Ayudando a las aves insectívoras (cajas nido)

caja nido para aves insectívoras
Caja nido de varios pisos

Desde pequeño he tenido la suerte de tener una pequeña parcela llena de árboles: robles, pinos y árboles frutales, en la cual de manera natural muchas aves insectívoras anidaban. Aun así, con ayuda de mi padre hemos intentado facilitar siempre estas labores de cría, especialmente a las aves insectívoras tan beneficiosas para nuestros campos.

Estas aves insectívoras se alimentan en muchas ocasiones de insectos considerados «plagas», que atacan tanto a los árboles frutales como a los pinos (las orugas procesionarias). Además de las procesionarias, en los últimos años ha aparecido otra «plaga», el chinche del pino piñonero, que es devorado con avidez por estas pequeñas aves. Por tanto hemos generado una simbiosis en la cual nosotros disfrutamos de la presencia y la actividad de estas aves, y las aves encuentran zonas seguras para anidar.

Colocación de cajas nido para aves insectívoras

Aves insectívoras
Trepador azul saliendo de la caja nido

Los principales propósitos de la construcción de estos habitáculos son 2. Por un lado evitar que los depredadores puedan acceder al nido y llevarse los huevos o los pollos. Por otro lado intentar acondicionarlas para que sólo puedan ser utilizadas por aves insectívoras (principalmente pequeños pajarillos), pues hay otras aves mucho más abundantes como los gorriones que también podrían utilizarlas.

Pese a que ni mi padre ni yo somos especialmente hábiles con la fotografía, recibo con gusto los correos en los cuales me pasa fotos de los diferentes inquilinos. Por temas laborales los últimos años siempre he estado a varios cientos de kilómetros de mi pueblo… No obstante estas fotos me alegran el día al ver que estas pequeñas aves siguen criando año tras año en la parcela.

Ubicación
caja y soporte
Caja nido + soporte para la cámara de fototrampeo.

En primer lugar es clave la ubicación. Debemos ponerla a suficiente altura para que no puedan acceder depredadores terrestres, y por supuesto en lugares querenciosos. Una buena opción es colocarlas en el tronco de un árbol, de modo que podamos observar las aves a distancia o incluso colocar una cámara de fototrampeo para poder fotografiarlas.

Es importante no molestar a estas pequeñas aves en sus tareas de incubación y alimentacion de sus polluelos. Por tanto las cámaras de fototrampeo, aunque no tengan la mejor calidad, siempre van a ser una buena opción.

Materiales
bloque
Caja nido fabricada con un bloque

En segundo lugar tenemos que tener en cuenta el material. Normalmente  utilizamos materiales «reciclados» como trozos de madera o plástico sobrantes de algunas pequeñas obras que hacemos en la parcela. También podemos coger trozos de bloques o cualquier otro material que pueda servirnos para crear un habitáculo en el cual las aves se encuentren seguras. Muchas veces no es necesario hacer una gran inversion sino que es suficiente utilizar los materiales que tengamos a mano.

caja nido
Calabaza nido, Manuel Martín

También podemos hacer viviendas individuales o compuestas por varios habitáculos  como en la primera foto. Otra opción interesante que podemos probar es vaciar una calabaza haciéndole un pequeño agujero. La idea es de mi amigo Manute y la verdad que queda una vivienda muy  elegante y apetecible ¿Qué os parece?

Acceso
Aves insectívoras
Herrerillo saliendo de casa

Por último y quizá lo más importante, debemos construir una entrada del tamaño exacto para que sólo puedan acceder las aves que queremos. Aquí sólo podremos evitar que entren aves de mayor tamaño al que nos gustaría. Ahora bien, también puede darse el caso de que entren aves de menor tamaño. Generalmente todas las aves de pequeño tamaño son insectívoras, así que seguiríamos cumpliendo con el objetivo, que es facilitarle sus labores reproductivas.

En realidad es indiferente que esa caja la utilice un carbonero, un herrerillo un agateador o un trepador azul, lo importante es que les resulten útiles. En el peor de los casos nadie utilizará la caja pero al menos lo habremos intentado. Espero que si tenéis el tiempo y el espacio idóneo os animéis a intentarlo. El simple hecho de que un ave salvaje decida «aceptar» nuestra ayuda y le facilite sus labores de cría es algo que a cualquier amante de la naturaleza le llenará.

 

Rapaces diurnas

Abejero europeo Pernis apivorus
Rapaces diurnas
Abejero, Álvaro de las Heras

De tamaño similar a un ratonero, es fácilmente confundible con él debido a la amplia variedad de colores que presentan ambas especies. Su iris amarillo es muy característico de la especie y anida en árboles de bosques espesos. Curiosamente es la única de las rapaces diurnas que se alimenta únicamente de invertebrados, principalmente avispas y abejas. Visitante estival, sus poblaciones son más bien escasas y podemos localizarlo en Villuercas, la Vera, valles del Jerte y del Ambroz y en Tierras de Granadilla.

Aguila calzada Hieraaetus pennatus
Rapaces diurnas
Águila calzada, Álvaro de las Heras

La más pequeña de las águilas presentes en Extremadura, y también la más abundante. De un tamaño ligeramente inferior a un milano, es inconfundible por sus colores blancos y negros  cuando nos sobrevuela. Algunos ejemplares no obstante presentan un morfo oscuro, lo cual la hace más difícil de identificar, especialmente cuando está a largas distancias. Excelente depredadora, se alimenta de pequeños vertebrados de todo tipo. Visitante estival, podemos localizarla por todas las dehesas, bosques poco espesos y espacios abiertos de la región.

Aguila culebrera Circaetus gallicus
Circaetus gallicus
Águila culebrera, Álvaro de las Heras

Águila de gran tamaño aunque un poco más pequeña que la real o la imperial. Se distingue perfectamente en vuelo por sus tonos blanquecinos tanto en las regiones ventrales como en el interior de sus alas, con pequeñas barras o motas pardas. Nos visita en primavera y regresa a África a finales del verano ya que se alimenta mayoritariamente de reptiles. Anida en árboles grandes, cercanos a sus territorios de caza. Podemos verla sobrevolando los espacios abiertos en busca de culebras, lagartos y demás reptiles. Sin alcanzar grandes densidades es relativamente frecuente.

Aguila imperial Aquila adalberti

Este águila endémica de la península ibérica es la más amenazada de nuestra península y encuentra en Extremadura uno de sus principales núcleos de población.

Aquila adalberti
Águila imperial, Ángel Cañones

Anida en grandes árboles en la espesura del monte mediterráneo. Allí caza todo tipo de animales de pequeño y mediano tamaño. Algunos de los mejores puntos para su avistamiento son Monfragüe, los Llanos de Trujillo, embalse de Alcántara, sierras de Coria, Tierra de Barros y la sierra de San Pedro. El entorno de la cola del embalse de la Peña del Águila es uno de los mejores puntos para verla, junto a la mayoría de las rapaces diurnas amenazadas de la comunidad.

Aguila perdicera Aquila fasciata
Aquila fasciata
Águila perdicera Imran Shah

Junto con la imperial probablemente sean las 2 águilas emblema de la comunidad. Extremadura acoge a los principales núcleos poblacionales de la especie en la península ibérica. Habita en zonas de roquedos y sierras de escasa altitud, siendo relativamente frecuente en cantiles y orillas escarpadas de algunos embalses.

Se alimenta de pequeños vertebrados, la alarmante regresión del conejo de campo ha sido una de sus mayores amenazas. Actualmente palomas y perdices son sus principales presas, aunque es una de las rapaces diurnas más agresiva y puede cazar presas del tamaño de una garza. Las mejores zonas para avistar a esta rapaz desconfiada son la sierra de Tiros, las sierras centrales de Badajoz, sierra de Pela, Villuercas, cortados del Tajo y Almonte en el embalse de Alcántara, canchos de Ramiro, Tajo internacional, Monfragüe y sierra de Gata.

Aguila pescadora Pandion haliaetus
Pandion haliaetus
Águila pescadora, Álvaro de las Heras

Águila de mediano tamaño que como su nombre indica está especializada en la captura de peces. Habita en ecosistemas fluviales: grandes humedales, ríos, lagos y embalses, siendo muy escasa tanto en el país como en la región. Es una especie invernante en la península. Fácilmente identificable en vuelo por su silueta arqueada y sus colores blancos en vientre y zonas interiores de las alas. Podemos observarla en Sierra Brava, Cornalvo, los Canchales, el azud de Badajoz, peña del Águila, Arrocampo y Gabriel y Galán.

Aguila real Aquila chrysaetos
Aquila chrysaetos
Águila real, Ángel Cañones

Es la mayor de las águilas europeas, muy robusta y fuerte. Caza todo tipo de vertebrados, incluso es capaz de cazar presas del tamaño de un zorro o crías de cérvidos. Ánida en grandes árboles o en cortados rocosos y su población es relativamente estable. Podemos observarla prácticamente en cualquier sierra de la comunidad, teniendo zonas de campeo de decenas de kilómetros cuadrados.

Aguilucho cenizo Cyrcus pigargus
Cyrcus pigargus
Aguilucho cenizo, Isaac Fdez Galisteo

Un poco más pequeño que el pálido, son 2 aves realmente parecidas. Los machos presentan una lista negra en las alas, ausente en el pálido. Las hembras son más estilizadas y presentan una banda clara más ancha en el extremo de sus alas. Anida en los campos de cereal por lo cual es necesaria la colaboración de los agricultores para garantizar su reproducción. Sus poblaciones están bastante amenazadas y podemos observarlos durante los meses de primavera y verano. Las mejores zonas son la Campiña Sur, la Albuera, la Serena, los llanos de Cáceres, el enorno de Orellana y Sierra Brava, la zona de Cornalvo y los Canchales.

Aguilucho lagunero Circus aeruginosus
Rapaces diurnas
Aguilucho lagunero, Álvaro de las Heras

Es el aguilucho de mayor tamaño en la región, frecuenta humedales, arrozales y otros cultivos que tengan cerca vegetación palustre. Anida en el suelo y es un gran cazador, pudiendo capturar presas hasta del tamaño de un pato. Población estable y en crecimiento en Extremadura, donde está presente durante todo el año. Los mejores puntos para su avistamiento son Almaraz, la Albuera, Sierra Brava y la Serena.

Aguilucho pálido Cyrcus cyaneus
Cyrcus cyaneus
Ejemplar juvenil, Álvaro de las Heras

Un poco más pequeño que el lagunero, el macho es gris pálido y la hembra marrón oscura con el vientre ocre manchado. Los ejemplares jóvenes también son de colores pardos. Fácilmente confundible con el aguilucho cenizo, es un habitante habitual de campos abiertos desprovistos de arbolado. Presente en Extremadura mayoritariamente en invierno, algunos ejemplares se quedan ya todo el año. Se alimenta principalmente de pequeños roedores e invertebrados. Las mejores zonas para su avistamiento son los llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, la Campiña Sur, la Serena, la Albuera, la Moheda Alta y las inmediaciones de Arrocampo.

Aguilucho papialbo Circus macrourus
Rapaces diurnas
Aguilucho papialbo

Muy similar a los aguiluchos pálido y cenizo, aunque los machos son fácilmente diferenciables por sus tonalidades más lisas. Habitante de espacios abiertos, dehesas, pastizales, cultivos… en los cuales se alimenta de roedores, pajarillos e invertebrados. No vive habitualmente en la región, aunque hay decenas de citas en ambas provincias.

Alcotán Falco subbuteo
Falco subbuteo
Alcotán

Del tamaño de un cernícalo pero con una apariencia más similar a la del halcón peregrino, destaca por su vuelo acrobático, cazando aves muy ágiles como golondrinas o vencejos. Visita Extremadura en primavera para reproducirse y es más frecuente en Badajoz que en Cáceres, aunque más bien escaso en la región. Anida en pequeñas manchas forestales cercanas a dehesas, campiñas y cultivos donde caza. El este de Badajoz y el sureste de Cáceres son las zonas con mayores densidades poblacionales.

Alimoche Neophron percnopterus
Rapaces diurnas
Alimoche, Álvaro de las Heras

Es la rapaz carroñera de menor tamaño presente en Extremadura. Inconfundible por sus tonos blancos y negros, anida en cortados rocosos pero se desplaza decenas de kilómetros en busca de comida. Es muy inteligente ya que es capaz de valerse de instrumentos (piedras) para romper huevos de avestruz. Está presente en la península en primavera y verano para reproducirse. Podemos localizarlo en las cercanías de sierras y roquedos: Tiros, Villuercas, Pela, San Pedro, sierras centrales de Badajoz, Tajo internacional, canchos de Ramiro, Monfragüe, llanos de Cáceres…

Azor Accipiter gentilis
Rapaces diurnas
Azor, Ángel Cañones

La más esquiva de las rapaces diurnas, claramente forestal y de extraordinaria belleza. Además es una de las rapaces más hábiles para la caza gracias a su increíble agilidad. Habitante habitual de bosques maduros de todo tipo de árboles, su rango de presas es tremendamente variado. Puede capturar desde pequeños pajarillos hasta grandes presas del tamaño de una liebre. Muy difícil de observar debido a que es un ave extremadamente desconfiada, podemos avistarla si somos muy afortunados en los bosques del entorno de Sierra Brava, Villuercas, Monfragüe, Gata, Tajo internacional, valle del Ambroz y en la zona de Granadilla.

Buitre leonado Gyps fulvus
Gyps fulvus
Buitre leonado, Ángel Cañones

De tamaño ligeramente inferior al buitre negro y mucho más abundante que este, podemos verlo prácticamente por toda la comunidad.  Podemos encontrar concentraciones en todas las sierras de la comunidad, especialmente en las que presenten grandes roquedos, en los que anida. Monfragüe o los canchos de Ramiro en el embalse de Alcántara son 2 ejemplos excelentes en los cuales podemos ver decenas de parejas.

Buitre negro Aegypius monachus
Buitre negro en vuelo
Buitre negro, Álvaro de las Heras

Dentro de las rapaces diurnas, es la más grande de Extremadura, de España y de Europa. Extremadura cuenta con el 40% de la población del país y es relativamente sencillo de localizar si estamos en las zonas apropiadas. Se diferencia del buitre leonado por el color negro, su mayor tamaño, su cola más larga y que en vuelo mantiene sus alas planas (el leonado suele llevarlas en V). Monfragüe, Sierra de San Pedro, Sierra de Gata, las Hurdes y Granadilla (cerca del embalse de Gabriel y Galán) albergan los principales núcleos reproductores.

Cernícalo primilla Falco naumanni
Falco naumanni
Cernícalo primilla macho, Álvaro de las Heras

Muy similar al cernícalo vulgar, su diferencia más evidente son las uñas, blancas en el caso del primilla. Anida muy frecuentemente en huecos o grietas de iglesias y otros edificios, desplazándose desde allí para cazar. De tamaño ligeramente inferior al común, su alimentación es más insectívora aunque también caza pequeños roedores. Su población está más amenazada que la del vulgar, pero en los últimos años parece haberse estabilizado. Podemos observarlo en los meses de primavera y verano por toda la región.

Cernícalo vulgar Falco tinnunculus
Rapaces diurnas
Cernícalo vulgar, Jorge Lázaro

Rapaz muy abundante que, pese a verse perjudicada por las prácticas agrarias modernas, mantiene una buena población. Se adapta muy bien al medio rural y es especialmente llamativa la capacidad que tiene de «cernirse», mateniendose incluso varios minutos clavado en el aire para poder localizar mejor a sus presas. Se alimenta de pequeños roedores e invertebrados en dehesas y pastizales con árboles dispersos de toda la región.

Elanio común Elanus caeruleus
Elanus caeruleus
Elanio común, Isaac Fdez Galisteo

Pequeña rapaz de vistosos colores, es habitual de zonas de cultivo y dehesas con arbolado disperso. La población extremeña es muy importante. Acoge en invierno un gran número de individuos procedentes de micromigraciones nacionales, que acuden a Extremadura en busca de un hábitat menos hostil. Se alimenta principalmente de pequeños roedores y su población está en ligero aumento en las últimas décadas. La Albuera, la Campiña Sur, las dehesas de Jerez, la zona de Orellana, la Moheda alta, Cornalvo, los Canchales, Arrocampo y Monfragüe son los mejores sitios para observarlo.

Esmerejón Falco columbarius
Falco columbarius
Esmerejón

Es la más pequeña de las rapaces diurnas, invernante en la península ibérica, de tamaño poco más grande que una tórtola. Se alimenta de pajarillos que caza en campo abierto. Los pastizales, cultivos y dehesas con poco arbolado constituyen sus principales hábitats. Es una rapaz más bien escasa y podemos destacar para su avistamiento la Campiña Sur, la Albuera o Arrocampo.

Gavilán común Accipiter nisus
Accipiter nisus
Gavilán, Álvaro de las Heras

Rapaz forestal de apariencia muy similar al azor pero bastante más pequeño. Especialmente activo al amanecer y al atardecer, si tenemos suerte podemos verlo sobrevolar los linderos cazando pequeños pajarillos con su increíble agilidad. Vive también en todo tipo de bosques maduros aunque es capaz de alejarse un poco para cazar en ecosistemas cercanos. Relativamente abundante en Extremadura, podemos avistarla durante todo el año. Aunque algunos individuos emigran a África para pasar el invierno, otros ejemplares centroeuropeos vienen a pasar el invierno a Extremadura.

Halcón peregrino Falco peregrinus
Rapaces diurnas
Halcón peregrino, Álvaro de las Heras

Es la más veloz de las rapaces diurnas, pero también de todas las aves del mundo, capaz de sobrepasar los 300 km/h en sus vuelos en picado. De tamaño medio, habita en zonas de riscos, roquedos y cantiles donde anida. Es realmente agresivo y puede ahuyentar a rapaces de tamaño muy superior. No es muy abundante y normalmente captura aves de tamaño mediano como palomas o tórtolas. También es capaz de capturar aves que le doblan el tamaño como sisones o ánades. Suele cazar en campos abiertos y podemos observarlo en las sierras de Tiros, Villuercas, Pela, San Pedro, Monfragüe, canchos de Ramiro, la Vera, valle del Jerte y Granadilla.

Milano negro Milvus migrans
Milvus migrans
Milano negro, Álvaro de las Heras

Parecido al milano real, se diferencia del mismo por ser ligeramente más pequeño, poseer un menor contraste en su colorido y la V de la cola menos acusada. Habitante típico también de las dehesas extremeñas y el monte mediterráneo en verano, emigra en invierno a África. Al igual que el milano real, anida en árboles grandes espesos.

Milano real Milvus milvus
Milvus milvus
Milano real, Fernando Mostacero

Pese a ser una de las rapaces diurnas más abundantes en la península ibérica, su población se ha reducido drásticamente en los últimos años y hoy día está seriamente amenazado. Habita todo el año en Extremadura, su población permanente se ve reforzada en invierno con la llegada de ejemplares centroeuropeos. Ave típica de las dehesas, se distribuye por toda la región y podemos observarla fácilmente sobrevolando las carreteras en busca de pequeños animales atropellados.

Quebrantahuesos Gypaetus barbatus
Gypaetus barbatus
Quebrantahuesos, Isaac Fdez Galisteo

Aunque no es una rapaz residente en la comunidad, hay citas de ejemplares jóvenes frecuentemente, y se espera que se asiente alguna pareja pronto. Esta gran rapaz está especializada en el consumo de huesos y tendones, contribuyendo a un aprovechamiento integral de los cadáveres. Su silueta es inconfundible, con la cola en forma de triángulo y la zona ventral de color amarillenta (en los adultos). Los ejemplares jóvenes son más oscuros y a medida que crecen, el plumaje de su parte inferior se va aclarando. En Extremadura hay varias citas en Monfragüe, Canchos de Ramiro y también se deja ver ocasionalmente por las Villuercas.

Ratonero Buteo buteo
Rapaces diurnas
Ratonero, Ángel Cañones

De tamaño similar al milano, es una de las rapaces diurnas más abundantes en Extremadura, aunque también se ve amenazada por prácticas agrícolas actuales como el extendido uso de venenos para combatir las plagas. Habitante de las dehesas, bordes de arroyos y cultivos, es frecuente verle subido en los postes de la luz esperando su momento para abalanzarse sobre algún pequeño roedor.

Agradecimientos a Álvaro de las Heras, Ángel Cañones, Jorge Lázaro, Isaac Fdez Galisteo por las fotografías.

Rapaces

He decidido incluir en esta categoría a todas las rapaces de Extremadura, debido a su relevancia y a que son mi grupo de aves preferido. Independientemente de los ecosistemas en los que habiten, las he clasificado en diurnas y nocturnas.

El poder observar una sóla rapaz amenazada, bien merece la pena una salida de campo y en Extremadura, por suerte, esto ocurre muy a menudo.

Rapaces de Extremadura
Las aves rapaces de Extremadura probablemente sean el grupo de aves más conocido, y el que más amantes de la avifauna atrae. Hay diferentes grupos, todos ellos depredadores o carroñeros y se alimentan desde pequeños invertebrados hasta grandes mamíferos.

Tipos de rapaces

Por un lado tenemos a los carroñeros que son los buitres, el quebrantahuesos y el alimoche. Por otro las águilas, 6 especies de águilas que van desde la gran águila real hasta la pequeña águila calzada. También tenemos 2 especies de milanos, 4 especies de aguilucho, un ratonero, el azor, el gavilán y varios falcónidos.

Otus scops
Autillo, Ángel Cañones

Menos conocido pero no menos apasionante es el mundo de las rapaces nocturnas, todas ellas depredadoras. En Extremadura tenemos 7 especies que van desde el gran búho real hasta el diminuto autillo.

En mayor o menor medida, todas las aves rapaces de Extremadura se encuentran amenazadas. Pérdida de hábitat, escasez de presas, envenenamiento de las mismas por el uso de pesticidas, molestias ocasionadas por el ser humano y un largo etc.

Milvus milvus
Milano real, Jorge Lázaro

El uso de rodenticidas es una de las principales amenazas, pues no somos conscientes de que el mejor rodenticida son las propias rapaces. El 80% de las aves rapaces se alimenta en mayor o menor medida de roedores. Sin embargo el veneno empleado en las modernas prácticas agrarias se va acumulando a lo largo de la cadena trófica. Y las rapaces al ser el último eslabón son las que van acumulando cada vez mayores cantidades hasta que resulta letal.

No obstante hay motivos para la esperanza, pues hay varias especies cuyas poblaciones se encuentran al alza en los últimos años y actualmente ninguna se encuentra en peligro crítico.

Roedores

Si los lagomorfos eran un orden clave para los ecosistemas extremeños, no lo son menos los roedores, que sirven de alimento a todo tipo de depredadores, grandes y pequeños, sean reptiles, rapaces o mamíferos. A continuación las especies más relevantes de roedores de Extremadura.

Lirón careto Eliomys Quercinus
Eliomys Quercinus
Lirón careto, Ángel Cañones

El lirón careto es un roedor peculiar que se caracteriza por su antifaz negro, es eminentemente nocturno e hiberna varios meses al año. Habita en bosques y zonas rocosas, refugiándose entre las propias rocas o en los troncos huecos de los árboles. Está presente en toda la comunidad pero su población está descendiendo en las últimas décadas. Se alimenta principalmente de frutos secos y cereales, aunque también puede comer invertebrados. Forma parte de la dieta de casi todas las rapaces nocturnas así como de otros depredadores.

Neverón de gredos Chionomys nivalis
Roedores de Extremadura
Neverón de gredos

Es el mayor de los topillos extremeños (de 45 a 70 gramos) y el único de los roedores de Extremadura que habita en alta montaña. Está presente en la zona de Gredos y es más bien escaso. Ocupa altitudes por encima de los 1000 metros, prefiere las zonas rocosas y las laderas orientadas al sur. Eminentemente herbívoro, en ocasiones complementa su dieta con algún insecto. Sus poblaciones son más bien escasas y apenas están interconectadas.

Rata de agua Arvícola sapidus
Arvícola sapidus
Rata de agua

Roedor con aspecto de topillo pero con un tamaño mucho más grande, es un habitante típico de ecosistemas acuáticos: ríos, arroyos y lagunas. Sus poblaciones están distribuidas por toda la región, si bien no suelen ser demasiado abundantes. Además del agua requiere una densa cobertura vegeal para refugiarse de sus depredadores. Se alimenta principalmente de plantas acuáticas visibles en la superficie como juncos y juncias, aunque también come especies herbáceas presentes en las riberas.

Ratón casero Mus musculus
Mus musculus
Ratón casero

Es el típico ratón que podemos encontrar en pueblos y ciudades, de pequeño tamaño, no suele superar los 30 gramos. Presente por toda la región, tiene una gran capacidad de adaptación, pudiendo adaptarse a todo tipo de ambientes. Aunque suele estar ligado al medio humano, en ocasiones podemos encontrar poblaciones alejadas en orillas de campos de cultivo. En medios humanizados se alimentan de cualquier tipo de materia orgánica, en el zonas silvestres sobre todo de semillas, frutos e invertebrados.

Ratón de campo Apodemus sylvaticus
Apodemus sylvaticus
Ratón de campo

De tamaño similar al ratón casero, aunque puede llegar hasta los 40 gramos en algunas zonas. Presente en toda la Península Ibérica y por tanto en Extremadura, se caracteriza por su color rojizo en los adultos. Su hábitat lo componen los matorrales y las zonas de cultivo, pero también podemos encontrarlo en parques y jardines. Su alimentación es más granívora que insectívora, aunque puede variarla en función de la disponibilidad.

Ratón moruno Mus spretus
Roedores de Extremadura
Ratón moruno

Ratón pequeño (<20 gramos), con hocico redondeado y pequeñas orejas. También presente por toda la región, se diferencia de Mus musculus por el hocico más chato y la cola más corta, además del tamaño. Es una especie silvestre típica de ambientes mediterráneos: matorral, praderas, dehesas, campos de cultivo… Al igual que sus congéneres su alimentación es más granívora que insectívora, aunque aprovechan todas las fuentes. Tiene un papel ecológico importante como dispersor de bellotas.

Topillo agreste Microtus agrestis
Roedores de Extremadura
Topillo agreste

Es un topillo de tamaño medio, abundante en el tercio norte de la península, pero que podemos encontrar también en el norte de Cáceres. Tiene predilección por praderas y herbazales espesos, aunque también podemos encontrarlo en lindes con bosques y matorrales. Se alimenta de brotes y tallos tiernos de herbáceas y algunas semillas.

Topillo de cabrera Microtus cabrerae
Microtus cabrerae
Topillo de cabrera

Es un topillo grande y robusto que puede pesar hasta 60 gramos. También lo encontramos en la mitad norte de la provincia de Cáceres ocupando zonas húmedas del ambiente mediterráneo. Come hierba verde todo el año así que sus poblaciones están muy ligadas a esta humedad. Juncales, pastizales verdes y en menor medida bosquecillos húmedos forman sus principales hábitats.

Topillo lusitano Microtus lusitánicus
Roedores de Extremadura
Topillo lusitano

Endemismo ibérico que habita en el tercio norte de la provincia de Cáceres, pero que también se ha detectado en el término de San Vicente de Alcántara. De pequeño tamaño, es herbívoro y de hábitos subterráneos. Es un buen excavador de galerías, aunque no tanto como el topillo mediterráneo. Prefiere las zonas húmedas y los suelos arcillosos y podemos encontrarlo hasta los 2000 metros de altitud.

Topillo mediterráneo Microtus duodecimcostatus
Microtus duodecimcostatus
Topillo mediterráneo, Alfonso Roldán Losada

Es un topillo un poco más grande que el lusitano, típico del matorral mediterráneo y zonas abiertas. De hábitos muy subterráneos, tiene los ojos pequeos y las orejas reducidas para adaptarse mejor a este medio. Es uno de los roedores de Extremadura más abundantes, lo podemos encontrar prácticamente a cualquier altitud, y su papel ecológico es fundamental como especie presa.

Agradecimientos a Ángel Cañones y a Alfonso Roldán Losada por el material fotográfico.

Lagomorfos

En este orden sólo tenemos 2 especies en la comunidad (conejos y liebres), que sin embargo son piezas clave en sus ecosistemas. Las poblaciones de muchos depredadores tanto terrestres como alados dependen de estos 2 lepóridos.

Conejo de campo Oryctolagus cuniculus

La regresión de las poblaciones del conejo de campo en las últimas décadas es uno de los mayores problemas ecológicos a los que se enfrentan los ecosistemas extremeños. El alto índice mortandad debido a las enfermedades, junto con la excesiva presión cinegética y / o predatoria hacen que hoy haya desaparecido de un gran número de territorios, siendo sus poblaciones muy escasas en otros.

Conejos y liebres
Conejo de campo, Isaac Fdez Galisteo

Tiene una capacidad reproductoria increíble así que sus poblaciones se están recuperando en algunas zonas. Estas zonas son aquellas  en las cuales la presión cinegética o la depredación están limitadas. Ejemplos de esto son los taludes de vías de tren y autovías, zonas semiurbanas, alrededores de pueblos grandes y ciudades…

Son muchos los esfuerzos que se han realizado para la recuperación de esta especie: modificación de hábitats, repoblaciones, vacunas, control de depredadores… Casi siempre con escasos resultados por lo cual su distribución es muy irregular. Aun así, está presente en la mayor parte de la región.

Liebre ibérica Lepus granatensis
Lepus granatensis
Liebre ibérica

Su importancia ecológica es menor que la su pariente el conejo, aunque cada vez es mayor. Sus poblaciones no se han visto tan reducidas, con lo cual ha ido cogiendo relevancia en la dieta de muchos depredadores, que antes comían conejos y liebres y ahora no encuentran conejos en muchas zonas. Su gran tamaño y su mayor velocidad no obstante no la convierten en una presa fácil. Presente en dehesas, pastizales y otros espacios abiertos, se adapta tanto a grandes llanuras sin árboles como al tipico bosque mediterráneo, aunque siempre prefiere zonas con un arbolado no muy denso.

De dieta exclusivamente herbívora, es capaz de reproducirse más de una vez al año si hay alimento suficiente. Es muy típico observarla por los caminos de tierra, especialmente al atardecer, pues sus hábitos son más nocturnos que diurnos.

Quirópteros

Extremadura es también una de las comunidades con mayor variedad de quirópteros (comunmente, denominados murciélagos). De las 30 especies presentes en a península, en Extremadura habitan 25. A continuación citamos a los más destacados.

Sus grandes problemas de conservación son la disponibilidad limitada de refugios y la pérdida de calidad de sus principales hábitat. Sus principales depredadores son las rapaces nocturnas. No obstante, cuando están hibernando en cuevas, también pueden aparecer puntualmente otros depredadores como gatos o culebras.

Especies cavernícolas

Murciélago de cueva Miniopterus schreibersii
Miniopterus schreibersii
Murciélago de cueva

Esta especie es más frecuente en la provincia de Cáceres que en la de Badajoz. Su estado de conservación es delicado, aunque no está en peligro actualmente. De tamaño medio, es fácil de identificar por su hocico chato y diminutas orejas. Utiliza refugios subterráneos en los que se pueden concentrar grupos de centenares de individuos apiñados.

Murciélago enano y Murciélago de cabrera Pipistrellus pipistrellus y Pipistrellus pygmaeus
Pipistrellus pipistrellus
Murciélago enano

Son dos especies muy similares que fueron separadas a finales del siglo XX. Ambas son murciélagos de Extremadura muy pequeños, no superan los 5 cm de longitud y presentan un pelaje liso y pardo. Pipistrellus pygmaeus suele tener el hocico más claro. Ambas se reparten por todo el territorio extremeño, incluidos ambientes urbanos, en los cuales Pipistrellus pygmaeus es más abundante. Las dos especies se alimentan de insectos, principalmente dípteros y se refugian en pequeñas fisuras, tanto en edificios como en hoquedades de árboles.

Murciélago grande de herradura Rhinolophus ferrumequinum
Rhinolophus ferrumequinum
Mucielago grande de herradura

Este murciélago, considerado sensible a la alteración de su hábitat, se distribuye por toda la región. Se alimenta de insectos voladores y forma colonias numerosas. De tamaño medio (de 15 a 30g) suele hibernar bajo tierra. El resto del año se localiza en refugios muy variados: desvanes, cavidades, túneles…

Muciélago hortelano y murciélago hortelano mediterráneo Eptesicus serotinus y Eptesicus isabellinus
Eptesicus serotinus
Murciélago hortelano

Hasta hace unos pocos años se creían una sóla especie, pues sus diferencias son tremendamente sutiles. Ambos son murciélagos de buen tamaño, entre 13 y 24 gramos, con coloración variable, entre pardo rojizo y rubio. Los ejemplares de Eptesicus isabellinus suelen tener una coloración más clara. Ambos se refugian en construcciones humanas, fisuras de rocas e incluso árboles. Su hábitat es muy variado, desde zonas agro-ganaderas hasta bordes forestales, cursos fluviales, incluso parques y jardines. Se alimentan de insectos de gran tamaño y se distribuyen por toda Extremadura.

Murciélago mediano de herradura Rhinolophus mehelyi

Otra especie en peligro de extinción, de distribución prácticamente idéntica a la del murciélago mediterráneo de herradura. Su tamaño también es muy similar (de 10 a 18 gramos). Ambas especies suelen permanecer alejadas de núcleos rurales, pues no se encuentran cómodas con la presencia humana.

Murciélago mediterráneo de herradura Rhinolophus euryale
Murciélagos de Extremadura
Murciélago mediterráneo de herradura

En peligro de extinción, la mayor parte de sus poblaciones se encuentran en los extremos de la comunidad. Noroeste de cáceres, Suroeste de Badajoz, oeste de la región en la zona de Tajo Internacional y las Villuercas albergan los principales núcleos. También cavernícola, su tamaño medio es de 8 a 18 gramos y es fácilmente confundible con el murciélago mediano de herradura.

Murciélago montañero Hypsugo savii

Murciélago de pequeño tamaño, poco más grande que Pipistrellus pipistrellus y está asociado a grandes superficies montañosas. Se caracteriza por tener un pelaje largo y lustroso, en colores variables desde el pardo hasta el rubio, teniendo las zonas desprovistas de pelo negruzcas. Suele refugiarse en fisuras de rocas, aunque también puede hacerlo en edificios. Se alimenta de insectos alados, tanto en los valles como en las laderas de las montañas, llegando incluso a los prados montanos de las cumbres. Podemos encontrarlo en las sierras de Gata, Gredos y Villuercas.

Murciélago pequeño de herradura Rhinolophus hipposideros
Rhinolophus hipposideros
Murciélago pequeño de herradura

En categoría vulnerable, su población no es muy abundante, pero se distribuye por toda la región. Es prácticamente una réplica en miniatura del murciélago grande de herradura.Es uno de los murciélagos de Extremadura más pequeños (de 4 a 9 gramos). Se refugia en cuevas, minas y construcciones humanas y prefiere las zonas forestales o de matorral con cierto grado de humedad.

Murciélago rabudo Tadarida teniotis

Murciélago de gran tamaño (entre 22 y 55 gramos) que se caracteriza por sus grandes orejas redondeadas. En la naturaleza se refugia en fisuras de cortados rocosos, pero se ha adaptado muy bien a los núcleos urbanos, refugiándose en construcciones humanas. Es el murciélago con menor capacidad de maniobra, por lo cual se instala en refugios de fácil acceso y suele cazar a varios cientos de metros de altura. Se distribuye por todo el territorio extremeño.

Murciélago ratonero grande Myotis myotis
Murciélagos de Extremadura
Murciélago ratonero grande

Esta especie, sensible a la alteración del hábitat, se distribuye aún por toda la región, principalmente en sus extremos. Su tamaño es «grande», estos murciélagos pueden pesar de 20 a 35 gramos. También son cavernícolas aunque podemos encontrarlos además en puentes y algunas edificaciones.

Murciélago ratonero mediano Myothis blythii
Murciélagos de Extremadura
Murciélago ratonero mediano

Especie también sensible a la alteración del hábitat, sus poblaciones son muy escasas. Encontramos los principales reductos al oeste y noroeste de la región. Comparte hábitat con el murciélago grande, pero su tamaño es ligeramente inferior y sus poblaciones mucho más reducidas.

Murciélago ratonero pardo Myotis emarginatus
Murciélagos de Extremadura
Murciélago ratonero pardo

Es un murciélago de talla mediana (pesa entre 7 y 15 gramos) que presenta una escotadura en el borde de la oreja. Se caracteriza además por su pelaje de aspecto lanoso y una coloración amarillo / rojiza en el dorso. Habita preferentemente en bosques y sotos de ribera, pues tienen un vuelo lento pero con gran capacidad de maniobra. Se alimenta de todo tipo de artrópodos que captura principalmente en vuelo. No es especialmente abundante pero tampoco se encuentra seriamente amenazado y sus principales poblaciones están al norte y este de Cáceres.

Murciélago ratonero ribereño Myotis daubentonii
Myotis daubentonii
Murciélago ratonero ribereño

Es otro murciélago del género Myotis de tamaño medio y que puede presentar 2 tipos de coloraciones: una con dorso castaño y vientre blanquecino y otra negruzco con vientre grisáceo. Se distribuye por toda la región, aunque es escaso al sur de Badajoz y se alimenta de una gran variedad de invertebrados. Es una especie muy ligada a los cursos fluviales, tanto ríos y arroyos como embalses, ya que se alimenta cerca de la superficie del agua.

Especies forestales. Murciélagos de Extremadura

Barbastela Barbastella barbastellus
Murciélagos de Extremadura
Barbastela, Ján Svetlík

Especie muy rara en la comunidad, encontramos algunos individuos al norte de la misma en la zona de Hervás, Baños de Montemayor, la Garganta… De tamaño medio, sus orejas «cuadradas» y su pelaje oscuro le confieren un aspecto inconfundible. Muestra preferencia por zonas frescas, principalmente bosques maduros de roble, castaño y pino.

Murciélago de borde claro Pipistrellus kuhlii
Murciélago de borde claro

Un poco más robusto que el resto de los murciélagos del género Pipistrellus, su coloración varía entre pardo rojizo y pardo claro. De hábitos fisurícolas, se extiende por toda la región gracias a su buena capacidad de adaptación y su población se considera abundante. Se alimenta de invertebrados voladores en todo tipo de biotopos y es frecuente en dehesas, medios rurales y riberas.

Murciélago ratonero bigotudo Myotis mystacinus
Myotis mystacinus
Murciélago ratonero bigotudo

Es uno de los murciélagos de Extremadura más pequeños. De pelaje largo y encrespado, la coloración puede variar entre el pardo rojizo y pardo grisáceo. Su distribución en Extremadura es muy restringida, estando presente únicamente en grandes relieves al norte de Cáceres. Los valles del Ambroz, del Jerte y la Vera albergan sus principales poblaciones. También está presente en la parte más noroccidental de Gata.

Murciélago ratonero forestal Myotis bechsteinii
Murciélagos de Extremadura
Murciélago ratonero forestal

Otro de los murciélagos de Extremadura en peligro de extinción. Está presente sobre todo en la provincia de Cáceres, tanto en la zona norte como en la este y la oeste, siendo más escaso en el centro. De tamaño medio y con grandes orejas, es muy dependiente de los bosques maduros de caducifolias. Aquí se alimenta de pequeños invertebrados voladores.

Nóctulo grande Nyctalus lasiopterus
Murciélagos de Extremadura
Nóctulo grande

Es el mayor de los murciélagos de Extremadura (y de Europa), pesando normalmente entre 40 y 75 gramos. Posee un pelaje lustroso de color castaño rojizo y tiene las orejas cortas y anchas. Habita en bosques maduros, con árboles de buen porte y buena disponibilidad de huecos en los que se refugia. Se alimenta de presas de gran tamaño, llegando a ser capaz de capturar pequeños pajarillos. Hay un importante núcleo reproductor en la zona de Hervás y está catalogado como una especie vulnerable.

Nóctulo pequeño Nyctalus leisleri

Murciélago de tamaño medio, de apariencia similar al nóctulo grande que habita en las sierras medias y altas de Extremadura. Caza en espacios arbolados semiabiertos, por encima del dosel arbóreo, sobre todo insectos voladores como mariposas o escarabajos. Se refugia en oquedades de árboles y utiliza también las cajas refugio cuando están presentes. Se considera frecuente en las masas forestales de caducifolias y actualmente no se encuentra especialmente amenazado.

Orejudo dorado Plecotus auritus
Plecotus auritus
Orejudo dorado

Esta especie de murcielago se caracteriza por sus ojos y orejas grandes. Similar al orejudo gris, se diferencia de este en su coloración dorada en el dorso y vientre blanquecino. Muy escaso en la región, sólo hay algunas poblaciones fragmentadas en los bosques del norte de Cáceres, tanto en Gata como en Gredos. Habita en bosques caducifolios de montaña, sobre todo por encima de los 900 metros de altitud. Se alimenta de invertebrados tanto voladores como terrestres.

Orejudo gris Plecotus austriacus
Plecotus austriacus
Orejudo gris

Muy similar al orejudo dorado, además de otra sutilezas se diferencia en la coloración, teniendo el dorso gris y siendo más oscuro en general. Generalmente lo encontramos asociado a zonas rurales, en las que aprovecha oquedades de edificios para refugiarse. Habita en zonas en las cuales podamos encontrar mosaicos de cultivos y arboledas no muy espesas. Se alimenta principalmente de invertebrados alados y es relativamente común. Está presente en diferentes zonas tanto de la provincia de Cáceres como de la de Badajoz.

Insectívoros

He decidido agrupar en este grupo a todas las especies de mamíferos insectívoros. En Extremadura tenemos especies presentes de 3 familias: erináceos (1 especie), tálpidos (2 especies) y sorícidos (6 especies).

Erináceos

Erizo europeo Erinaceus eurapaeus
Erinaceus europaeus
Erizo europeo, Alex Fabra

Es el único representante de la familia de los erináceos en Extremadura. Sus hábitos son sobre todo nocturnos. Habita principalmente en bosques, pastizales y áreas de cultivos, alimentándose de todo tipo de invertebrados. En las áreas más mediterráneas busca las zonas más húmedas. Todos los años hay un número importante de muertes por atropello. Aun así sus poblaciones se mantienen bastante estables y es uno de los insectívoros que se distribuyen por toda la región.

Tálpidos

Topo ibérico Talpa occidentalis
Talpa occidentalis
Topo ibérico

Habita mayormente en pastizales con suelos blandos, en los cuales excava sus galerías. También puede habitar en bosques con suelos bien formados de cierta profundidad. La mayor parte de su vida está bajo tierra por lo que apenas tiene desarrollado el sentido de la vista. Tienen predilección por las zonas de huerta en las cuales encuentran mucho alimento. Se alimenta de invertebrados (sobre todo lombrices) y algunas raíces, y se encuentra bien distribuido por la comunidad.

Desmán ibérico Galemys pyrenaicus
Galemys pyrenaicus
Desmán ibérico

Presente únicamente en el norte de la comunidad, en ríos y arroyos  bien conservados del sistema central. En ellos se alimenta de pequeños invertebrados asociados al medio acuático. Su presencia está condicionada por el estado de conservación de las aguas, requiere de aguas muy limpias. Es uno de los insectívoros más amenazados de Extremadura. Podemos localizarlo en los valles del Jerte, del Ambroz y la Vera. La presencia del visón americano resulta una amenaza para sus poblaciones.

Sorícidos, insectívoros de Extremadura

Musaraña de campo Crocidura suaveloens
Crocidura suaveloens
Musaraña de campo

Habita únicamente al norte de Cáceres en las sierras de Gata y Gredos. Se alimenta de pequeños invertebrados y muy rara vez de vertebrados diminutos. Sus poblaciones son bastante escasas. Las rapaces nocturnas son sus principales depredadores y es muy difícil de diferenciar de la musaraña gris.

Musaraña enana Sorex minutus
Sorex minutus
Musaraña enana

Está presente en el noreste de Cáceres en las cumbres más altas de la Vera, valles del Jerte y Ambroz. Esta diminuta musaraña no supera los 6,5 gramos de peso. Su alimentación es totalmente insectívora, sus poblaciones son muy escasas y desconocidas.

Musaraña gris Crocidura russula
Insectívoros de Extremadura
Musaraña gris

Es la musaraña más común de la península y se encuentra distribuida por toda la región. Su peso varía entre 7 y 14 gramos y se alimenta de insectos, lombrices y arañas. Tiene una buena capacidad de adapación y la podemos encontrar en múltiples ecosistemas. Entre ellos podemos destacar el bosque y el matorral mediterráneo, aunque también es frecuente en cultivos.

Musaraña ibérica Sorex granarius
Insectívoros de Extremadura
Musaraña ibérica

No supera los 8 gramos, y también es una especie bastante escasa. Sus poblaciones se concentran al norte de Cáceres, tanto en Gredos como en Gata. Complicada de localizar, se distribuye entre los 500 y los 2000 metros de altitud. Siempre está ligada a ambientes forestales. Podemos encontrarla en hayedos, pinares, robledales o encinares, y se alimenta de pequeños invertebrados.

Musgaño de cabrera Neomys anomalus

Es la única especie adaptada al medio acuático y también la más grande de las musarañas, pesando normalmente entre 9 y 16 gramos. Su pelaje es muy denso teniendo el dorso de color negro y el vientre prácticamente blanco. Se alimenta de invertebrados acuáticos aunque también de alevines de peces y renacuajos. Habita en ríos y arroyos del norte de Cáceres. No obstante también hay una pequeña población al sur de la provincia de Badajoz.

Musgaño enano Suncus etruscus
Suncus etruscus
Musgaño enano

Con un peso inferior a 3 gramos, este diminuto animal es el mamífero más pequeño de la península y por tanto la más pequeña de las musarañas de Extremadura. Habita típicamente en zonas mediterráneas, siendo especialmente abundante en olivares, viñedos, encinares, alcornocales y cultivos abandonados. Se alimenta de insectos, moluscos, lombrices y arañas y necesita ingerir el doble de su peso diariamente.

Aves forestales

He decidido incluir en este post a las especies más típicas de zonas boscosas, tanto de los bosques caducifolios como de los pinares, encinares y alcornocales extremeños, agrupándolas todas en este bloque de aves forestales.

Agateador común Certhia brachydactyla
Certhia brachydactyla
Agateador común

Ave muy pequeña, con un pico muy fino y curvado que utiliza para capturar pequeños insectos, ácaros y gusanos que habitan bajo la corteza de los árboles. Su plumaje es muy críptico y es difícil de observar si no nos fijamos con mucha atención. Vive todo el año en Extremadura en diferentes tipos de bosques, tanto perennes como caducifolios e incluso en parques urbanos. Su población es estable y relativamente abundante.

Arrendajo Garrulus glandarius
Aves forestales
Arrendajo

Este bonito córvido es una de las aves forestales más inteligentes de los bosques extremeños. Es un oportunista total y es capaz de imitar una gran variedad de sonidos según la necesidad. Se adapta tanto a los bosques cerrados como a zonas de arbolado más disperso como las dehesas. Podemos observarlo con frecuencia en la sierras de Tiros y Villuercas, el entorno de los embalses de Cornalvo y los Canchales, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, comarca de la Vera o los valle del Jerte y el Ambroz.

Becada Scolopax rusticola
Scolopax rustícola
Becada

También conocida como chocha perdiz y del tamaño de una paloma, es uno de las aves forestales más sigilosas. Acude a Extremadura para invernar, regresando al norte de Europa en primavera para reproducirse. Su hábitat es el suelo de bosques, generalmente frondosos, en el cual se alimenta de lombrices y pequeños invertebrados. Habita en una gran variedad de bosques: encina, alcornoque, roble… siempre que sean lo suficientemente húmedos. Es muy mu complicada de observar ya que cuando detecta peligro se aplasta inmóvil en el suelo y su plumaje se confunde con el mismo.

Camachuelo común Pyrrhula pyrrhula
Pyrrhula pyrrhula
Camachuelo común, Manuel Martin

Invernante en Extremadura, es uno de los fringílidos con colores más llamativos y se distingue a distancia por su vientre rojo anaranjado. Su hábitat preferido son los bosques caducifolios, de coníferas y de ribera. También lo encontramos en los mosaicos de campiñas, setos, plantaciones de frutales, huertos etc. Algunos puntos interesantes para su observación son el embalse de Cornalvo, la sierra de las Villuercas, San Pedro o Gata Monfragüe y la zona de Tajo Internacional.

Carbonero común Parus major
Parus major
Carbonero común, Ángel Cañones

De tamaño ligeramente inferior a un gorrión y más estilizado, es uno de los pajarillos más típicos de nuestros bosques. Aunque su plumaje es muy colorido, resulta bastante discreto cuando está en medio de árboles frondosos. Se alimenta de pequeños invertebrados y tiene una gran variedad de cantos diferentes. Habita en todo tipo de bosques, incluidos los parques y jardines urbanos, pues tolera muy bien la presencia humana. Actualmente es bastante abundante en toda la región.

Chochín común Troglodytes troglodytes
Troglodytes troglodytes
Chochín común

Es una de las aves forestales más pequeñas, de color pardo y muy inquieto. Su postura típica es con la cola levantada, formando un ángulo de 90 grados con el suelo y es muy complicado de observar. Sin embargo su canto es muy característico y potente para su tamaño. Habita en la espesura de bosques y setos frondosos de toda la región, alimentándose de pequeños insectos. Construye un nido muy curioso, de forma esférica y formado por hierbas y musgos, y actualmente no tiene grandes problemas de conservación.

Colirrojo real Phoenicurus phoenicurus
Phoenicurus phoenicurus
Colirrojo real hembra

Ave ligeramente más pequeña que un gorrión, de bonito plumaje con el dorso gris, la garganta negra y el pecho naranja. Muy esbelto y de movimientos eléctricos, está presente en Extremadura en la época reproductora en la cual se alimenta de insectos. Habita en bosques maduros de frondosas y coníferas, generalmente en sierras interiores. Podemos observarlo en las Dehesas de Jerez y en los bosques de las Sierras Centrales de Badajoz, aunque no es especialmente frecuente.

Críalo europeo Clamator glandarius
Clamator glandarius
Críalo europeo

Del tamaño de un cuco y costumbres reproductoras similares (pone sus huevos en nidos de otras especies), es una de las aves forestales con mayor valor ecológico ya que suele utilizar los nidos de urracas, ayudando a regular sus poblaciones. Visita Extremadura en primavera, época en la cual podemos presenciar el espectáculo producido por las urracas persiguiéndolos cuando intentar poner los huevos en sus nidos. Especie amenazada a nivel mundial por pérdida de habitat, no presenta grandes amenazas en Extremadura debido a la abundancia de las especies que parasita. Frecuente en las Dehesas de Jerez, los Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo y las dehesas aledañas al embalse de Almaraz.

Cuco Cuculus canorus
Cuculus canorus
Cuco, Fernando Mostacero

Ave migratoria que nos visita en verano y cuya principal peculiaridad es que pone los huevos en los nidos de otras especies de aves, a veces incluso de pajarillos varias veces más pequeños que ellos. Se alimenta de insectos, por lo tanto parasita nidos de aves insectívoras, y los pollos suelen expulsar del nido a las crías del ave parasitada, al tener un crecimiento más rápido. Su canto inconfundible y su silueta estilizada, que recuerda a la de un gavilán nos permiten identificarlo fácilmente. Habita en zonas forestales en las cuales hace una importante labor ecológica al alimentarse de orugas y otros insectos considerados como plaga. Se distribuye por toda la región pero la sierra de San Pedro y el norte de la provincia de Cáceres albergan densidades especialmente interesantes.

Curruca capirotada Sylvia atricapilla
Sylvia atricapilla
Curruca capirotada, Ángel Cañones

De tamaño similar a un gorrión, se destaca como su propio nombre indica por el capirote, negro en los machos y castaño en las hembras. Típica de bosques frondosos, riberas arboladas, frutales y jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. No obstante también puede alimentarse de frutos cuando están a su alcance. Reproductora en Extremadura, su población aumenta en invierno con la llegada de ejemplares de zonas más norteñas. Abundante y presente en toda la región.

Escribano soteño Emberiza cirlus
Emberiza cirlus
Escribano soteño

Un poco mayor que un gorrión, se caracteriza por tener el vientre amarillento y la cabeza amarilla con rayas negras, en el caso de la hembra con tonos más apagados. Tiene predilección por bosques frondosos y húmedos, siempre con prados y praderas cercanos, en los cuales se alimenta principalmente de semillas. No obstante en la época de cría ceba a sus polluelos con insectos, siendo sedentario en la región. En invierno su población aumenta también con ejemplares procedentes del norte y es relativamente abundante en la comunidad.

Herrerillo capuchino Lophophanes cristatus
Lophophanes cristatus
Herrerillo capuchino, Ángel Cañones

Pequeño pajarillo presente en Extremadura durante todo el año, se diferencia del herrerillo común por su característica cresta de plumas. Habita principalmente en pinares, pero también en encinares y alcornocales con sotobosque, donde se alimenta de pequeños insectos y orugas. Su papel ecológico es fundamental, librándonos de muchas plagas forestales. Su distribución es dispersa por la región, ya que requiere de bosques maduros con árboles «viejos» en cuyas oquedades anida.

Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Aves forestales
Herrerillo común, Ángel Cañones

Junto con el carbonero común, es una de las aves forestales más típicas. Rápidamente se denota su presencia debido a su colorido, sus cantos y su actividad incansable. Frecuente en muchos tipos de bosques: dehesas, pinares, bosques de ribera o jardines, donde se alimenta de pequeños invertebrados. Es también un gran aliado de la agricultura ecológica siendo un eficaz combatiente de plagas y está presente durante todo el año por toda la región.

Mito Aegithalos caudatus
Aegithalus caudatus
Mito

Pajarillo de pequeño tamaño caracterizado por tener un pico diminuto y la cola muy larga. Se mueve en grupos de 8 a 14 individuos en bosques con abundante sotobosque y riberas. Presente todo el año en Extremadura, se alimenta principalmente de pequeños insectos, pero también de semillas. Construyen un nido muy elaborado cuyo interior tapizan con plumas y pelos de mamíferos y cuyo exterior camuflan con musgos y líquenes. No es especialmente abundante pero tampoco tiene grandes problemas de conservación, distribuyéndose por toda la región.

Mosquitero común Philloscopus collybita
Phylloscopus collybita
Mosquitero común

Otro pequeño e inquieto pajarillo, se reproduce en bosques de montaña y de ribera en el norte de Cáceres. Durante el invierno se extiende por toda la región, y su población se ve claramente incrementada con ejemplares provenientes del norte de Europa. Se alimenta principalmente de pequeños invertebrados, aunque complementa su dieta con pequeños frutos y polen en primavera. Actualmente no se encuentra amanezado aunque su población tampoco es especialmente abundante.

Oropéndola Oriolus oriolus
Oriolus oriolus
Oropéndola, Imran Shah

Una de las aves forestales con colores más llamativos, rápidamente denota su presencia en los bosques extremeños con su canto estridente. Podemos observarla a partir de Marzo, cuando vuelve de sus cuarteles de invernada en África, en todo tipo de bosques con cierta humedad: robledales, fresnedas, bosques de ribera… Se alimenta tanto de pequeños invertebrados como de frutas, siendo muy común cerca de las plantaciones de cerezos, higos, moras, uvas… El azud del Guadiana, sierra de las Villuercas, La Vera, valles del Jerte y Ambroz y la zona de Granadilla.

Pico menor Dendrocopos minor
Dendrocopos minor
Pico menor

Es el menor de los pájaros carpinteros de la región, poco más grande que un gorrión. Su plumaje es similar el de su pariente y más abundante pico picapinos, aunque en su caso la boina es de color rojo. Presente durante todo el año en la región, se alimenta de insectos que captura en la corteza de los árboles.  Tiene predilección por bosques de ribera, robledales y alcornocales. En Extremadura podemos observarlo en Villuercas, Sierra de San Pedro, alcornocales del suroeste de Badajoz y en los bosques del norte de Cáceres.

Pico picapinos Dendrocopos major
Aves forestales
Pico picapinos, Álvaro de las Heras

Es el más abundante de los «pájaros carpinteros» y su presencia es fácilmente delatada por el sonido característico que produce al perforar con su pico los troncos de los árboles, como si fuera un taladro percutor. Bosques de ribera, pinares y otras masas forestales densas son sus hábitats predilectos. Especialmente abundante en las sierras de Tiros y Villuercas y en las dehesas cercanas a los embalses de Cornalvo y los Canchales.

Picogordo Coccothraustes coccothraustes
Aves forestales
Picogordo, Ángel Cañones

Pájaro de tamaño mediano, destaca por su pico robusto, como su nombre indica. Habita en zonas arboladas con sotobosque, en las cuales se alimenta de semillas y frutos de cáscara dura que rompe con su pico. Está presente todo el año en la comunidad, ampliamente extendido por toda ella, pero no es abundante. Además de los bosques típicos: roble, encina, alcornoque… también puede habitar en bosques de fresnos, olmos o acebuches, incluso en parques con árboles que produzcan frutos y semillas.

Pinzón real Fringilla montifringilla
Fringilla montifringilla
Pinzón real

Este bonito pinzón se alimenta principalmente de semillas y restos vegetales, aunque en verano también puede capturar invertebrados. La población de Extremadura es muy fluctuante ya que algunos inviernos aparecen grandes bandos y otros apenas se les ve. Se reproduce en los bosques boreales del norte de Europa y aparece por Extremadura sólo durante la invernada. Podemos observarlo en todo tipo de hábitats, ya que los bandos suelen desplazarse en busca de comida por diferentes ecosistemas.

Pinzón vulgar Fringilla coelebs
Aves forestales
Pinzón vulgar hembra, Isaac Fdez Galisteo

Del tamaño de un gorríon, se caracteriza por su capucha azulada y su pecho ocre anaranjado. Las hembras presentan un plumaje más apagado y acostumbran a anidar en todo tipo de bosques. Es una de las aves forestales más comunes debido a su gran capacidad de adaptación, pudiendo encontrarla también en parques y jardines urbanos. Se alimenta tanto de insectos como de pequeños frutos, yemas y semillas. Presente durante todo el año en prácticamente todas las masas forestales de la región.

Pito real Picus viridis
Picus viridis
Pito real, Ángel Cañones

Es el mayor de los pájaros carpinteros presentes en la región, también relativamente abundante. Frecuenta bosques de ribera, bosques o dehesas cerradas de encina, alcornoque, roble… siempre que el arbolado sea denso, denota su presencia por su estridente canto, similar al relincho de un caballo. La sierra de las Villuercas es un excelente punto para observarlo.

Ruiseñor bastardo Cettia cetti
Cettia cetti
Ruiseñor bastardo

Esta especie de ruiseñor tiene colores más discretos que su pariente el ruiseñor común. También destaca por su potente canto y habita en bosques y setos de ribera y carrizales. Se alimenta de pequeños insectos, pero en otoño puede ingerir pequeñas bayas y frutos, como el ruiseñor común. Es sedentario aunque puede realizar pequeñas micromigraciones en invierno buscando zonas más cálidas. Se distribuye por toda la región, siendo bastante común.

Ruiseñor común Luscinia megarhynchos
Aves forestales
Ruiseñor común

Del tamaño de un gorrión, su dorso y alas son de color marrón mientras que su vientre es claro. Se caracteriza por su bello y potente canto, que denota rápidamente su presencia pero es complicado de observar. Habita en zonas de vegetacion espesa, alimentándose de insectos, pequeñas bayas y frutos. Se reproduce en la región pero en invierno emigra a África. Le gustan especialmente los bosques muy espesos de riberas y zonas frescas.

Torcecuello Jynx torquilla
Aves forestales
Torcecuello, Jorge Lázaro

Del tamaño de un zorzal y con un plumaje realmente mimético, aparece en sotos, riberas, dehesas tupidas y otras zonas boscosas aunque es muy difícil de detectar. Está presente en la región durante todo el año, aunque un porcentaje sigue emigrando a África para pasar el invierno. Cuando se siente amenazado mueve su cabeza de un lado a otro de un modo similar a como lo haría una serpiente para ahuyentar a posibles depredadores. La mejor manera de localizarlo es por su canto característico, pero es una de las aves forestales más difíciles de avistar, y está presente en las 2 provincias.

Trepador azul Sitta europaea
Aves forestales
Trepador azul, Mariano Cordero

Poco más grande que un gorrión, se identifica fácilmente por su dorso azulado. Acostumbra a subir y bajar por los troncos tanto cabeza arriba como cabeza abajo alimentándose de invertebrados presentes en los mismos. Presente en todo tipo de bosques maduros, las mejores zonas para observarlo son las dehesas cercanas a los Canchales y Cornalvo, Llanos de Cáceres, Magasca y Trujillo, sierra de San Pedro, la Vera, valles del Jerte y del Ambroz y la zona de Granadilla.

Verderón común Chloris chloris
Aves forestales
Verderón común, Ángel Cañones

Otro pájaro del tamaño de un gorrión, con el plumaje verde vistoso con manchas amarillas. Se caracteriza por tener un pico robusto con el cual es capaz de romper semillas muy duras. Abundante por toda la región en bosques, dehesas y jardines urbanos. Su población es sedentaria y se alimenta de semillas y frutos, aunque en época de reproducción ceba a sus pollos con invertebrados. Al no tener excesivos requerimientos de hábitat, es uno de los pájaros más abundantes de estos ecosistemas.

Agradecimientos a Álvaro de las Heras, Ángel Cañones, Isaac Fdez Galisteo y Mariano Cordero.