extremadura en primavera y verano, emigra a África en los meses más fríos. Aunque lo podemos encontrar por toda la región, la zona del valle del Jerte destaca por sus poblaciones.

Agradecimientos a Ángel P. Cañones, Isaac Fernández Galisteo y Mariano Cordero por las fotografías.

Aves acuáticas

Debido al gran número de embalses, grandes lagunas y demás zonas húmedas, Extremadura es una de las comunidades más ricas en avifauna asociada a ecosistemas acuáticos. Dentro de las aves acuáticas voy a englobar a todas las aves asociadas a los medios acuáticos, seleccionando las más representativas de la región.

Anátidas. Aves acuáticas

Anade friso Mareca strepera
aves acuáticas
Ánade friso

Del tamaño de un azulón, es uno de los ánades con colores más discretos. Habita en masas de agua abiertas, tranquilas y someras en las cuales se alimenta de vegetales acuáticos. En la época de reproducción requiere de la presencia de vegetación emergida e islotes para anidar. Presente todo el año en Extremadura, en invierno su población se incrementa con ejemplares europeos. Al tener ciertas exigencias en cuanto al hábitat, su población sufre fluctuaciones y actualmente no es muy abundante. No tolera en exceso la presencia humana.

Anade rabudo Anas acuta
Aves acuáticas
Ánade rabudo

Es el ánade más estilizado y se caracteriza por su cabeza negra (en el macho) y su larga cola. Se alimenta de vegetales acuáticos y pequeños invertebrados. Muy abundante en los embalses de Sierra Brava y Alcollarín. También podemos observarlo en Orellana, Cornalvo, los Canchales y la Albuera.

Ánade real Anas platyrhynchos
aves acuáticas
Ánade real, Manuel Martin

Probablemente la más común de las aves acuáticas en Extremadura y en España es el ánade real o azulón. De distribución mundial, es capaz de desenvolverse en prácticamente todas las masas acuáticas, incluidas las urbanas. Además de la importante población residente, Extremadura recibe en invierno numerosos ejemplares procedentes de países europeos. Se alimenta tanto de plantas acuáticas como de pequeños vertebrados o invertebrados.

Ansar común Anser anser 
aves acuáticas
Ansar común

Es la mayor de las aves acuáticas que podemos observar en Extremadura y en la península ibérica. Nos visita en invierno y las vegas altas del Guadiana albergan sus mayores concentraciones. Junto con el embalse de Valdecañas son los mejores puntos para observarlo, con varios miles de ejemplares visitandolos anualmente. Le gusta alimentarse tanto en humedales someros como en cultivos de cereal, arrozales y maizales.

Cerceta común Anas crecca
aves acuáticas
Cerceta común

Es el más pequeño de los patos extremeños y su plumaje es realmente bello, especialmente en los machos. Común en embalses, lagunas y balsas de riego, se alimenta de vegetación e invertebrados acuáticos. Muy abundante en invierno, emigra al norte de europa para reproducirse. Podemos encontrarla por toda la región y no se encuentra especialmente amenazada. No obstante no es muy tolerante a la presencia humana, lo cual sumado a la pérdida de hábitat hacen que sus poblaciones no sean muy numerosas.

Ganso del nilo Alopochen aegyptiaca
Alopochen aegyptiaca
Ganso del Nilo, Manuel Martin

De tamaño ligeramente más pequeño que un ánsar común, este ganso alóctono, proveniente de África se ha instalado en los embalses extremeños en los últimos años, y sus poblaciones están creciendo exponencialmente. Destaca por su colorido y por su estridente chillido cuando se ve amenazado. Actualmente hay poblaciones estables en los embalses de Sierra Brava, Orellana, Zújar, la Serena y García Sola.

Pato Colorado Netta rufina
Aves acuáticas
Pato colorado

Este bonito pato buceador presenta un dimorfismo sexual acusado entre el macho y la hembra. El macho es especialmente bonito con la cabeza de color chocolate y el pico rojo intenso. En Extremadura se reproduce en el embalse de Orellana, en el de Portaje y en el pequeño embalse de Morantes. No es muy frecuente y se encuentra en un estado delicado de conservación en la categoría de vulnerable.

Pato cuchara Anas clypeata
aves acuáticas
Pato cuchara

Es un pato que se caracteriza por su pico muy largo y aplanado, cuyo macho presenta un plumaje nupcial muy vistoso. Más invernante que reproductor, se reproce no obstante en algunas zonas de la península, y Extremadura está entre ellas. Le gustan los humedales con escasa profundidad y ricos en vegetación subacuática. Los mejores puntos para observarlo son: la ciudad de Badajoz, la Albuera, los embalses de Cornalvo, los Canchales, Sierra Brava, Cubilar y Orellana.

Porrón europeo Aythya ferina
Aves acuáticas
Porrón europeo

Pato buceador con cierto parecido al pato colorado. Los machos se diferencian por tener el dorso claro y el pico negro. Se alimenta de invertebrados y gusta de aguas limpias, con abundante vegetación. En Extremadura se reproduce en los llanos de Cáceres, vegas altas del Guadiana y la Albuera, aunque durante la invernada podemos verlo por otras zonas de la comunidad.

Silbón europeo Anas penelope
aves acuáticas
Silbón europeo

Ánade invernante en la región, con un bello plumaje. Presenta un dimorfismo sexual marcado, al igual que el resto de ánades, caracterizándose el macho por su cabeza chocolate y cuerpo gris. Frecuenta embalses y lagunas, en los cuales se alimenta de hojas, raíces, bulbos o rizomas. Su población es relativamente estable, aunque no es abundante en la región. Los embalses de Valuengo, Arroyo Conejos, Orellana, los Canchales y las lagunas de la Albuera son buenos puntos para observarlo.

Somormujo lavanco Podiceps cristatus
aves acuáticas
Somormujo lavanco

Ni el somormujo ni el zampullín son de la familia de las anátidas, pero he decidido incluirlos aquí por similitudes. Es una de las aves acuáticas cuyas poblaciones han crecido más en los últimos años. Buceador, se alimenta principalmente de peces, aunque ocasionalmente puede consumir invertebrados o pequeños anfibios. Es especialmente llamativo su cortejo nupcial, momento en el que su plumaje adquiere colores muy llamativos con una especie de cresta y penachos característicos. No resulta especialmente exigente en cuanto a la calidad de las aguas o la vegetación palustre y se distribuye por toda la región.

Zampullín común Tachybaptus ruficollis
Tachybaptus ruficollis
Zampullín común, Ángel Cañones

Es una de las aves acuáticas más pequeñas, y tiene la capacidad de mantenerse sumergido durante varios minutos en el agua. Se alimenta principalmente de invertebrados acuáticos, aunque también de pequeños anfibios y alevines en sus inmersiones. Se reproduce en lagunas o estanques con abundante vegetación flotante, pero en invierno también es muy común en embalses. Posee una gran capacidad para colonizar nuevos hábitats y actualmente está presente en toda la región.

Garzas y cigüeñas. Aves acuáticas

Avetorillo Ixobrychus minutus
Ixobrychus minutus
Avetorillo

Una de las garzas más pequeñas, del tamaño de una paloma, es frecuente en riberas, lagunas y embalses de abundante vegetación donde pasa inadvertido. Normalmente se localiza cuando cruza volando de una orilla a otra, o por su canto. Más frecuente en primavera y verano, en invierno la mayoría de los ejemplares emigran a África. Se alimenta de pequeños vertebrados e invertebrados acuáticos y podemos encontrarlo por toda la región siempre que exista el hábitat adecuado. Su población no es muy numerosa, aunque la dificultad para avistarlo impide tener datos suficientes.

Avetoro Botaurus stellaris
Botaurus stellaris
Avetoro

Esta peculiar ave de la familia de las garzas presenta una extraordinaria capacidad para camuflarse entre la vegetación de ribera. Cuando se siente amenazado estira el cuello orientando el pico hacia arriba y se confunde a la perfección con carrizos y espadañas. Su canto es muy potente, se asemeja al mugido de un toro, de ahí su nombre. Se encuentra en peligro de extinción, aunque en ligera recuperación, y es una de las aves acuáticas más difícil de ver, podemos verlo si somos muy afortunados en el embales de Almaraz y en algunos tramos del río Guadiana.

Cigueña blanca Ciconia ciconia
Aves acuáticas
Cigueña blanca, Isaac Fdez Galisteo

A diferencia de la negra, la cigüeña blanca es cada vez más común, y un porcentaje mayor cada año se queda a pasar el invierno en la región. Anida típicamente en los campanarios de los pueblos, en el campo utiliza árboles elevados, postes de la luz, edificios abandonados… cualquier plataforma lo suficientemente alta  con difícil acceso a los depredadores es válida para ella. Aunque se mueve típicamente por ecosistemas acuáticos, es capaz de aprovechar los pastizales y las zonas de cultivo también para alimentarse de pequeños vertebrados.

Cigueña negra Ciconia nigra
Ciconia nigra
Cigueña negra, Mariano Cordero

Una de las aves acuáticas más icónicas de la región, en peligro de extinción por la pérdida de sus hábitats, encuentra en Extremadura sus principales núcleos de cría. De costumbres totalmente diferentes a la cigüeña blanca, no tolera la presencia humana y necesita tranquilidad para su reproducción. Gran parte de las limitaciones de navegación de los embalses extremeños se realizan para proteger a esta especie, por lo cual debemos ser muy cuidadosos para molestarla lo mínimo posible cuando la avistemos. Podemos observarla en la sierra de Gata, Gabriel y Galán, embalse de Alcántara, Monfragüe, embalse de la peña del Águila, embalse de los molinos en las Villuercas, Sierra Brava y por supuesto el embalse de Orellana.

Espátula común Platalea leucorodia
Platalea leucorodia
Espátula, Isaac Fdez Galisteo

Su característico pico ancho en su extremo, su color blanco y su gran tamaño la hacen inconfundible, incluso en la distancia. Prefiere humedales poco profundos donde se alimenta de invertebrados acuáticos al igual que pequeños peces o anfibios. La mayor parte de la población emigra a África en invierno, si bien un porcentaje cada vez mayor se queda en la región durante todo el año. Podemos verla en el embalse de Gabriel y Galán, Almaraz, los Canchales, la Albuera o el embalse de Alange, entre otros lugares.

Flamenco común Phoenicopterus roseus
Phoenicopterus roseus
Flamenco común, Álvaro de las Heras

Visitante habitual en zonas costeras del mediterráneo pero ocasional en Extremadura, en los últimos años ha habido varios avistamientos en los embalses de los Canchales y Sierra Brava. De aspecto inconfundible, es una de las aves de mayor tamaño que podemos observar en la región y en la península. Nos visita en invierno y su tendencia poblacional en los últimos años es positiva. Se alimenta de todo tipo de invertebrados, desde pequeños crustáceos a larvas o protozoos, que captura en humedales con poca profundidad.

Garceta común Egretta garzetta
Egretta garzetta
Garceta común, Álvaro de las Heras

Esta pequeña garza se caracteriza por tener el plumaje entero de color blanco. Su pico y patas de color negro hacen que se diferencie fácilmente de la garcilla bueyera en la distancia. Es relativamente abundante y habita en humedales con orillas poco profundas, en las cuales se alimenta de pequeños peces, invertebrados y anfibios. Está presente todo el año en la región y acostumbra a alimentarse en solitario. Anida en árboles de gran porte, formando colonias mixtas con otras garzas.

Garceta grande Ardea alba
Aves acuáticas
Garceta grande, Álvaro de las Heras

Es la garceta de mayor tamaño, casi tan grande como la garza imperial. Sus poblaciones están recuperándose, siendo cada vez más frecuente como especie invernante, incluso se ha constatado la reproducción de algunas parejas en los últimos años en la región. El embalse de Almaraz vuelve a ser un excelente sitio para avistarla, así como el azud de Badajoz o el embalse de Sierra Brava.

Garcilla bueyera Bubulcus ibis
Bubulcus ibis
Garcilla bueyera, Álvaro de las Heras

Esta pequeña garcilla es muy común en la región, de color blanco, aunque presentan unas plumas anaranjadas en cabeza y cuello en la época nupcial. Su presencia está mucho menos ligada al medio acuático que la de otros ardeidos, aunque suele criar en colonias cerca de masas de agua. Es muy típico ver bandos de estas aves entre el ganado, en dehesas y pastizales, alimentándose tanto de invertebrados como de pequeños vertebrados. Su población está en franca expansión, pudiendo encontrarla por toda la región.

Garcilla cangrejera Ardeola ralloides
Ardeola ralloides
Ejemplar juvenil

Del mismo tamaño que la frecuente garcilla bueyera, se diferencia de esta principalmente por sus colores, teniendo el pico azul y el dorso ocre. Es una garza muy escasa en Extremadura, presentando sus principales núcleos poblacionales en Orellana, Sierra Brava, los Canchales, azud de Badajoz y sobre todo Almaraz.

Garza imperial Ardea purpurea
Aves acuáticas
Garza imperial, Álvaro de las Heras

De tamaño ligeramente inferior a la garza real, es infinitamente más escasa y muy esquiva, por lo que avistarla es motivo de alegría. En Extremadura se encuentra muy localizada, siendo zonas de cría y por tanto buenos lugares para su avistamiento la propia ciudad de Mérida, el azud de Badajoz, el río Zújar, el embalse de Alqueva y el embalse de Almaraz. Aunque es una de las aves acuáticas más escasa, podemos avistarla también con cierta frecuencia a lo largo del río Guadiana .

Garza real Ardea cinerea
Aves acuáticas
Garza real, Manuel Martin

Es una de las aves acuáticas de gran tamaño más comunes, rara es la masa de agua (charca, laguna, río o embalse) en el cual no podamos observarla. De tamaño un poco superior a la imperial y colores más grisáceos, es una especie típica de los ecosistemas acuáticos extremeños. Se alimenta de pequeños vertebrados, principalmente peces, cangrejos y anfibios.

Martinete Nycticorax nycticorax
Aves acuáticas
Martinete, Álvaro de las Heras

Esta garza de tamaño mediano se caracteriza por criar en colonias numerosas junto con otras especies de garza. De colores muy vistosos con sus patas amarillas y sus ojos rojos, nos sorprende (o la sorprendemos) en muchas jornadas cuando damos un paseo por el Guadiana. Relativamente abundante, podemos encontrarla en Almaraz, el río Guadiana desde Orellana hasta Alqueva y en el propio Embalse de Orellana.

Morito común Plegadis falcinellus
Aves acuáticas
Morito común, Mariano Cordero

Esta especie de ibis cada vez es más frecuente en la región, pudiéndose observar ya bandos de decenas de individuos en el río Guadiana, principalmente a la altura de Badajoz. Desde 2012 se reproduce en Extremadura, y encontramos sus principales núcleos en el azud de Badajoz, el embalse de Montijo y en el embalse de los Canchales. Ha pasado de ser una de las aves acuáticas más raras a una de las más comunes en las zonas citadas.

Limícolas. Aves acuáticas

Agachadiza común Gallinago gallinago
Aves acuáticas
Agachadiza común, Manuel Martín

Limícola de pequeño tamaño y de increible agilidad en vuelo, acude a Extremadura sólo para la invernada. Parecida a una chocha perdiz pero con hábitos mucho más acuáticos, se alimenta de pequeños invertebrados que captura en aguas someras. También es muy común verla en los arrozales de las Vegas Altas. Relativamente común en ríos, riberas y humedales, es más abundante en la provincia de Badajoz. Sus poblaciones están en declive debido a la pérdida de hábitat en sus zonas de cría y en parte a que es una de las aves acuáticas con explotación cinegética.

Aguja colinegra Limosa limosa
Limosa limosa
Aguja colinegra, Álvaro de las Heras

Ave limícola de tamaño considerable, puede tener más de 70 cm de envergadura. Su población está en franco declive, tanto en Extremadura como en  Europa. Los arrozales de las Vegas del Guadiana son un excelente área para observarla, allí se alimenta de invertebrados y también de vegetales ocasionalmente. Un importante número de individuos hacen escala allí en su migración prenupcial entre los meses de enero y marzo.

Andarríos bastardo Tringa glareola
Tringa glareola
Andarríos bastardo

Limícola muy estilizada que tiene las patas más largas que otros andarríos. Cría el norte de Europa y Asia y en invierno emigra a África por lo cual en la península lo encontramos generalmente de paso. Esporádicamente puede ser invernante y podemos localizarlo en humedales someros, en los que se alimenta de invertebrados, fundamentalmente insectos. La destrucción de sus hábitat de invernada hacen que esté en declive en las últimas décadas.

Andarríos chico Actitis hypoleucos
Actitis hypoleucos
Andarríos chico, Ángel Cañones

Una de las limícolas más pequeñas, de color más claro y patas más cortas que el andarríos grande, habita en humedales someros. Está presente en la región en invierno, emigrando en la época reproductora hacia el norte, aunque puntualmente puede reproducirse. Se alimenta de pequeños invertebrados que captura sobre la superficie o en orillas fangosas. Le gustan las orillas de arroyos, ríos y embalses siempre que sean arenosas pero con grava y guijarros. Actualmente no se encuentra amenazado aunque no es especialmente abundante.

Andarríos grande Tringa ochropus
Tringa ochropus
Andarríos grande

Pequeña limícola que se caracteriza por su fuerte contraste entre el vientre blanco y el dorso de color marrón oscuro. Su pico es fino y largo, adaptado para la captura de invertebrados en aguas someras. Sus patas son finas, verde grisáceas y tiene un movimiento característico agitando la cola y balanceando el cuerpo. Invernante en la región, se distribuye por todo tipo de aguas interiores con una tendencia poblacional positiva.

Archibebe claro Tringa nebularia
Tringa nebularia
Archibebe claro

Es el mayor de los archibebes que habitan en la región, de buen tamaño y largas patas. Su coloración es bastante clara y su pico muy ligeramente curvado hacia arriba. Invernante en Extremadura, podemos observarlo durante los meses más fríos en los embalses de Cornalvo y los Canchales, y puntualmente en otros humedales someros. Se alimenta de invertebrados y ocasionalmente de pequeños alevines.

Archibebe común Tringa totanus
Tringa totanus
Archibebe común

Un poco más pequeño que una paoma, y de colores más pardos que el archibebe claro. Tiene las patas de color rojo y aparece en aguas someras de arrozales, colas de embalses y lagunas temporales. Allí se alimenta de invertebrados acuáticos pudiendo capturar pequeños anfibios y alevines. Tiene una población reproductora asentada en algunos puntos de la península, sin embargo en Extremadura apenas se reproduce y se considera invernante. No es muy abundante en la región.

Archibebe oscuro Tringa erythropus
Tringa erythropus
Archibebe oscuro

Poco frecuente en la región, aunque se suele observar en los pasos migratorios en otoño y primavera. Al igual que el archibebe común, las patas son rojas o anaranjadas y tiene un color más oscuro que este, casi negro en plumaje nupcial. Principalmente es costera, aunque puede habitar en humedales interiores y arrozales. En la región podemos observarlo en la Albuera, los Canchales y en las vegas Altas, alimentándose de invertebrados asociados al medio acuático.

Avoceta Recurvirrostra avosetta
Recurvirrostra avosetta
Avoceta Álvaro de las Heras

De tamaño similar a la cigüeñuela, aunque mucho más escasa, es una de las limícolas más llamativas por su contrastado plumaje blanco y negro. Su pico recurvado hacia arriba la convierte en inconfundible y se alimenta de pequeños invertebrados. Ocasionalmente visita la región en invierno, habiendo sido avistada principalmente en el embalse de Sierra Brava.

Canastera Glareola pratincola

La canastera es un ave limícola de tamaño medio que en vuelo nos recuerda a una gran golondrina. De colores crema, muy bonitos y llamativos sobre todo en primavera, emite un canto ruidoso cuando se desplazan en grupo. Se alimentan de insectos en pleno vuelo y podemos observarla en la zona de Llerena y Azuaga, embalse de Alange, lagunas de la Albuera, Orellana, Sierra Brava y los Canchales.

Glareola pratincola
Canastera, Álvaro de las Heras
Aves acuáticas
Canastera, Álvaro de las Heras

 

 

Chorlitejo chico Charadrius dubius
Charadrius dubius
Chorlitejo chico

Pequeña limícola caracterizada por su collar y antifaz de color negro y un anillo ocular amarillo intenso. Suele recorrer orillas limosas de charcas y riachuelos en los cuales se alimenta de pequeños invertebrados. Anida en orillas pedregosas e islas en las cuales haya grava y arena y durante la estación fría emigra a África. No se encuentra especialmente amenazado, aunque la pérdida de hábitat y la predación de sus nidos afectan negativamente en sus poblaciones.

Chorlitejo grande Charadrius hiaticula
Charadrius hiaticula
Chorlitejo grande

Es el único chorlitejo que no se reproduce en la península, siendo invernante en la península y en la región. Posee una cabeza voluminosa y pico corto con el cual se alimenta de pequeños invertebrados tanto terrestres como acuáticos. Además del tamaño se diferencia por tener el pico naranja con la punta negra. Es principalmente costero, pero podemos observarlo en los embalses de Sierra Brava, Cornalvo y los Canchales.

Chorlitejo patinegro Charadrius alexandrinus
Charadrius alexandrinus
Chorlitejo patinegro, Álvaro de las Heras

Otra limícola de costumbres muy costeras pero que también podemos observar en la región. Se identifica fácilmente de otros chorlitejos por la boina de color rojo. Escasa en la región, raramente se reproduce en Extremadura aunque en invierno es más fácil ver ejemplares provenientes de países europeos. Se alimenta de pequeños invertebrados, tanto insectos como gusanos y lombrices y está catalogado como vulnerable.

Chorlito dorado Pluvialis apricaria
Pluvialis apricaria
Chorlito dorado con plumaje nupcial

Del tamaño de una paloma, esta limícola visita la región en grandes bandos en la época invernal. De color pardoamarillento moteado y con pico corto, se alimenta de lombrices y otros invertebrados en llanuras y praderas encharcadas. Es frecuente observarlo en bandos mixtos junto con las avefrías. En primavera regresa a países más norteños para reproducirse. Los Llanos de Cáceres, las Vegas Altas y la Serena acogen importantes poblaciones de varios miles de individuos cada una.

Cigüeñuela común Himantopus himantopus
Himantopus himantopus
Cigüeñuela, Manuel Martín

Esta cigüeña en miniatura alegra nuestra vista en múltiples zonas húmedas de la comunidad. Ademas de ríos y embalses, frecuenta mucho los arrozales de la provincia de Badajoz en los cuales encuentra todo tipo de invertebrados. Las mejores zonas para observarla son el embalse de Arroyo Conejos, Alange, la Albuera, Orellana, Sierra Brava, los Canchales y el Azud de Badajoz.

Combatiente Philomachus pugnax
Philomachus pugnax
Combatientes

Ave limícola relativamente grande, del tamaño de una perdiz que frecuenta humedales naturales y orillas de embalses poco profundas. Se caracteriza por un cortejo nupcial muy llamativo en el cual los machos exhiben penachos de plumas y danzan. Con su pico largo, fino y robusto se alimenta de invertebrados acuáticos durante la invernada. Se reproduce en zonas árticas y subárticas y su población está bastante amenazada en la península ibérica. Muy escaso en Extremadura, podemos localizarlo durante el paso migratorio en las lagunas de la Albuera.

Correlimos común Calidris alpina
Calidris alpina
Correlimos común

Ave limícola pequeña, de patas finas y pico largo que acostumbra a correr por las orillas limosas de lagunas y embalses. Presente en Extremadura durante los meses de invierno, se alimenta de pequeños invertebrados. De costumbres también bastante costeras, no obstante se encuentra cómodo en zonas pantanosas, humedales y demás ecosistemas acuáticos de interior. Es más abundante en la provincia de Badajoz y actualmente no se encuentra amenazada.

Correlimos menudo Calidris minuta
Calidris minuta
Correlimos menudo

Dentro de las aves acuáticas, es la limícola más pequeña de la región, y se caracteriza por tener las patas y el pico de color negro. La zona ventral es de color blanco y el dorso castaño moteado. Se alimenta básicamente de invertebrados acuáticos y aunque es una ave eminentemente costera, podemos encontrarla en la región durante la invernada. Los embalses de Sierra Brava, Cornalvo y los Canchales son visitados frecuentemente por estos correlimos cuya población es bastante estable en los últimos años.

Zarapito real Numenius arquata
Numenius arquata
Zarapito real

Es la mayor de las aves limícolas de Extremadura, inconfundible por su largo pico curvado. Su plumaje es marrón claro con motas oscuras y su vientre blanquecino. Se alimenta en orillas limosas y arrozales de invertebrados acuáticos. No hay una población establecida, los avistamientos son ocasionales y siempre en invierno. Al ser sus poblaciones tan fluctuantes, es complicado determinar una zona más propicia para el avistamiento, no obstante los embalses de Sierra Brava y Cubilar y las Vegas Altas son puntos interesantes.

Paseriformes asociados  al medio acuático

Buscarla pintoja Locustella naevia
Buscarla pintoja

Un poco más pequeña que un gorrión, su plumaje pardo moteado se confunde perfectamente con la vegetación palustre en la que habita. Se alimenta de pequeños insectos y arañas, y está presente en Extremadura sólo durante los pasos migratorios. El embalse de Arrocampo es el mejor lugar para observarla, tanto en primavera como en otoño. En España sólo se reproduce en la costa cantábrica y le gusta frecuentar humedales y riberas con vegetación palustre densa.

Buitrón Cisticola juncidis
Cisticola juncidis
Buitrón

Es uno de los pájaros más pequeños de la península, de color marrón con manchas oscuras en el dorso y el vientre blanquecino. Habita en zonas de vegetación palustre, cultivos y márgenes de cursos fluviales. Presente todo el año en Extremadura, se alimenta de pequeños insectos y otros invertebrados. Se identifica por su vuelo ondulado que suele ir acompañado de un canto característico. Se distribuye por toda la región, aunque La Serena, Orellana, los Canchales y los Llanos de Cáceres son los mejores puntos para observarlo.

Carricero común Acrocephalus scirpaceus
Acrocephalus scirpaceus
Carricero común

Pequeño pajarillo de colores muy discretos que habita en orillas de ríos y arroyos con abundante vegetación palustre. Destaca por su canto potente y se alimenta principalmente de invertebrados. Es más abundante en la provincia de Badajoz y los mejores puntos para observarlo son el azud del Guadiana y río Caya en Badajoz, las Vegas Altas y Almaraz. A finales de verano emigra a África y actualmente no se encuentra amenazado.

Carricero tordal Acrocephalus arundinaceus
Acrocephalus arundinaceus
Carricero tordal

Es el mayor de los carriceros de la península, de tamaño ligeramente superior al de un gorrión y característico por su peculiar canto. De dorso pardo grisáceo o verdoso y el vientre más claro, su hábitat es muy similar al del carricero común. Al igual que este emigra a África en verano y tampoco se encuentra amenazado aunque es un poco menos abundante que su compañero. Se alimenta principalmente de invertebrados, aunque fuera del periodo reproductor puede consumir pequeños frutos y semillas.

Lavandera blanca Motacilla alba
Motacilla alba
Lavandera blanca

Del tamaño de un gorrión, se caracteriza por su larga cola y sus tonos blancos, negros y grises. Frecuenta riberas, orillas de embalses y cultivos de regadío, alimentándose de pequeños invertebrados. Presente durante todo el año en Extremadura, es más frecuente en invierno. Durante el invierno acostumbra a concentrarse en grandes dormideros en parques urbanos. Es muy adaptable a diferentes medios y su población no está amenazada.

Lavandera boyera Motacilla flava
Motacilla flava
Lavandera boyera

Pequeño pajarillo típico de zonas húmedas, prados de regadío y riberas. Acostumbra también a moverse entre el ganado, de ahí su nombre. Destaca por su boina gris, su dorso amarillo oliváceo y su vientre amarillo vivo. Se alimenta de pequeños insectos e invertebrados y es frecuente observarla en sus pasos migratorios, aunque algunas parejas llegan a reproducirse. Poco común en la región, los Llanos de Cáceres es una de las zonas en las que más fácilmente podremos observarla. En invierno emigra a África.

Lavandera cascadeña Motacilla cinerea
Motacilla cinerea
Lavandera cascadeña

De apariencia muy similar a la boyera, se diferencia de esta en que además de la boina, también tiene el dorso de color gris azulado, y además tiene la garganta negra. Muy ligada a corrientes de agua continuas y limpias, por lo cual es más común en el norte de Cáceres. Presente todo el año en las zonas de cría, en la invernada la región recibe además ejemplares procedentes de países más norteños. También se alimenta de pequeños invertebrados y su estado de conservacion es bueno.

Martín pescador Alcedo atthis
Alcedo atthis
Martín pescador, Jorge Lázaro

Esta pequeña pero preciosa ave demuestra unas habilidades increíbles para la pesca de pequeños pececillos y renacuajos. He decidido incluirlo dentro de las aves acuáticas por la misma razón que al mirlo acuático. Se lanza en picado a por sus presas y es capaz de sumergirse con gran habilidad. Habita en todo tipo de zonas húmedas de la región, siempre con un mínimo de calidad en sus aguas y en invierno la población aumenta debido a la migración de individuos desde paises del norte.

Mirlo acuático Cinclus cinclus
Aves acuáticas
Mirlo acuático

Del tamaño de un mirlo común pero un poco más rechoncho y con el pecho blanco. Quizá no sea lo más adecuado incluirlo dentro de las aves acuáticas, pero he decidido hacerlo, pues la división la he hecho por hábitat. Habita principalmente en los ríos bien conservados del norte de Cáceres, con aguas limpias, donde captura invertebrados bajo el agua. También podemos observarlo en la zona de Guadalupe y en las cercanías del embalse de Gabriel y Galán.

Pájaro moscón europeo Remiz pendulinus
Remiz pendulinus
Pájaro moscón europeo

Del tamaño de un jilguero, se identifica fácilmente por su antifaz negro, cabeza gris, dorso pardo rojizo y vientre rosado. Habita en riberas con abundante vegetacion palustre, carrizos, espadañas, eneas… El embalse de Almaraz es uno de los mejores puntos para observarlo, así como las Vegas Altas del Guadiana. Se alimenta de insectos y otros invertebrados y está presente todo el año en la región. En invierno llegan numerosos ejemplares procedentes de países del norte y sus poblaciones están en ligero ascenso.

Rálidos y otras aves acuáticas

Calamón común Porphyrio porphyrio
Aves acuáticas
Calamón, Álvaro de las Heras

Esta gran ave de la familia de los rálidos estuvo al borde de la extinción por pérdida de hábitats y una elevada presión cinegética. Sin embargo los esfuerzos realizados para su proteccion y su gran capacidad de recuperación han contribuido a que hoy sea una especie asentada incluso abundante en algunos humedales de la comunidad. Los mejores puntos para su avistamiento son el embalse de Almaraz, la propia ciudad de Badajoz, el embalse de los canchales y el río guadiana entre Mérida y Badajoz.

Charrancito Sterna albifrons
Sternula albifrons
Charrancito común

Es el más pequeño de los charranes, se caracteriza por sus largas alas y cola ahorquillada que le confieren una extremada agilidad. Es muy curioso ver la manera que tiene de alimentarse, realizando picados desde una altura considerable para capturar pececillos. Cría en el suelo en pequeñas colonias, destacando las de los embalses de Alange y los Canchales. Presente en la mayoría de los embalses de la provincia de Badajoz, en invierno emigra a África.

Cormorán grande Phalacrocorax carbo
Phalacrocorax carbo
Cormorán grande, Ángel Cañones

Es una ave asociada a los medios acuáticos muy común en el mundo. Se adapta tanto a ecosistemas marinos como terrestres y en Extremadura sus poblaciones han crecido exponencialmente. De gran tamaño y de color negro, se alimenta principalmente de peces, aunque también de otros vertebrados acuáticos. Tiene predilección por los grandes embalses en los que encuentra gran cantidad de pececillos, aunque también se puede observar en masas de agua más pequeñas.

Focha común Fulica atra
aves acuáticas
Focha común, Manuel Martín

De color negro mate, con pico y frente blancos es otra de las aves acuáticas más comunes de los humedales extremeños. Frecuente en embalses, lagunas y humedales en los cuales realiza nidos flotantes con la vegetación allí presente. Presente todo el año en Extremadura, se inverta de invertebrados acuáticos y vegetales. No es una especie especialmente exigente en cuanto a la elección del hábitat y sus poblaciones se encuentran ampliamente distribuidas.

Fumarel cariblanco Chlidonias hybrida
Chlidonias hybrida
Fumarel cariblanco

Un poco más pequeño que una tórtola, pero con alas más largas y finas, se identifica fácilmente por su capirote negro con pico y patas de color rojo. Se alimenta de insectos y otros invertebrados acuáticos, y suelen cazar en pequeños grupos. Construyen nidos flotantes con ramas en humedales y aguas embalsadas, y a finales del verano emigran a África. Podemos observarlo en los embalses de Alange, Sierra Brava, los Canchales y las lagunas de la Albuera.

Gallineta común Gallinula chloropus
Gallinula chloropus
Gallineta común

Del tamaño de una perdiz, ese rálido de color azul muy oscuro, casi negro, es fácilmene identificable por su pico rojo con la punta amarilla. Una de las aves acuáticas más típicas de humedales, siempre que haya poca corriente y abundante vegetación palustre. Presente durante todo el año en la región, también frecuenta los arrozales de las Vegas Altas. Con una gran capacidad de adaptación, se podría considerar abundante y se alimenta tanto de materia vegetal como de invertebrados asociados al medio acuático.

Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus
Chroicocephalus ridibundus
Gaviota reidora

Esta gaviota de pequeño tamaño, se caracteriza por tener la cabeza de color chocolate oscuro en el plumaje de verano. Podemos observarla en grandes embalses, ríos con corrientes lentas, cultivos y arrozales. Es muy abundante en invierno, quedándose unos pocos ejemplares en verano para reproducirse. Se suele desplazar en bandos numerosos y muy ruidosos y se alimenta de pequeños animales, tanto vertebrados como invertebrados. Se distribuye por toda la región.

Gaviota sombría Larus fuscus
Larus fuscus
Gaviota sombría

Es una gaviota de gran tamaño, con alas gris oscuras y pico amarillo, con una mancha roja en la parte inferior. Frecuente en embalses, vertederos, campos de cultivo… tiene una gran capacidad de adaptación. Es muy numerosa en invierno, pero no cría en la región. Se alimenta de todo tipo de pequeños vertebrados e invertebrados, así como desperdicios en los basureros. Se distribuye por toda la región y su población está al alza gracias a su adaptabilidad.

Pagaza piconegra Gelochelidon nilotica
Gelochelidon nilotica
Pagaza piconegra

Del tamaño de una paloma pero con alas finas y largas, se caracteriza por su cabeza, pico y patas de color negro. Frecuenta ecosistemas acuáticos como embalses en los cuales cría en islas desprovistas de vegetación, pero también podemos verla en praderas y cultivos. Por ejemplo los embalses de Orellana, Sierra Brava y los Canchales son buenos puntos para avistarla. Veraneante en Extremadura, emigra a África para pasar el invierno. Se alimenta de pequeños vertebrados y algún invertebrado, no necesariamente asociados al medio acuático.

Rascón europeo Rallus aquaticus
Rallus aquaticus
Rascón europeo

Otro de los rálidos presentes en la región, del tamaño de una gallineta pero con el pico rojo y más largo y los colores más vivos. Tiene el dorso marrón con motas negras y pecho y vientre azul metálico. Frecuente en humedales, arrozales, canales y acequias, siempre que haya abundante vegetación palustre. Está presente durante todo el año y se alimenta tanto de pequeños vertebrados como de invertebrados. Más común en la provincia de Badajoz, no se encuentra especialmente amenazada, aunque tampoco es abundante debido a sus requerimientos de habitat específicos.

Agradecimientos a Manuel Martín, Alvaro de las Heras de Olivecobirding, Mariano Cordero e Isaac Fernández Galisteo por el material fotográfico.